Lu­go emi­te un de­cre­to pa­ra co­mu­ni­car a tres muer­tos la re­ti­ra­da de una mul­ta

El do­cu­men­to ofre­ce a los fa­lle­ci­dos dos me­ses de pla­zo pa­ra que, si quie­ren, pue­dan pre­sen­tar un re­cur­so

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - XO­SÉ CARREIRA

Pa­re­ce que en el Con­ce­llo de Lu­go quie­ren ser tan su­per­ga­ran­tis­tas con los ad­mi­nis­tra­dos que in­clu­so se or­de­na el en­vío de co­mu­ni­ca­cio­nes a los que es­tán en el cie­lo. Has­ta allí ten­drá que ir no se sa­be quién a en­tre­gar tres no­ti­fi­ca­cio­nes a otros tan­tos in­qui­li­nos del mun­do ce­les­tial que, cuan­do es­tu­vie­ron en el te­rre­nal, co­me­tie­ron in­frac­cio­nes con sus coches, fue­ron in­ter­cep­ta­dos por po­li­cías lo­ca­les y aca­ba­ron sien­do mul­ta­dos. Y quien fir­ma di­gi­tal­men­te la or­den de que par­ta la no­ti­fi­ca­ción ha­cia el otro mun­do es la al­cal­de­sa, La­ra Mén­dez.

Re­sul­ta que los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les in­ten­ta­ron co­mu­ni­car tres mul­tas a otras tan­tas per­so­nas. Y lo hi­cie­ron a la di­rec­ción que a efec­tos de no­ti­fi­ca­cio­nes fi­gu­ra­ba en la ba­se de da­tos de la DGT en el mo­men­to de la de­nun­cia. Los car­te­ros fue­ron a los do­mi­ci­lios re­se­ña­dos y no ha­lla­ron a los in­frac­to­res. Ha­bían muer­to. Así se lo co­mu­ni­ca­ron con una ano­ta­ción de «Fa­lle­ci­do» a quien re­mi­tía la re­ce­ta.

En­ton­ces, fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les re­cu­rrie­ron, co­mo su­ce­de en otros ca­sos, a la Sub­di­rec­ción Ge­ne­ral de Na­cio­na­li­dad y Es­ta­do Ci­vil de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de los Re­gis­tros y del No­ta­ria­do del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. En ese or­ga­nis­mo de nom­bre ki­lo­mé­tri­co in­for­ma­ron de que los tres que bus­ca­ban ha­bían fa­lle­ci­do.

La pro­pie­ta­ria de uno de los vehícu­los mu­rió en A Co­ru­ña en el año 2007 y los otros dos con­duc­to­res, en Pon­fe­rra­da (2012) y en A Co­ru­ña (2011). Esas co­mu­ni­ca­cio­nes ce­rra­ban la puer­ta de­fi­ni­ti­va­men­te al ex­pe­dien­te. So­lo que­da­ba el ar­chi­vo y así hi­cie­ron los fun­cio­na­rios.

Un epí­lo­go cier­ta­men­te cu­rio­so, pues los de­cre­tos de con­clu­sión y ar­chi­vo de los ex­pe­dien­tes re­co­gían una con­clu­sión im­pro­ba­ble: un even­tual re­cur­so ju­di­cial de los fa­lle­ci­dos. Los tres do­cu­men­tos de­cían lo si­guien­te en su apar­ta­do se­gun­do: «No­ti­fí­que­se la pre­sen­te re­so­lu­ción al in­tere­sa­do, con la ad­ver­ten­cia de que es fir­me en vía ad­mi­nis­tra­ti­va y que contra ella po­drá in­ter­po­ner re­cur­so con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo en el pla­zo de dos me­ses con­ta­dos a par­tir del día si­guien­te de la no­ti­fi­ca­ción de es­ta re­so­lu­ción, ante el Juz­ga­do Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Lu­go o, a elec­ción del in­tere­sa­do, ante el juz­ga­do de di­cha ju­ris­dic­ción com­pe­ten­te en el lu­gar don­de ten­ga su re­si­den­cia, de ser dis­tin­ta a la de Lu­go, con­for­me a lo dis­pues­to en los ar­tícu­los 8 y 14.1 de la ley re­gu­la­do­ra de di­cha ju­ris­dic­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.