Su au­sen­cia en el 200 era un avi­so

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - Isi­do­ro Hor­ni­llos

Sal­vo en es­ta edi­ción de Lon­dres, en el res­to de mun­dia­les y Jue­gos Olím­pi­cos en los que ac­túo Usain Bolt hu­bo ple­na coin­ci­den­cia de su me­jor es­ta­do de for­ma de la tem­po­ra­da con las fe­chas de ca­da even­to. Su pla­ni­fi­ca­ción de­por­ti­va ha es­ta­do muy bien di­se­ña­da por su entrenador, Glen Mills.

Pe­ro por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, ha lle­ga­do a la ca­pi­tal del Reino Uni­do en ma­las con­di­cio­nes fí­si­cas y con un ba­jo es­ta­do de for­ma. Su re­nun­cia a par­ti­ci­par en el do­ble hec­tó­me­tro ya de­la­ta­ba su si­tua­ción. Ha­bía de­ma­sia­dos in­tere­ses en jue­go pa­ra que Bolt es­tu­vie­se en Lon­dres. Fue va­lien­te, se arries­gó y le sa­lió mal. El he­cho de no es­tar en for­ma no de­be sig­ni­fi­car un pe­li­gro de le­sión, sal­vo que nos re­fi­ra­mos a un in­di­vi­duo des­en­tre­na­do y que in­ten­te des­pla­zar­se a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad. No es el ca­so de Bolt. Le so­bra ex­pe­rien­cia pa­ra en­fren­tar­se a un re­tra­so de la com­pe­ti­ción y ser ca­paz de man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral en la cá­ma­ra de lla­ma­das.

Ade­más, no te­ne­mos que ol­vi­dar que ya co­rrió por la ma­ña­na la se­mi­fi­nal del re­le­vo. El múscu­lo da­ña­do for­ma par­te de los is­quio­ti­bia­les, que se ex­tien­den de for­ma an­ta­go­nis­ta cuan­do los cuá­dri­ceps se con­traen en la ex­ten­sión de la ro­di­lla. Es un pro­ble­ma tí­pi­co de los ve­lo­cis­tas. La ba­ja tem­pe­ra­tu­ra en el es­ta­dio a esa ho­ra con­tri­bu­yó a ello, sin des­car­tar que es­tu­vie­se ex­ce­si­va­men­te car­ga­do del es­fuer­zo ma­ti­nal.

Con to­do eso, Bolt tu­vo que ges­tio­nar un cóc­tel de emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes du­ran­te su ca­len­ta­mien­to y en la sa­li­da a la pis­ta. Era su úl­ti­ma ca­rre­ra, su des­pe­di­da y, ade­más, te­nía que co­rrer y va­ciar­se pa­ra re­mon­tar la po­si­ción de Ja­mai­ca por las de­fi­cien­tes en­tre­gas y re­cep­cio­nes del re­le­vo, in­clui­da la su­ya. De­ma­sia­dos con­tras­tes afec­ti­vos y ex­ce­si­vas aten­cio­nes dis­per­sas. Al­guien pen­sa­rá que le ha so­bra­do un año en su di­la­ta­da ca­rre­ra de­por­ti­va y que en Río 2016 hu­bie­ra si­do el me­jor mo­men­to pa­ra re­ti­rar­se. Pe­ro hay que va­lo­rar su com­pro­mi­so con el es­pec­tácu­lo. So­lo fra­ca­san quie­nes no lo in­ten­tan. La le­yen­da del atle­tis­mo ha si­do gran­de has­ta en su des­pe­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.