El enemi­go de la paz

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CUAR­TO CRE­CIEN­TE YASHMINA SHAWKI

Du­ran­te dé­ca­das se les ha con­sen­ti­do to­do. Su po­der eco­nó­mi­co les gran­jeó alia­dos dis­pues­tos a mi­rar ha­cia otro la­do a pe­sar de la in­sos­te­ni­ble opre­sión a la mu­jer y su cons­tan­te vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos. Mien­tras aquí nos fro­tá­ba­mos las ma­nos con la pers­pec­ti­va de ga­nar di­ne­ro, en su afán por ex­ten­der su in­fluen­cia, no so­lo po­lí­ti­ca sino re­li­gio­sa, im­po­nien­do el waha­bis­mo, su vi­sión ex­tre­ma y re­tró­gra­da del Is­lam, los sau­díes te­jie­ron un en­tra­ma­do de or­ga­ni­za­cio­nes is­la­mis­tas con cre­cien­te po­der des­de Ma­rrue­cos a Pa­kis­tán. Or­ga­ni­za­cio­nes apa­ren­te­men­te ca­ri­ta­ti­vas que fue­ron el ori­gen de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes de Egip­to o los mu­yahi­di­nes que lu­cha­ron en la gue­rra de Af­ga­nis­tán y que, des­pués, de­ri­va­ron en los te­rro­ris­tas is­la­mis­tas más san­gui­na­rios. Ade­más, co­la­bo­ra­ron en el de­rro­ca­mien­to del lí­der lai­co más fuer­te de la re­gión, Sa­dam Hu­seín, se in­mis­cu­ye­ron en Ye­men pa­ra so­me­ter a la mi­no­ría chií, apro­ve­cha­ron el le­van­ta­mien­to si­rio pa­ra apo­yar a par­te de la opo­si­ción de los par­ti­dos re­li­gio­sos y con­tro­la­ron el Con­se­jo de Coope­ración del Gol­fo, don­de se tro­pe­za­ron con las am­bi­cio­nes del emir de Catar. Aho­ra, con la ex­cu­sa de la cre­cien­te in­fluen­cia del gru­po te­rro­ris­ta chií Hez­bo­lá en la po­lí­ti­ca li­ba­ne­sa, han for­za­do la di­mi­sión del pri­mer mi­nis­tro Ha­ri­ri. Y en es­te con­tex­to don­de la con­sig­na es fre­nar el avan­ce de la in­fluen­cia chií de Irán y com­pe­tir con la su­ní de Tur­quía, la ma­si­va de­ten­ción de prín­ci­pes, em­pre­sa­rios y al­tos di­ri­gen­tes mi­li­ta­res y po­li­cia­les pa­ra alla­nar el ca­mino al trono de Moha­med Bin Sal­man ame­na­za con ha­cer sal­tar una nueva chispa. Sien­to no com­par­tir el op­ti­mis­mo de al­gu­nas per­so­nas que en­tien­den que, con la de­cla­ra­ción de For­ca­dell an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, a es­ta se­ño­ra se le abrie­ron los ojos co­mo a Sau­lo cuan­do ca­yó del ca­ba­llo, y que, por en­de, re­nun­cia a sus prin­ci­pios se­ce­sio­nis­tas. Más bien creo que, co­mo Ga­li­leo Ga­li­lei (aun­que, al con­tra­rio del as­tró­no­mo, ella es­té equi­vo­ca­da pa­ra to­dos me­nos pa­ra los de su sec­ta, in­clui­da la ban­da de la va­ra), pa­ra sal­var­se de la ho­gue­ra (va­mos, la pri­sión) ab­ju­re del he­lio­cen­tris­mo, sin per­jui­cio de que, por lo ba­ji­nis, si­ga di­cien­do: «Y sin em­bar­go, la Tie­rra se mue­ve». Por­que la se­ño­ra For­ca­dell ado­le­ce de lo que Or­te­ga y Gas­set lla­ma «na­cio­na­lis­mo par­ti­cu­la­ris­ta», que con­sis­te — ex­pli­ca el fi­ló­so­fo— en un sen­ti­mien­to de in­ten­si­dad