«La re­for­ma im­po­si­ti­va no ten­drá efec­to so­bre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras»

«Lo desea­ble es que las pen­sio­nes se re­va­lo­ri­cen siem­pre de acuer­do con el IPC», de­fien­de Na­dia Cal­vi­ño

La Voz de Galicia (Barbanza) - - PORTADA - NA­DIA CAL­VI­ÑO SAN­TA­MA­RÍA RU­BÉN SAN­TA­MAR­TA

Arran­có la se­ma­na Na­dia Cal­vi­ño en A Co­ru­ña, la ciu­dad que la vio na­cer ha­ce jus­to 50 años (los aca­ba de cum­plir es­te mes), y la fi­na­li­za en un des­pa­cho de Ma­drid per­fi­lan­do los pri­me­ros Pre­su­pues­tos del Go­bierno de Sán­chez, unas cuen­tas que, con tra­zo grue­so, re­mi­ti­rá y de­fen­de­rá a par­tir de ma­ña­na lu­nes en la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ins­ti­tu­ción que co­no­ce al de­ta­lle. Es­ta en­tre­vis­ta se ini­ció pre­ci­sa­men­te en A Co­ru­ña, y se ter­mi­nó a dis­tan­cia en los úl­ti­mos días, tras el acuer­do del Eje­cu­ti­vo con Po­de­mos.

—¿Ago­ta­rán la le­gis­la­tu­ra?

—Es la in­ten­ción del pre­si­den­te.

—¿Aun­que no lo­gren su­mar más apo­yos que el de Po­de­mos pa­ra los Pre­su­pues­tos?

—Es­ta­mos tra­ba­jan­do con to­da nues­tra de­ter­mi­na­ción pa­ra sa­car­los ade­lan­te. Des­de el pri­mer día es­te Go­bierno se ha plan­tea­do que lo im­por­tan­te es pro­po­ner, dia­lo­gar y ac­tuar, y no de­jar­se ami­la­nar por los obs­tácu­los. No po­de­mos re­nun­ciar sim­ple­men­te por­que al­go sea di­fí­cil.

—En el do­cu­men­to que se re­mi­ti­rá a Bru­se­las, ¿se cuan­ti­fi­ca­rá el cos­te de to­das las subidas pac­ta­das con sus so­cios?

—El bo­rra­dor de plan pre­su­pues­ta­rio tie­ne que cuan­ti­fi­car, den­tro de lo po­si­ble, las dis­tin­tas me­di­das de in­gre­sos y gas­tos.

—¿Se ha con­ta­do con el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pa­ra es­te acuer­do con Po­de­mos?

—Una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te Go­bierno es la ex­ce­len­te re­la­ción que te­ne­mos las mi­nis­tras de Eco­no­mía y de Ha­cien­da. No sé si es­to ha si­do así en el pa­sa­do, pe­ro aho­ra nues­tros equi­pos tra­ba­jan de for­ma muy in­te­gra­da, y no­so­tras es­ta­mos en con­tac­to per­ma­nen­te­men­te pa­ra es­tar per­fec­ta­men­te coor­di­na­das.

—¿De cuán­to se­rá el ajus­te pre­su­pues­ta­rio que se en­via­rá a Bru­se­las? ¿El re­cor­te se­rá ma­yor en el 2019 o en el 2020?

—Es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con una re­duc­ción del pe­so de la deu­da pú­bli­ca so­bre el PIB. Pa­ra ello, no po­de­mos se­guir con­fian­do úni­ca­men­te en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, co­mo se ha he­cho en los úl­ti­mos años. Hay que ha­cer ajus­tes es­truc­tu­ra­les, que per­mi­tan te­ner una ba­se de in­gre­sos más só­li­da, lo­grar un su­pe­rá­vit pri­ma­rio y po­ner la deu­da en una sen­da de re­duc­ción am­bi­cio­sa. El ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pa­ra el 2019 del 1,8 % nos pa­re­ce el ade­cua­do, es una sen­da de re­duc­ción am­bi­cio­sa, pe­ro rea­lis­ta, y sin que pon­ga en ries­go el cre­ci­mien­to. Has­ta el FMI ha se­ña­la­do que se tra­ta de un ob­je­ti­vo cru­cial y apro­pia­do.

—¿Qué ajus­tes se ha­rán pa­ra lle­gar a esa ci­fra de dé­fi­cit?

