Los ul­tras ale­ma­nes, a la ca­za del ter­cer pues­to en la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña

Ante la he­ge­mo­nía de Merkel, la lu­cha la li­bran AfD, ver­des, li­be­ra­les e iz­quier­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PATRICIA BAELO

Los re­fu­gia­dos, las ten­sio­nes con Tur­quía y la ne­ce­si­dad de asu­mir un ma­yor li­de­raz­go en la Unión Eu­ro­pea han mar­ca­do la agen­da de las elec­cio­nes ale­ma­nas del 24 de sep­tiem­bre. Tam­bién asun­tos de po­lí­ti­ca in­ter­na, co­mo la ame­na­za te­rro­ris­ta y el con­si­guien­te de­ba­te so­bre la se­gu­ri­dad, el au­men­to del pre­su­pues­to de de­fen­sa, la re­ba­ja fis­cal, la bre­cha sa­la­rial o la re­duc­ción de las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes a raíz del es­cán­da­lo del dié­sel. Sin em­bar­go, nin­guno ha lo­gra­do des­per­tar el in­te­rés de la ciu­da­da­nía ni de los me­dios, su­mi­dos en el so­por de una cam­pa­ña que en­tra en su rec­ta fi­nal tan ano­di­na y huér­fa­na de con­te­ni­dos co­mo la ini­ció.

La cul­pa es de la am­bi­va­len­cia de la can­ci­ller ale­ma­na, acos­tum­bra­da a atraer así a vo­tan­tes de to­das las ver­tien­tes, ade­más de su in­dis­cu­ti­ble su­pre­ma­cía, que a una se­ma­na de los co­mi­cios la con­so­li­da co­mo fa­vo­ri­ta con el 36 %, según los son­deos. «En Ale­ma­nia no hay un sis­te­ma de elec­ción pre­si­den­cial. Aquí vo­ta­mos a par­ti­dos». Así jus­ti­fi­ca­ba ha­ce unos días Angela Merkel su ne­ga­ti­va a me­dir­se en un se­gun­do due­lo te­le­vi­si­vo a su ri­val, el lí­der del el Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta (SPD), Mar­tin Schulz. Pe­ro la je­fa de la ban­ca­da con­ser­va­do­ra se equi­vo­ca. Si el elec­to­ra­do se de­can­ta por la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CDU) es so­lo por­que con­si­de­ra a la da­ma de hie­rro la úni­ca ca­paz de ha­cer fren­te al bre­xit y los po­pu­lis­mos.

«Merkel la in­que­bran­ta­ble», ti- tu­la­ba Der Spie­gel en ma­yo, cuan­do la CDU con­quis­tó el land más po­bla­do del país, Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia, en las ter­ce­ras elec­cio­nes re­gio­na­les con­se­cu­ti­vas que per­día el SPD. El lla­ma­do «efec­to Schulz», que en enero con­si­guió ade­lan­tar a los con­ser­va­do­res en ape­nas una se­ma­na, se ha­bía es­fu­ma­do.

Des­de en­ton­ces, el as­pi­ran­te so­cia­lis­ta a la Can­ci­lle­ría cen­tra­li­zó su dis­cur­so y se li­mi­tó a ata­car a su opo­nen­te, en vez de re­cu­pe­rar la iden­ti­dad de su for­ma­ción, que ex­pe­ri­men­ta una cri­sis sin pre­ce­den­tes y, con el 23 % de in­ten­ción de vo­to, de­be de­ci­dir si si­gue des­gas­tán­do­se den­tro de la gran coa­li­ción o se re­ti­ra a las fi­las opo­si­to­ras.

La ver­da­de­ra lu­cha es la que li­bran Los Ver­des, La Iz­quier­da, los li­be­ra­les del FDP y los ul­tra­de­re­chis­tas de AfD por el ter­cer pues­to. To­dos ellos se mue­ven en la hor­qui­lla del 8 % y el 10 %, por lo que se jue­gan con­ver­tir­se en so­cios del fu­tu­ro Go­bierno de Merkel, que pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­ta­rá al me­nos a un par­ti­do bi­sa­gra. La can­ci­ller ha des­car­ta­do una alian­za con La Iz­quier­da y con Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), a la que bus­ca des­acre­di­tar sin dar­le más ca­te­go­ría. Una ta­rea ti­tá­ni­ca pa­ra la cual su tradicional tono con­ci­lia­dor no sur­te efec­to.

En­tre­tan­to, la AfD la abu­chea y le lan­za to­ma­tes en ca­da mi­tin, mien­tras no de­ja de ga­nar puntos. «A es­tas al­tu­ras es­tá bas­tan­te cla­ro que con­se­gui­rá un re­sul­ta­do de dos dí­gi­tos. En­tra­rá con fuer­za en el Bun­des­tag e in­clu­so po­dría li­de­rar la opo­si­ción par­la­men­ta­ria si se re­edi­ta la gran coa­li­ción, lo que ten­dría un sim­bo­lis­mo muy du­ro pa­ra un país» con una his­to­ria co­mo la ale­ma­na, ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta ali­can­tino An­dreu Je­rez, que aca­ba de pu­bli­car jun­to a Fran­co de­lle Don­ne Fac­tor AfD. El re­torno de la ul­tra­de­re­cha a Ale­ma­nia.

JOHN MACDOUGALL AFP

Merkel se de­ja fo­to­gra­fiar por una re­fu­gia­da si­ria en un ac­to elec­to­ral en Stral­sund.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.