De Se­vi­lla a Cam­ba­dos pa­ra ma­ris­car

Cin­co fa­mi­lias apren­die­ron a re­co­ger mo­lus­cos con una ma­ris­ca­do­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - TA­NIA TA­BOA­DA

Pa­sa­das las do­ce de la ma­ña­na, cin­co fa­mi­lias de Se­vi­lla lle­ga­ban a la ca­pi­tal del Al­ba­ri­ño. No lo ha­cían pre­ci­sa­men­te pa­ra de­gus­tar los vi­nos de las di­fe­ren­tes bo­de­gas, sino pa­ra fae­nar en el ban­co ma­ris­que­ro de O Sa­rri­do.

Es­te gru­po de 25 se­vi­lla­nos lle­gó a Ga­li­cia el pa­sa­do mar­tes y se hos­pe­da en una ca­sa de turismo ru­ral en Ar­zúa. El jue­ves de­ci­dió cru­zar la co­mu­ni­dad de nor­te a sur pa­ra ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos del mar a tra­vés de una ex­per­ta. «Lo que más me lla­mó la aten­ción fue esa es­pe­cie de ser­pien­te ma­ri­na que co­gió la ma­ris­ca­do­ra. Pen­sa­ba que las lom­bri­ces eran del ta­ma­ño de un dedo, no de 25 cen­tí­me­tros. Tam­bién creía que es­ta­ban en la su­per­fi­cie de la are­na, no me­ti­das en un tu­bo que ellas mis­mas cons­tru­yen», in­di­có Juan, un me­nor del gru­po. «Es la pri­me­ra vez que prac­ti­co es­ta ac­ti­vi­dad y me ha en­can­ta­do. Des­co­no­cía el tra­ba­jo de las ma­ris­ca­do­ras. Pen­sa­ba que los ber­be­re­chos y las al­me­jas es­ta­ban en la are­na co­mo es­tán las con­chas», in­di­có Bel­trán, de 12 años. «Hay que ve­nir a re­co­ger los mo­lus­cos con va­rias he­rra­mien­tas y ca­var en la are­na», ex­pli­ca­ba una se­vi­lla­na, que ala­ba­ba el du­ro tra­ba­jo de las ma­ris­ca­do­ras.

Re­co­rri­do por la zo­na

De­lan­te de la Es­ca­li­na­ta de San­to To­mé, en Cam­ba­dos, los es­pe­ra­ba Flo­ra Cas­tro, una ma­ris­ca­do­ra de 43 años que se de­di­ca a es­te ofi­cio des­de ha­ce ca­si dos dé­ca­das. Ella fue la en­car­ga­da de en­se­ñar­le a al nu­me­ro­so gru­po su la­bor dia­ria. A es­tas fa­mi­lias tam­bién las es­pe­ra­ba Pa­blo Ma­ri­ño, el ge­ren­te de la agen­cia Blus­cus, con la que el gru­po con­tac­tó pa­ra desa­rro­llar es­ta ac­ti­vi­dad.

Tras una bre­ve pre­sen­ta­ción y una ru­ta por el ba­rrio ma­ri­ne­ro de San­to To­mé do Mar —uno de los en­cla­ves de la vi­lla de Cam­ba­dos—, el gru­po se di­ri­gió al gal­pón de Gui­ma­tur, la aso­cia­ción de mu­je­res del mar a la que per­te­ne­ce Flo­ra. Allí los re­ci­bió la pre­si­den­ta de es­te co­lec­ti­vo. Du­ran­te el re­co­rri­do, ri­sas y du­das. Va­rias pa­la­bras que Flo­ra men­cio­na­ba fue­ron ob­je­to de sor­pre­sa en­tre los vi­si­tan­tes. —¿Ra­ñei­ro?, ¿qué es eso?, pre­gun­tó una se­vi­lla­na. —Es una agru­pa­ción si­mi­lar a la nues­tra, pe­ro que tra­ba­ja a flo­te, con em­bar­ca­ción, res­pon­dió Flo­ra.

Una vez en el lo­cal de las ma­ris­ca­do­ras to­có cam­biar de cal­za­do. Se qui­ta­ron las san­da­lias y por pri­me­ra vez se pu­sie­ron las ka­tius­kas. «Des­co­noz­co la co­mo­di­dad de es­tas bo­tas. Es la pri­me­ra vez que me las pon­go y la ver­dad es que me veo muy mo­na», de­cía, en­tre ri­sas, una de las ma­dres de fa­mi­lia. Y es que to­ca­ba de­jar el as­fal­to y pi­sar la zo­na in­ter­ma­real, es de­cir, el lu­gar don­de la ma­rea al­can­za. En es­te es­pa­cio, las ma­ris­ca­do­ras de a pie re­co­gen du­ran­te to­do el año los mo­lus­cos. Si­tua­ción di­fe­ren­te a ha­ce años, cuan­do la ve­da pa­ra ma­ris­car se abría de oc­tu­bre a mar­zo. «No­so­tras de­pen­de­mos de la ma­rea pa­ra tra­ba­jar. Ca­da día que pa­sa se ade­lan­ta. De ahí que unos días ba­je­mos a las seis de la ma­ña­na y otros a las diez. Una vez cap­tu­ra­dos los mo­lus­cos te­ne­mos que ir al pun­to del con­trol, des­pués van a la lon­ja, a con­ti­nua­ción al cen­tro de ex­pe­di­ción y, por úl­ti­mo, al con­su­mi­dor», ex­pli­ca­ba Flo­ra de ca­mino al are­nal, quien se­ña­la­ba las bo­llas blan­cas y na­ran­jas que se veían al fon­do. «¿Las veis? Pues son las que se­pa­ra­ran la zo­na lí­mi­te de ma­ris­queo a pie y a flo­te», acla­ra­ba.

Ya en el are­nal, la ma­ris­ca­do­ra in­di­có el cu­po per­mi­ti­do pa­ra la jor­na­da. «Hoy te­ne­mos de cu­po dos ki­los de al­me­ja fi­na, dos ki­los de ber­be­re­cho y seis de al­me­ja ja­pó­ni­ca», ex­pli­có Flo­ra, mien­tras en­se­ña­ba al gru­po las ar­tes em­plea­das en la ex­trac­ción de los mo­lus­cos. «No sa­bía­mos que ha­bía tan­tas es­pe­cies. Apren­di­mos los dis­tin­tos ti­pos de al­me­jas cul­ti­va­das y nos en­se­ña­ron, a pie de are­na, a di­fe­ren­ciar en­tre la fi­na, la ba­bo­sa y la ja­po­ne­sa», ex­pli­ca­ba una in­te­gran­te del gru­po.

Ca­si dos ho­ras du­ra­ron es­tas cla­ses teó­ri­cas- prác­ti­cas. To­có vol­ver a la lon­ja y a las san­da­lias pa­ra con­ti­nuar la jor­na­da. Fue un día di­fe­ren­te pa­ra es­tas fa­mi­lias de Se­vi­lla. Re­gre­sa­rán a sus ca­sas con unos am­plios co­no­ci­mien­tos del mar y con una la sen­sa­ción de ha­ber ma­ris­ca­do.

TA­NIA TA­BOA­DA

Un to­tal de vein­ti­cin­co se­vi­lla­nos pa­sa­ron va­rias ho­ras en Cam­ba­dos apren­dien­do a ma­ris­car, guia­dos por una ex­per­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.