—Lo que uno cons­ta­ta cuan­do ve el sec­tor pú­bli­co es que te­ne­mos unos in­gre­sos so­bre PIB del 38 %, sie­te pun­tos por de­ba­jo de la me­dia de la UE. Es un ele­men­to re­le­van­te pa­ra te­ner un ni­vel bá­si­co de in­gre­sos. Pe­ro es que en los úl­ti­mos años se han to­ma­do me­di­das que han re­du­ci­do las fuen­tes de in­gre­sos, co­mo la re­for­ma del 2015, que ha cos­ta­do más de 12.000 mi­llo­nes. Sin esa re­for­ma, nues­tro dé­fi­cit y deu­da po­drían ser me­no­res. Hay que adap­tar el sis­te­ma fis­cal al si­glo XXI.

—¿Pe­ro la me­jo­ra de in­gre­sos no es más efec­ti­va cam­bian­do to­do el IRPF, en lu­gar de subidas pun­tua­les, o sec­to­ria­les?

—El he­cho de que pu­die­ra ser desea­ble ha­cer una re­for­ma en pro­fun­di­dad no de­be im­pe­dir­nos to­mar de­ter­mi­na­das me­di­das in­me­dia­tas pa­ra que se pro­duz­ca ese ajus­te es­truc­tu­ral, y ten­ga­mos una ba­se más só­li­da de in­gre­sos pú­bli­cos. A cor­to pla­zo ya po­de­mos to­mar de­ter­mi­na­das me­di­das pa­ra que las grandes em­pre­sas pa­guen más que las pe­que­ñas, que los grandes re­cep­to­res de ren­ta pa­guen más que los pe­que­ños, que se gra­ven fuen­tes de ren­ta que has­ta aho­ra no se re­co­gían co­mo los in­gre­sos de grandes pla­ta­for­mas di­gi­ta­les…

—Cam­bios im­po­si­ti­vos co­mo el del dié­sel, o a la ta­sa a la ban­ca, no son neu­tros: el pri­me­ro afec­ta a to­das las ren­tas, y el se­gun­do pue­de su­po­ner que suban las co­mi­sio­nes. Es de­cir, no so­lo van a pa­gar más los que más tie­nen.

—El ám­bi­to de la im­po­si­ción ener­gé­ti­ca es un te­rreno en el que la ma­yo­ría de los países es­tá to­man­do me­di­das, sin un afán re­cau­da­to­rio, sino me­dioam­bien­tal. Lo que ca­be cues­tio­nar­se es que aho­ra ha­ya in­cen­ti­vos al dié­sel en com­pa­ra­ción con la ga­so­li­na. No se tra­ta de una cues­tión prin­ci­pal­men­te re­cau­da­to­ria ni una idea ex­clu­si­va de es­te Go­bierno. La re­for­ma im­po­si­ti­va no ten­drá efec­to so­bre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Bus­ca­mos aque­llos ele­men­tos que me­nos im­pac­to ten­gan des­de ese pun­to de vis­ta.

—Con el dié­sel se cas­ti­ga a gen­te que no pue­de cam­biar de co­che. Y lo mis­mo con la ban­ca, pue­de afec­tar a to­dos los ciu­da­da­nos.

—En el ca­so de la ban­ca, es un sec­tor que ten­drá una apor­ta­ción ma­yor a los in­gre­sos pú­bli­cos por el im­pues­to de so­cie­da­des. Tam­bién se va a es­ta­ble­cer otro a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. Hay que ser muy cla­ros: el im­pues­to no gra­va­rá las ope­ra­cio­nes ha­bi­tua­les de los ciu­da­da­nos: no gra­va­rá sa­car di­ne­ro del ca­je­ro o ha­cer una do­mi­ci­lia­ción... Ha­bla­mos de ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta de ac­cio­nes, de un im­pues­to que ya exis­te en países co­mo Fran­cia, con buen re­sul­ta­do de re­cau­da­ción y sin im­pac­to ne­ga­ti­vo en la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción.

—La in­ten­ción es lo­grar más in­gre­sos a par­tir de 130.000 eu­ros en el IRPF, pe­ro no pa­re­ce que se va­ya a lo­grar tan­to... Y las grandes for­tu­nas tie­nen he­rra­mien­tas pa­ra tri­bu­tar me­nos.

