Ha­ble­mos más

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A FONDO - Isa­bel Dans Pro­fe­so­ra de Di­dác­ti­ca de la Len­gua (UVi­go)

En un via­je de tren de me­dia ho­ra un se­ñor me dio las gra­cias por­que ha­bía­mos te­ni­do una con­ver­sa­ción. Los mó­vi­les ocu­pan tan­to es­pa­cio que a ve­ces no ca­ben los que te­ne­mos al la­do. En los co­les apren­de­mos a vi­vir, no so­lo a cal­cu­lar o a tra­du­cir tex­tos. Las mi­les de ho­ras en el cen­tro edu­ca­ti­vo se vi­ven con otros y es muy bueno que sea así. Hay tantas con­ver­sa­cio­nes, tan­tos ges­tos y mi­ra­das que ha­cen gran­de nues­tra pro­fe­sión... Po­de­mos com­par­tir es­pa­cios don­de nos re­la­cio­na­mos ca­ra a ca­ra. Li­mi­tar el uso del mó­vil y las ta­ble­tas es una me­di­da que re­co­ge la ley. Su uso de­be­ría cen­trar­se co­mo he­rra­mien­ta pa­ra apren­der. Nos en­con­tra­mos en ple­na pa­ra­do­ja: que­re­mos usar los dis­po­si­ti­vos a to­da cos­ta sin sa­ber a dón­de va­mos con ellos. Lo di­go al­to y cla­ro: los me­no­res ne­ce­si­tan acom­pa­ña­mien­to. De­be­mos es­tar ahí pa­ra edu­car la li­ber­tad. Me­re­cen mu­cho res­pe­to y ad­mi­ra­ción quie­nes op­tan por la des­co­ne­xión pa­ra dis­fru­tar una co­mi­da fa­mi­liar, pe­ro tam­bién quie­nes lo ha­cen pa­ra sa­bo­rear en si­len­cio un poe­ma o bus­car so­lu­cio­nes a un pro­ble­ma com­ple­jo.

Ne­ce­si­ta­mos la edu­ca­ción di­gi­tal; don­de no­so­tros no es­te­mos, otros lle­ga­rán. Los dis­cur­sos de odio en las re­des so­cia­les de­man­dan una ju­ven­tud for­ma­da, me­nos vul­ne­ra­ble y más lu­cha­do­ra por su so­cie­dad. La edu­ca­ción tie­ne un pa­pel in­sus­ti­tui­ble, a la van­guar­dia de su tiem­po, pe­ro en la dis­tan­cia se­re­na de quien sa­be es­pe­rar pa­ra co­ger bien la ola. Fa­mi­lias, pro­fes y alum­nos es­ta­mos apren­dien­do jun­tos y oja­lá si­ga­mos de la mano. Una apues­ta in­no­va­do­ra siem­pre pa­sa por po­ner a la per­so­na en el cen­tro del apren­di­za­je. Ha­ble­mos más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.