La «alt-right», en la co­lum­na ver­te­bral de la Ca­sa Blan­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

La ma­ni­fes­ta­ción de Char­lot­tes­vi­lle que aca­bó en tra­ge­dia te­nía co­mo prin­ci­pal mo­ti­vo pro­tes­tar con­tra la in­ten­ción del go­bierno lo­cal de re­ti­rar una es­ta­tua en me­mo­ria de Ro­bert Lee, el ge­ne­ral que en­ca­be­zó el ejér­ci­to su­dis­ta en la gue­rra ci­vil nor­te­ame­ri­ca­na. Va­rias lo­ca­li­da­des es­ta­dou­ni­den­ses han em­pe­za­do a re­ti­rar es­ta­tuas y ca­lles a los re­pre­sen­tan­tes del ban­do con­fe­de­ra­do, que per­dió la gue­rra, en una suer­te de ley de la me­mo­ria histórica apli­ca­da de for­ma de­si­gual. La po­lé­mi­ca lle­ga has­ta tal pun­to que in­clu­so ha fra­gua­do un mo­vi­mien­to so­cial que in­ten­ta fre­nar el es­treno de una se­rie, Con­fe­de­ra­te, que es­tre­na­rá uno de los ca­na­les de te­le­vi­sión más po­ten­te de EE.UU. por con­si­de­rar que se exal­tan los va­lo­res de los su­dis­tas, que de­fen­dían, en­tre otras cues­tio­nes el man­te­ni­mien­to de la es­cla­vi­tud.

Pe­ro to­dos esos mo­vi­mien­tos han exa­cer­ba­do aún más a la otro­ra ocul­ta ul­tra­de­re­cha es­ta­dou­ni­den­se. Los alt-right —al­ter­na­ti­ve right, de­re­cha al­ter­na­ti­va—, co­mo ellos mis­mos se de­fi­nen, vi­ven días de glo­ria tras la vic­to­ria elec­to­ral de Do­nald Trump. Uno de sus más sig­ni­fi­ca­dos re­pre­sen­tan­tes, Da­vid Ban­non, Ban­non, que era el idéo­lo­go de los ex­tre­mis­tas, es el ase­sor de Trump.

ideó­lo­go del mo­vi­mien­to a tra­vés de las pa­gi­nas de su pe­rió­di­co di­gi­tal Breit­bart, se ha con­ver­ti­do en la som­bra del mag­na­te. Ocu­pa el pues­to de je­fe de es­tra­te­gia de la Ca­sa Blan­ca y fue el ideó­lo­go de cam­pa­ña del re­pu­bli­cano con men­sa­jes que es­can­da­li­za­ron a bue­na par­te de la so­cie­dad ame­ri­ca­na: el mu­ro con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal des­de Mé­xi­co, el fin de la co­ber­tu­ra mé­di­ca uni­ver­sal, el bombardeo ma­si­vo a cual­quie­ra que pue­da con­si­de­rar­se enemi­go, la mi­so­gi­nia...

El Ku Klux Klan pi­dió abier­ta­men­te el vo­to pa­ra Trump y su má­xi­mo lí­der, Da­vid Du­ke, or­ga­ni­zó una fies­ta en Was­hing­ton du­ran­te la to­ma de po­se­sión que ya se vio sal­pi­ca­da por la po­lé­mi­ca es­té­ti­ca na­zi de al­gu­nas de sus ac­tua­cio­nes.

Pe­ro esa ba­se ul­tra­de­re­chis­ta es la mis­ma que per­mi­te a Trump mi­rar con des­pre­cio a sus ri­va­les y, a pe­sar de las crí­ti­cas y tro­pie­zos, man­te­ner una fi­de­li­dad de vo­to del 82 % del elec­to­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.