—Lo que es­ta­mos ha­cien­do es tra­tar de ha­cer un sis­te­ma fis­cal más pro­gre­si­vo, que pa­guen más quie­nes más tie­nen. Ese ele­men­to se ha­bía per­di­do, y es­ta­mos ar­ti­cu­lan­do que el sis­te­ma im­po­si­ti­vo en el fu­tu­ro sea así; que sir­va pa­ra ajus­tar las cuen­tas pú­bli­cas, pe­ro tam­bién en tér­mi­nos de jus­ti­cia so­cial.

—¿Fue ma­la idea ba­jar los impuestos por par­te del PP?

—Es muy cues­tio­na­ble to­mar esa de­ci­sión en un mo­men­to de dé­fi­cit pú­bli­co por en­ci­ma del 5 % y una deu­da pú­bli­ca pró­xi­ma al 100 %.

—En el do­cu­men­to pa­ra Bru­se­las, ¿va ir de­ta­lla­da la subida de las pen­sio­nes vin­cu­la­da al IPC, que us­ted al prin­ci­pio no de­jó cla­ro?

—Es un anun­cio cla­ro del Go­bierno: se su­bi­rán es­te año y el que vie­ne con arre­glo al IPC.

—¿Y a par­tir del 2020?

—Lo desea­ble es que las pen­sio­nes pú­bli­cas siem­pre se ac­tua­li­cen con arre­glo al IPC pa­ra que no ha­ya pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo por par­te de los pen­sio­nis­tas. En es­to es­ta­mos tra­ba­jan­do.

—Es lo desea­ble. Pe­ro, ¿lo rea­lis­ta, te­nien­do en cuen­ta có­mo es­tá la Se­gu­ri­dad So­cial?

—Co­mo he di­cho mu­chas ve­ces, no se pue­de lle­gar a con­clu­sio­nes apre­su­ra­das en es­te ám­bi­to tan com­ple­jo. A cor­to pla­zo, ac­tua­li­zar al IPC no es cues­tio­na­ble, los pen­sio­nis­tas pue­den es­tar tran­qui­los. Pe­ro es que, ade­más, lo desea­ble es que las pen­sio­nes sean dig­nas den­tro de 20, 30 o 40 años, a lar­go pla­zo. Y pa­ra eso hay que mi­rar más ele­men­tos: có­mo evo­lu­cio­na el em­pleo, las co­ti­za­cio­nes, la de­mo­gra­fía... pa­ra ga­ran­ti­zar un sis­te­ma sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo. Pa­ra nues­tros hi­jos y nie­tos.

—¿Qué res­pues­ta es­pe­ra de Bru­se­las cuan­do le lle­gue esa subida de impuestos, vol­ver a vin­cu­lar las pen­sio­nes al IPC, la subida del sa­la­rio mí­ni­mo...?

—Un men­sa­je de con­fian­za en que el Go­bierno es­pa­ñol quie­re avan­zar en res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, in­tro­du­cir ajus­tes es­truc­tu­ra­les pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co, y en nues­tra de­ter­mi­na­ción pa­ra que es­to se con­ju­gue con una po­lí­ti­ca so­cial que lle­ve a un cre­ci­mien­to in­clu­si­vo, que lle­gue a to­dos. Las reac­cio­nes de nues­tros so­cios e ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias son muy po­si­ti­vas, por­que esa agen­da de cre­ci­mien­to in­clu­si­vo es coin­ci­den­te con la que se apo­ya des­de Bru­se­las y des­de otros or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

—¿No te­me ti­rón de ore­jas des­de la Unión Eu­ro­pea, por­que vea al­gu­nas po­lí­ti­cas con­tra­rias a lo que es­pe­ra, so­bre to­do por el in­cre­men­to de gas­to?

«El ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pa­ra el 2019 del 1,8 % es el ade­cua­do, am­bi­cio­so pe­ro rea­lis­ta»

«La re­for­ma im­po­si­ti­va no ten­drá efec­to so­bre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras»

—To­do de­pen­de­rá de có­mo sea el mar­co con­jun­to de los Pre­su­pues­tos, có­mo se ajus­te el dé­fi­cit, có­mo se ar­ti­cu­len los gas­tos e in­gre­sos... La nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria da mar­gen a los Es­ta­dos pa­ra de­fi­nir sus prio­ri­da­des po­lí­ti­cas.

GON­ZA­LO BARRAL

La mi­nis­tra de Eco­no­mía, du­ran­te su vi­si­ta es­ta se­ma­na a A Co­ru­ña, su ciu­dad na­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.