Medio siglo sin Re­né Ma­grit­te, el ge­nio bel­ga del su­rrea­lis­mo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - MÒ­NI­CA FA­RO

Ma­ña­na se cum­plen cin­cuen­ta años de la muer­te de Ma­grit­te, icono del su­rrea­lis­mo bel­ga, que cues­tio­nó la re­la­ción en­tre ob­je­tos y pa­la­bras y cu­ya im­pron­ta si­gue hoy «más vi­va que nun­ca», se­gún ex­pli­ca el di­rec­tor del mu­seo de­di­ca­do al ar­tis­ta, Mi­chel Dra­guet. Mu­chos ven en Re­né Ma­grit­te (Les­si­nes, 1898-Bru­se­las, 1967) el sím­bo­lo de un país que in­clu­so los pro­pios bel­gas ca­li­fi­can de su­rrea­lis­ta, de la «bel­gi­tu­de» («la ac­ti­tud bel­ga»), aun­que su le­ga­do co­bra un sen­ti­do glo­bal en un mun­do car­ga­do de con­tra­dic­cio­nes.

«La prin­ci­pal lec­ción de Ma­grit­te es la ne­ce­si­dad de cues­tio­nar­se las co­sas, la li­ber­tad pa­ra re­in­ter­pre­tar per­ma­nen­te­men­te la reali­dad, y eso es al­go esen­cial y más aún en nues­tros días», sos­tie­ne Dra­guet, su­mer­gi­do en la or­ga­ni­za­ción de una gran ex­po­si­ción sobre el ar­tis­ta que se inau­gu­ra­rá el pró­xi­mo 13 de oc­tu­bre.

La obra de Ma­grit­te es­tu­vo en cons­tan­te diá­lo­go con otros ar­tis­tas, en­tre ellos Mi­ró, que con su pin­tu­ra-poe­ma Es­te es el co­lor de mis sue­ños (1925) ins­pi­ró una de las se­ries más re­co­no­ci­bles del ar­tis­ta: La trai­ción de las imá­ge­nes (1928-1929), con las que in­tro­du­ce su idea de de­cons­truc­ción del len­gua­je, trampantojos y fi­lo­so­fía en sus cua­dros. En es­ta se­rie se in­clu­ye su fa­mo­sa pi­pa de ta­ba­co acom­pa­ña­da de la fra­se Es­to no es una pi­pa, que desafía la re­la­ción en­tre pa­la­bra y ob­je­to, un te­ma pre­sen­te en to­da su obra. «Ma­grit­te es un hom­bre que qui­so ha­cer poe­sía con otros me­dios que no fue­ran las pa­la­bras, con una co­rre­la­ción en­tre pa­la­bra e ima­gen, de la que na­cen ob­je­tos que crean su pro­pia iden­ti­dad, co­mo el bom­bín o la man­za­na», apun­ta Dra­guet.

Vi­da y obra

En su vi­da per­so­nal, Ma­grit­te tu­vo unos ini­cios di­fí­ci­les: su ado­les­cen­cia es­tu­vo mar­ca­da por el sui­ci­dio de su ma­dre, que se arro­jó al río Sam­bre cuan­do te­nía ca­tor­ce años; con quin­ce años co­no­ció a Geor­get­te Ber­ger, con quien se ca­só y fue su úni­ca mu­sa. No obs­tan­te, el ar­tis­ta siem­pre ne­gó cual­quier di­men­sión bio­grá­fi­ca en su obra, aun­que las alu­sio­nes al trau­ma de la muer­te de su ma­dre o a su pro­pia per­so­na­li­dad enig­má­ti­ca son cla­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.