Mue­re Ba­si­lio Mar­tín Pa­tino, el di­rec­tor que hi­zo del ci­ne una pro­tes­ta mo­ral

Siem­pre a con­tra­co­rrien­te, de­ja una fil­mo­gra­fía com­pro­me­ti­da y re­no­va­do­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - XESÚS FRA­GA

En sus ma­nos, el ci­ne fue un len­gua­je que se pres­ta­ba al ries­go, a la ex­pe­ri­men­ta­ción: bus­có for­mas re­no­va­das pa­ra po­ner­las al ser­vi­cio de unas pe­lí­cu­las en­ten­di­das co­mo una pro­tes­ta de di­men­sio­nes mo­ra­les. Pa­ra con­se­guir­lo, Ba­si­lio Mar­tín Pa­tino, fa­lle­ci­do ayer a los 86 años tras una lar­ga en­fer­me­dad, nun­ca re­nun­ció a la in­de­pen­den­cia de cri­te­rio que ca­rac­te­ri­za­ron su fil­mo­gra­fía y su vi­da: un di­rec­tor que avan­za­ba en la di­rec­ción con­tra­ria a los de­más, con la sin­ce­ri­dad co­mo brújula: «Lo que no ca­be es la fal­se­dad», de­cla­ró a La Voz en el 2005, en vís­pe­ras del ho­me­na­je que le tri­bu­tó una Aca­de­mia del Ci­ne a la que no per­te­ne­cía, pe­ro que ca­na­li­za­ba la ad­mi­ra­ción del gre­mio por un rea­li­za­dor in­de­pen­dien­te e in­só­li­to.

Na­ci­do en 1930 en el pue­blo sal­man­tino de Lum­bra­les, la pri­me­ra pro­tes­ta de Mar­tín Pa­tino fue con­tra su am­bien­te fa­mi­liar. Edu­ca­do en el seno de una fa­mi­lia con­ser­va­do­ra pro­fun­da­men­te ca­tó­li­ca —un her­mano fue sa­cer­do­te y una her­ma­na, re­li­gio­sa—, ha­lló en el anar­quis­mo los idea­les de li­ber­tad y reivin­di­ca­ción que nun­ca aban­do­na­ría. Ins­pi­ra­rían tam­bién su pa­so por la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, don­de es­tu­dió Fi­lo­so­fía y Le­tras y fun­dó un ac­ti­vo ci­ne­club con su re­vis- ta. Al mis­mo tiem­po que da sus pri­me­ros pa­sos en es­te medio, im­pul­sa las lla­ma­das «Con­ver­sa­cio­nes de Sa­la­man­ca» en 1955. «Era la pri­me­ra vez que tras la Gue­rra Ci­vil se reunía gen­te de di­fe­ren­tes con­tex­tos po­lí­ti­cos pa­ra tra­tar los pro­ble­mas del ci­ne y ha­cer una es­pe­cie de pro­tes­ta. Tu­vi­mos mu­chas ad­he­sio­nes», re­cor­da­ba en el 2007.

Tras los cor­to­me­tra­jes for­ma­ti­vos en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes y Ex­pe­rien­cias Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, en 1966 es­tre­na su pri­mer lar­go­me­tra­je, Nue­ve car­tas a Ber­ta, con la que ga­na la Con­cha de Pla­ta a la me­jor di­rec­ción no­vel en San Se­bas­tián. Em­pe­za­ban los en­con­tro­na­zos del ci­neas­ta con la cen­su­ra, que no lo per­do­nó ni en las adap­ta­cio­nes li­te­ra­rias: no lle­gó a ter­mi­nar su ver­sión de Rin­co­ne­te y Cor­ta­di­llo, un en­car­go de TVE; el ma­te­rial, re­qui­sa­do, nun­ca ha apa­re­ci­do.

Con Fran­co to­da­vía vi­vo, Mar­tín Pa­tino re­cu­rrió al se­cre­to y la su­ti­le­za pa­ra en­cau­zar sus pro­yec­tos, que se con­cre­ta­rían en su fa­mo­sa tri­lo­gía do­cu­men­tal: pre­sen­tó Can­cio­nes pa­ra des­pués de una gue­rra co­mo un inocen­te mon­ta­je de imá­ge­nes del NO-DO; Que­ri­dí­si­mos ver­du­gos era, en teo­ría, par­te de una se­rie sobre ofi­cios; pa­ra Cau­di­llo echó mano de ma­te­ria­les de ar­chi­vos ex­tran­je­ros. Aun así, hu­bie­ron de es­pe­rar a la muer­te del dic­ta­dor pa­ra sus res­pec­ti­vos es­tre­nos.

Con la re­ins­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia, ca­na­li­zó sus in­quie­tu­des a ex­plo­rar el len­gua­je vi­sual y las nue­vas po­si­bi­li­da­des del ví­deo, un afán que lo acom­pa­ña­ría siem­pre y que de­jó pie­zas co­mo La se­duc­ción del caos o Es­pe­jos en la nie­bla. Por­que, en el fon­do, más allá del in­di­so­lu­ble com­pro­mi­so mo­ral que pa­ra él re­pre­sen­ta­ba el ci­ne, nun­ca lo aban­do­nó la fas­ci­na­ción por el medio, co­mo ates­ti­gua su co­lec­ción de ar­ti­lu­gios del sép­ti­mo ar­te.

EDUAR­DO PÉREZ

Mar­tín Pa­tino, re­tra­ta­do en A Co­ru­ña en el 2007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.