«Fue una ex­pe­rien­cia de te­rror ho­rri­ble con un fi­nal afor­tu­na­do»

Aran­cha Gar­cía re­sul­tó he­ri­da en la es­tam­pi­da que se pro­du­jo tras la ex­plo­sión en el me­tro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ROSA PAÍNO

Co­mo cual­quier vier­nes, Aran­cha Gar­cía Co­lino, una com­pos­te­la­na de 40 años que re­si­de en Lon­dres des­de ha­ce diez, se di­ri­gía a su tra­ba­jo en un ban­co en un tren de la lí­nea Dis­trict, ob­je­ti­vo el vier­nes de un aten­ta­do fa­lli­do reivin­di­ca­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co. «Fue una ex­pe­rien­cia de te­rror ho­rri­ble con un fi­nal muy afor­tu­na­do», con­fie­sa sin ha­ber su­pe­ra­do el sus­to. Se ha­bía subido en Put­ney Bridge, la pa­ra­da an­te­rior a Par­sons Green, la es­ta­ción don­de se en­con­tra­ba pa- ra­do el me­tro cuan­do es­ta­lló el cu­bo bom­ba. La po­li­cía ana­li­za­ba ayer el con­te­ni­do del ar­te­fac­to que no lle­gó a ex­plo­tar en su to­ta­li­dad, evi­tan­do así una ma­sa­cre.

«To­do iba bien, el tren iba bas­tan­te lleno co­mo ca­da ma­ña­na. Me si­tué en­tre la mi­tad y el fi­nal, don­de tu­vo lu­gar la ex­plo­sión, pe­ro yo no oí na­da». Cuan­do se pa­ró en Par­sons Green y las puer­tas es­ta­ban a pun­to de abrir­se co­men­zó la pe­sa­di­lla. «De re­pen­te es­cu­che gri­tos de ‘run, run’ [co­rrer, co­rrer] sin sa­ber que pa­sa­ba, pen­sé que al­guien se ha­bía subido con una pis­to­la o una na­va­ja», ex­pli­ca. En­ton­ces se pro­du­jo la es­tam­pi­da. «La gen­te iba arra­san­do, no se res­pe­ta­ba na­da, ni ni­ños ni mu­je­res, era el sál­ve­se quien pue­da», aña­de. A Aran­cha la em­pu­ja­ron y ter­mi­nó en el sue­lo con va­rias per­so­nas so­bre ella. «Al­guien de­bió ac­cio­nar la alar­ma, por­que las puer­tas del tren se abrie­ron, en po­cos se­gun­dos que- dó vacío, con bolsos, carritos y or­de­na­do­res ti­ra­dos por el sue­lo». Ella re­sul­tó ma­gu­lla­da y con una muñeca do­lo­ri­da. La ma­yo­ría de los he­ri­dos se pro­du­je­ron por la es­tam­pi­da. So­lo unos po­cos su­frie­ron el fo­go­na­zo de la bom­ba.

Cuan­do pu­do re­po­ner­se, se en­te­ró de que se ha­bía pro­du­ci­do una ex­plo­sión y lla­mó a su ma­ri­do, quien le pi­dió que sa­lie­ra in­me­dia­ta­men­te de la es­ta­ción. Po­co des­pués, la re­co­gía en me­dio del des­plie­gue de am­bu­lan­cias, mo­men­to cap­ta­do por un fo­tó­gra­fo. «Fue un gran sus­to pe­ro tu­vi­mos mu­cha suer­te, tan­to por­que fa­lló la ex­plo­sión co­mo por­que el tren es­ta­ba de­te­ni­do en la es­ta­ción, de no es­tar pa­ra­do la es­tam­pi­da po­dría ha­ber si­do peor», con­fie­sa.

De­ten­ción en Do­ver

La in­ves­ti­ga­ción so­bre el aten­ta­do avan­zó ayer con la de­ten­ción de un jo­ven de 18 años en el puer­to de Do­ver y el re­gis­tro po­cas ho­ras des­pués de una ca­sa a 20 ki­ló­me­tros de Lon­dres en el ba­rrio de Sun­bury, don­de fue­ron eva­cua­dos 60 ho­ga­res co­mo me­di­da de pre­cau­ción. La mi­nis­tra de In­te­rior, Am­ber Rudd, ca­li­fi­có la de­ten­ción de «muy sig­ni­fi­ca­ti­va», pe­ro dijo que era «de­ma­sia­do pron­to» pa­ra de­cir si el sos­pe­cho­so es­ta­ba fi­cha­do, co­mo afir­mó Do­nald Trump. Tam­po­co qui­so con­fir­mar las in­for­ma­cio­nes de pren­sa so­bre si el ar­te­fac­to con­te­nía cla­vos y TATP, el ex­plo­si­vo de los yiha­dis­tas.

La aler­ta te­rro­ris­ta se man­tie­ne en su ni­vel más al­to.

HAN­NAH MCKAY REUTERS

Aran­cha Gar­cía Co­lino y su ma­ri­do, tras re­co­ger­la en la es­ta­ción de Par­sons Green.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.