Una re­for­ma fis­cal im­pru­den­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - OPINIÓN -

MI­GUEL CAA­MA­ÑO

Des­de que la ac­tual mi­nis­tra de Ha­cien­da to­mó po­se­sión de su car­go, nos le­van­ta­mos una se­ma­na sí y la si­guien­te tam­bién con sor­pren­den­tes pro­pues­tas de re­for­ma fis­cal. Mu­chas de ellas pa­re­cen clips de pe­lí­cu­las que ya he­mos vis­to, y por­que so­lo du­ran el tiem­po que tar­dan los ana­lis­tas del mi­nis­te­rio en cuan­ti­fi­car los es­tra­gos que cau­sa­rá im­ple­men­tar ca­da me­di­da que se anun­cia. Tras el re­cien­te acuer­do pre­su­pues­ta­rio en­tre el Go­bierno y Po­de­mos, pa­re­ce ser que se pon­drá en mar­cha el pro­ce­so de crea­ción de nue­vos impuestos so­bre los ser­vi­cios di­gi­ta­les, so­bre la ban­ca y so­bre cier­tas transac­cio­nes. Pues bien, tan­to la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca, par­ti­cu­lar­men­te la fi­nan­cie­ra, co­mo la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les, mer­can­cías y ser­vi­cios que sir­ve de so­por­te a la arquitectura ins­ti­tu­cio­nal eu­ro­pea, exi­gen que no­ve­da­des fis­ca­les co­mo las anun­cia­das se acuer­den en un plano su­pra­na­cio­nal, nun­ca uni­la­te­ral­men­te por par­te de los Es­ta­dos, so pe­na ac­ti­var una es­pi­ral de des­lo­ca­li­za­ción del aho­rro di­fí­cil de con­te­ner. So­bre la ba­se de la em­brio­na­ria har­mo­ni­za­ción de con­cep­tos con di­men­sión trans­na­cio­nal (por ejem­plo, la de­no­mi­na­da «pre­sen­cia di­gi­tal sig­ni­fi­ca­ti­va»), la pro­pues­ta de gra­var en Es­pa­ña a las mul­ti­na­cio­na­les tec­no­ló­gi­cas, cuan­do los ser­vi­cios se pres­tan en la nu­be, los pa­gos se ha­cen on li­ne y las em­pre­sas ca­re­cen de ac­ti­vos tan­gi­bles en Es­pa­ña, pa­re­ce un ob­je­ti­vo in­ve­ro­sí­mil.

Otro de los ca­pí­tu­los que en los cua­tro me­ses de ac­ción de es­te Go­bierno ha es­ta­do re­cu­rren­te­men­te so­bre la me­sa es la re­for­ma de So­cie­da­des. Ini­cial­men­te se plan­teó una subida de ti­pos de gravamen con el fin de al­can­zar el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio y con­si­guien­te co­rrec­ción del dé­fi­cit que im­po­nen tan­to Bru­se­las co­mo el FMI. Al­guien en el mi­nis­te­rio de­bió de ad­ver­tir que una me­di­da de es­ta na­tu­ra­le­za res­ta­ría com­pe­ti­ti­vi­dad a las em­pre­sas na­cio­na­les, a la vez que Es­pa­ña per­de­ría una gran opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en un des­tino pa­ra las fir­mas bri­tá­ni­cas que hu­yen del efec­to Bre­xit. La al­ter­na­ti­va fue, mes y me­dio des­pués, una anun­cia­da re­duc­ción del ti­po de gravamen del mis­mo im­pues­to, pe­ro a cos­ta de en­san­char la ba­se im­po­ni­ble, es­to es, de eli­mi­nar bue­na par­te de las bonificaciones, be­ne­fi­cios fis­ca­les y re­duc­cio­nes. Tam­bién es­ta vez al­guien de­bió de ad­ver­tir a la mi­nis­tra de que es­te mo­de­lo su­po­ne li­qui­dar par­te de las vi­gen­tes me­di­das de po­lí­ti­ca fis­cal, al­gu­nas de ellas es­tra­té­gi­cas, co­mo la re­la­ti­vas al fo­men­to de las in­ver­sio­nes en I+D, al tra­ta­mien­to es­pe­cial de los in­tan­gi­bles o a la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. Aho­ra pa­re­ce que se ne­go­cia un ti­po mí­ni­mo, ya ve­re­mos si cal­cu­la­do so­bre la ba­se li­qui­da­ble o el re­sul­ta­do con­ta­ble…

El IRPF no po­día li­brar­se de es­tar en el cen­tro de la dia­na. La mi­nis­tra di­jo ex­plí­ci­ta­men­te que la ele­va­ción del ti­po mar­gi­nal has­ta un 52 % era una cues­tión de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca, que for­ma­ba par­te del acuer­do de Go­bierno con Po­de­mos. Na­da que de­cir por nues­tra par­te an­te la al­tu­ra téc­ni­ca y ri­gor fi­nan­cie­ro de se­me­jan­te ar­gu­men­to. Lo que nos cau­sa ma­yor preo­cu­pa­ción son dos pro­pues­tas que día a día ga­nan te­rreno. Una de ellas es­tri­ba en eli­mi­nar el tra­ta­mien­to re­la­ti­vo al res­ca­te de pla­nes y fon­dos de pen­sio­nes, y la se­gun­da en su­pri­mir el ré­gi­men es­pe­cial de las si­cav. Hay que de­cir al res­pec­to que ya en tiem­pos del pri­mer Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se des­li­za­ron me­di­das afi­nes a es­tas, y fue el en­ton­ces Pe­dro Sol­bes, quien, con de­ci­di­da vi­sión de Es­ta­do, si­len­ció de­fi­ni­ti­va­men­te los ru­mo­res. Si du­ran­te los tres úl­ti­mos años el con­su­mo en nues­tro país cre­ció anual­men­te por en­ci­ma del 12 % y la in­ver­sión ex­tran­je­ra pro­duc­ti­va ne­ta (la no es­pe­cu­la­ti­va) vie­ne ro­zan­do un cre­ci­mien­to anual del 15 %, la adop­ción de even­tua­les me­di­das con­tra­rias a ré­gi­men de los pla­nes y fon­dos de pen­sio­nes y de las si­cav ge­ne­ra­ría un éxo­do de ca­pi­ta­les tal que nin­gún país de la OCDE po­dría so­por­tar, y que en el ca­so con­cre­to de Es­pa­ña se­ría lo úl­ti­mo que se me­re­ce y le con­vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.