va­ria­ble que se apo­de­ra de un pue­blo o co­lec­ti­vi­dad y que les ha­ce desear fer­vien­te­men­te vi­vir apar­te de los de­más». Y de ese bu­cle no se sa­le tan fá­cil. Por eso Or­te­ga sos­tie­ne que es­te pro­ble­ma hay que con­lle­var­lo, por­que no tie­ne so­lu­ción. De ahí que, pa­ra mí, sea mu­cho más creí­ble el va­ti­ci­nio del fi­ló­so­fo que la pro­me­sa de la po­lí­ti­ca, a quien se le su­po­ne que, pa­ra pre­si­dir el Parlament, ya ju­ró o pro­me­tió al­go que no hi­zo: «Cum­plir fiel­men­te las obli­ga­cio­nes del car­go con leal­tad al Rey y guar­dar y ha­cer guar­dar la Cons­ti­tu­ción co­mo nor­ma fun­da­men­tal del Es­ta­do». MA­NUEL GAR­CÍA CAS­TRO. Oi­go en las no­ti­cias el ini­cio del jui­cio por vio­la­ción —se­gún La Ma­na­da con­sen­ti­da y dis­fru­ta­da— de la que hoy en día se­rá un des­po­jo hu­mano. Se­gún la acu­sa­ción hu­bo (pre­sun­to) «fe­la­ción y se­xo anal y va­gi­nal». Se­gún los cálcu­los eran cin­co, así que mul­ti­pli­can­do por tres ac­tos ca­da uno (con­tan­do que el al­cohol in­hi­be bas­tan­te el ape­ti­to se­xual y que a nin­guno le die­ra por re­pe­tir) me sa­len 15 vio­la­cio­nes y 15 ase­si­na­tos (sí, ase­si­na­tos) pues me ima­gino que esa po­bre chi­ca se iría mu­rien­do ca­da vez que con­sen­tía ser usa­da pa­ra el dis­fru­te de La Ma­na­da. Ya sé que no es un te­ma prio­ri­ta­rio, pues hoy en día to­do es pro­cés, pe­ro yo le pe­di­ría al juez lo que apli­co en mi ne­go­cio (tra­ba­jo en un quios­co): tra­tar al clien­te co­mo te gus­ta­ría que te tra­ta­ran a ti, es de­cir, to­mar con­cien­cia real de es­ta si­tua­ción. Suer­te chi­ca, y nun­ca ol­vi­des que no to­dos los hom­bres so­mos igua­les. ÁL­VA­RO COS­TAS. Shir­ley Tem­ple, la ex ni­ña pro­di­gio del ci­ne ame­ri­cano, ha si­do de­rro­ta­da en las elec­cio­nes pa­ra el Con­gre­so que se ce­le­bra­ron ayer en California. Quien ga­nó a la he­roí­na de los ni­ños y ma­yo­res de ha­ce una ge­ne­ra­ción ha si­do un ve­te­rano de la gue­rra de Co­rea, que cuen­ta con la mis­ma, edad que Shir­ley Tem­ple, 39 años. El ve­te­rano Paul McLos­key aven­ta­jó a Shir­ley Tem­ple en más de quin­ce mil vo­tos, en con­tra de to­dos los pro­nós­ti­cos, que da­ban por ga­na­do­ra a la pe­que­ña co­ro­ne­la.

1992 HA­CE 25 AÑOS La ma­sa sa­la­rial de los fun­cio­na­rios se­gui­rá con­ge­la­da pe­se a la en­mien­da que in­tro­du­jo ayer el PSOE en la Ley de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 1993. Es­ta mo­di­fi­ca­ción, que in­ten­ta evi­tar la con­ge­la­ción de la re­mu­ne­ra­ción de to­dos los tra­ba­ja­do­res, tra­ta de fa­ci­li­tar el pro­ce­so de ne­go­cia­ción pre­vis­to en­tre re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno y de los sin­di­ca­tos del sec­tor pú­bli­co. Sin em­bar­go, con es­ta ini­cia­ti­va so­lo se da op­ción a su­bir al­gu­nas re­tri­bu­cio­nes com­ple­men­ta­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.