Aba­rro­te en el co­lo­fón de las fies­tas rian­xei­ras de la Gua­da­lu­pe

Un am­plio dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad cer­có la villa rian­xei­ra en una má­gi­ca no­che que con­gre­gó a unas 25.000 per­so­nas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - PORTADA - MON­CHO ARES

Con un apo­teó­si­co fi­nal, al que se su­ma­ron 25.000 per­so­nas —se­gún la Po­li­cía Local—, Rian­xo pu­so el bro­che de oro a las fies­tas de A Gua­da­lu­pe in­ter­pre­tan­do al uní­sono A rian­xei­ra, el con­si­de­ra­do se­gun­do himno de Ga­li­cia. A las dos en pun­to de la ma­dru­ga­da de ayer, la or­ques­ta La Ola ADN dio en­tra­da a la po­pu­lar can­ción en una aba­rro­ta­da pla­za Cas­te­lao, cu­yo tes­ti­go fue­ron to­man­do la Gran Pa­ra­da y Sam­ba en una ac­tua­ción co­ral que du­ró cer­ca de vein­te mi­nu­tos, ilu­mi­na­da por mi­les de ben­ga­las en una ima­gen que no de­jó in­di­fe­ren­te a na­die, por­que se pal­pa­ba la emo­ción y la ale­gría.

La villa re­ci­bió a los ávi­dos in­tere­sa­dos en vi­vir de cer­ca tan ex­tra­or­di­na­rio mo­men­to con un am­plio des­plie­gue de cuer­pos de se­gu­ri­dad, in­te­gra­do por guar­dias ci­vi­les y po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, que, por un la­do, ser­vía de ad­ver­ten­cia a los con­duc­to­res, por el con­trol de las al­coho­le­mias, y por otro, a quie­nes tu­vie­ran otras avie­sas in­ten­cio­nes, ya que al­gu­nos vehícu­los fue­ron re­gis­tra­dos en el mo­men­to de la en­tra­da. Asi­mis­mo, por los lu­ga­res de con­cen­tra­ción de jó­ve­nes se pu­do ob­ser­var có­mo al­gu­nas pa­tru­llas po­nían el ojo so­bre los ex­ce­sos en el con­su­mo de li­co­res por par­te de me­no­res.

El am­plio des­plie­gue de se­gu­ri­dad fue vi­tal pa­ra re­gu­lar la en­tra­da y sa­li­da de mi­les de vehícu­los an­tes de las dos de la ma­dru­ga­da, y es­pe­cial­men­te des­pués del can­to de A rian­xei­ra, ya que el trá­fi­co fue len­to, pe­ro no se pro­du­je­ron em­bo­te­lla­mien­tos a pe­sar de que la mar­cha de Rian­xo fue de to­do me­nos es­ca­lo­na­da. Los con­tro­les de al­coho­le­mia con­ti­nua­ron des­pués de la má­gi­ca ho­ra, pro­lon­gán­do­se has­ta las dos de la tar­de de ayer.

Los apar­ca­mien­tos di­sua­so­rios, que die­ron ser­vi­cio a unos cin­co mil co­ches en las en­tra­das a la villa vol­vie­ron a de­mos­trar que se tra­ta de un mé­to­do muy efi­caz, por­que los nu­me­ro­sos con­duc­to­res que lle­ga­ron du­ran­te la no­che en­con­tra­ron pron­to un lu­gar don­de de­jar el vehícu­lo, de lo que sue­len ado­le­cer los gran­des acon­te­ci­mien­tos.

De me­nos a más

En el as­pec­to fes­ti­vo, tras vi­vir el con­cu­rri­do y emo­cio­nan­te mo­men­to de la in­ter­pre­ta­ción de la po­pu­lar can­ción, to­mó la pa­la­bra el pre­si­den­te de la fies­tas, el po­pu­lar Ra­món Igle­sias, Xi­xí, que con­fe­só que siem­pre re­za a la Vir­gen de la Gua­da­lu­pe pa­ra pe­dir­le por él y por las fies­tas, que no apa­rez­ca la llu­via, y es­te año pa­re­ce que aten­dió sus ple­ga­rias, por­que lu­ció el sol to­dos los días. Hi­zo me­mo­ria pa­ra ana­li­zar que cuan­do co­gió la or­ga­ni­za­ción ha­ce más de trein­ta años, nun­ca cre­yó ver la ex­ten­sa pla­za Cas­te­lao aba­rro­ta­da de gen­te, lo que agra­de­ció a los pre­sen­tes.

Xi­xí pi­dió a los jó­ve­nes pre­sen­tes que tu­vie­ran cui­da­do con el con­su­mo de al­cohol y mu­cha pru­den­cia a la ho­ra de ma­char­se de la fies­ta: «Se be­be­des al­col, non co­lla­des o co­che, por fa­vor, que os pais preo­cu­pá­mo­nos moi­to por vós, por­que es­tea­des ben».

Con el lan­za­mien­to de bom­bas y una pla­za Cas­te­lao bo­tan­do y gri­tan­do al uní­sono «vi­va a Gua­da­lu­pe, vi­va Rian­xo!», si­guió la ver­be­na más lar­ga, que se pro­lon­gó has­ta bien en­tra­da la ma­ña­na de ayer.

MAR­COS CREO

La Po­li­cía Local es­ti­ma que unas 25.000 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en la tra­di­cio­nal can­ta­ta de «A rian­xei­ra».

MAR­COS CREO

El pú­bli­co que aba­rro­tó la pla­za Cas­te­lao cantó, bo­tó y aplau­dió sin des­can­so.

Xi­xí cum­plió con la tra­di­ción de di­ri­gir­se al pú­bli­co pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.