«Si los Mos­sos no per­si­guen el 1-O, se que­da­rán fue­ra del Es­ta­do de de­re­cho»

Es­ta lí­der sin­di­cal ase­gu­ra que los agen­tes su­fren en Ca­ta­lu­ña un re­cha­zo so­cial fru­to del pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - MELCHOR SAIZ-PAR­DO

Es des­de el 2010 la lí­der del ma­yor sin­di­ca­to de la Po­li­cía. La se­cre­ta­ria ge­ne­ral del SUP (Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía), que re­pre­sen­ta a ca­si 29.000 fun­cio­na­rios, ha­bla por pri­me­ra vez tras los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na pa­ra de­nun­ciar la ins­tru­men­ta­li­za­ción po­lí­ti­ca de aque­llos ata­ques y de la fal­ta de di­ne­ro pa­ra com­ba­tir la ame­na­za yiha­dis­ta. Pe­ro tam­bién del re­fe­ren­do ile­gal. «Los Mos­sos no tie­nen otra op­ción que no sea la de cum­plir la ley», afir­ma Mó­ni­ca Gra­cia (Bar­ce­lo­na, 1971).

—¿Qué le pa­re­ció la de­ci­sión del je­fe de los Mos­sos de aca­tar en ho­ras las ór­de­nes de la Fis­ca­lía de per­se­guir el 1-O?

—Ha he­cho lo que man­da la ley. Ha he­cho lo que ha­ría cual­quier ser­vi­dor pú­bli­co, sin más.

—¿Cree que los Mos­sos van a ac­tuar contra el re­fe­ren­do?

—Creo y es­pe­ro que sí. Si los Mos­sos no per­si­guen los pre­pa­ra­ti­vos del 1-O, se que­da­rán fue­ra del Es­ta­do de de­re­cho. No tie­nen otra op­ción que no sea la de cum­plir la ley y el man­da­to de los tri­bu­na­les.

—El SUP de­nun­ció el ais­la­mien­to de Po­li­cía Na­cio­nal y Guar­dia Ci­vil en los aten­ta­dos de Ca­ta­lu­ña. ¿Has­ta don­de lle­gó ese ais­la­mien­to?

—Lle­gó has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. Di­rec­ta­men­te no dis­pu­si­mos de la in­for­ma­ción de la in­ves­ti­ga­ción. En Ca­ta­lu­ña se po­li­ti­za­ron los aten­ta­dos. El ais­la­mien­to lle­gó has­ta el pun­to de po­ner en el pe­li­gro la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos.

—¿Com­par­ten In­te­rior y los Mos­sos in­for­ma­ción re­le­van­te so­bre yiha­dis­mo?

—A ni­vel ope­ra­ti­vo, de las ba­ses, sí. El pro­ble­ma es el ré­di­to po­lí­ti­co que des­de am­bos la­dos se quie­re sa­car de la lu­cha contra el yiha­dis­mo. La se­gu­ri­dad no pue­de es­tar su­pe­di­ta­da a la po­lí­ti­ca. Aho­ra mis­mo no hay ver­da­de­ros ca­na­les de coor­di­na­ción en­tre In­te­rior y la Ge­ne­ra­li­tat.

—¿Có­mo ca­li­fi­ca­ría la ac­tua­ción de los Mos­sos en los aten­ta­dos?

—Los Mos­sos co­me­tie­ron erro­res du­ran­te los aten­ta­dos, co­mo los hu­bié­ra­mos co­me­ti­do cual­quie­ra, por­que se en­fren­ta­ban a una si­tua­ción que los so­bre­pa­sa­ba y en la que re­cha­za­ron la ayu­da de la Po­li­cía Na­cio­nal y la Guar­dia Ci­vil, que tie­nen mu­chí­si­ma ex­pe­rien­cia en es­tos asun­tos.

—¿Has­ta qué pun­to el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta mi­na la se­gu­ri­dad pú­bli­ca en Ca­ta­lu­ña?

—Des­de el mo­men­to en que los po­li­cías, fru­to de ese pro­ce­so, su­fri­mos un re­cha­zo so­cial, mu­cho. No he­mos lle­ga­do a los ni­ve­les del País Vas­co en los tiem­pos de ETA, pe­ro an­da­mos cer­ca.

—¿Cuá­les son las de­bi­li­da­des y las for­ta­le­zas de la po­li­cía en la ba­ta­lla contra la yihad?

—La prin­ci­pal de­bi­li­dad es que no te­ne­mos for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra es­te fe­nó­meno. Fa­lla la do­cen­cia. Tam­bién es es­pe­cial­men­te di­fí­cil con­se­guir in­fil­trar en es­te mun­do a agen­tes, a ve­ces, pre­ci­sa­men­te, por­que fal­ta la pre­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­ca. Y, por su­pues­to, los me­dios per­so­na­les y ma­te­ria­les. Hay in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra­das por fal­ta de in­tér­pre­tes. La prin­ci­pal for­ta­le­za es que te­ne­mos gran­des pro­fe­sio­na­les, con abul­ta­dí­si­mas tra­yec­to­rias, de lu­cha contra el te­rro­ris­mo. Pe­ro no tie­nen for­ma de trans­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos por esa fal­ta de do­cen­cia.

—¿Tie­ne la po­li­cía su­fi­cien­tes me­dios pa­ra en­fren­tar­se al te­rro­ris­mo is­la­mis­ta?

—No. No hay me­dios su­fi­cien­tes pa­ra lu­char contra la yihad ni pa­ra com­ba­tir otras for­mas de de­lin­cuen­cia. Es­ta­mos vi­vien­do una de las épo­cas más os­cu­ras en el Cuerpo Na­cio­nal de Po­li­cía en me­dios y per­so­nal. Te­ne­mos 11.000 agen­tes me­nos que en los úl­ti­mos años, con ame­na­zas mu­cho más gra­ves. Y en­ci­ma los me­dios son ter­cer­mun­dis­tas. Co­mo mues­tra un bo­tón: no he­mos con­se­gui­do ni que nos do­ten de las Ta­ser (pis­to­las de des­car­ga eléc­tri­ca), que es un des­em­bol­so mí­ni­mo. Con aus­te­ri­dad no hay se­gu­ri­dad, y los re­cor­tes han pro­vo­ca­do si­tua­cio­nes co­mo que ha­ya co­mi­sa­rías sin gru­pos de in­ves­ti­ga­ción.

—El SUP, a raíz de los aten­ta­dos, hi­zo cam­pa­ña pa­ra de­nun­ciar la bre­cha sa­la­rial en­tre las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y los Mos­sos. ¿No fue opor­tu­nis­mo?

—Asu­mi­mos el des­gas­te que es­to pue­da ge­ne­rar, pe­ro la so­cie­dad tie­ne que to­mar con­cien­cia de que es­te es­ce­na­rio no es sos­te­ni­ble por más tiem­po. Es in­con­ce­bi­ble, co­mo ocu­rrió, que po­li­cías na­cio­na­les pa­tru­lla­ran con cha­le­cos pres­ta­dos por la Guar­dia Ur­ba­na de Bar­ce­lo­na.

—¿Cuál es la si­tua­ción a día de hoy?

—Po­li­cías y guar­dias ci­vi­les so­mos los her­ma­nos po­bres de la Ad­mi­nis­tra­ción. Per­ci­bi­mos un 35 % me­nos que otros cuer­pos po­li­cia­les au­to­nó­mi­cos y lo­ca­les.

ÁL­VA­RO BA­LLES­TE­ROS

Gra­cia opi­na que el «pro­cés» mi­na la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.