Con los impuestos, «sen­ti­di­ño»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - OPINIÓN -

MI­GUEL A. VÁZ­QUEZ TAÍN

Des­de el pri­mer mo­men­to del cam­bio de Go­bierno uno de los ám­bi­tos don­de más pro­pues­tas y con­tra­pro­pues­tas —des­men­ti­dos in­clui­dos— ha plan­tea­do el nue­vo Eje­cu­ti­vo, y por ex­ten­sión sus teó­ri­cos so­cios par­la­men­ta­rios, es en el de los impuestos. Y la gran ma­yo­ría, en la mis­ma di­rec­ción: la de su subida y la de la crea­ción de nue­vas fi­gu­ras.

Es­ta vo­rá­gi­ne pro­po­si­ti­va es­té aho­ra ya aco­ta­da y con­cre­ta­da, pues ha lle­ga­do el mo­men­to de pre­sen­tar los Pre­su­pues­tos en Eu­ro­pa, a las fuer­zas par­la­men­ta­rias que de­be­rían apo­yar­los y a los ciu­da­da­nos. To­dos los agen­tes im­pli­ca­dos de­be­mos ser cons­cien­tes de lo que pue­den su­po­ner las mo­di­fi­ca­cio­nes avan­za­das.

Las subidas de impuestos, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de cam­bios en los ti­pos, ca­si nun­ca con­lle­van re­cau­da­cio­nes reales equi­va­len­tes a las que teó­ri­ca­men­te se de­ri­va­rían de las mo­di­fi­ca­cio­nes in­tro­du­ci­das. En la ma­yo­ría de los tri­bu­tos, pe­ro de for­ma es­pe­cial en el IRPF y So­cie­da­des, son mu­chas las va­ria­bles que se al­te­ran cuan­do to­ca­mos una de ellas de for­ma ais­la­da, y el re­sul­ta­do fi­nal pue­de con­lle­var efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre as­pec­tos im­por­tan­tes pa­ra la eco­no­mía. Si a lo an­te­rior aña­di­mos que se han pues­to so­bre la me­sa pro­pues­tas de lo más di­ver­so, que afec­tan a una am­plia va­rie­dad de fi­gu­ras tri­bu­ta­rias y de su­je­tos pa­si­vos, el re­sul­ta­do es que se ha ge­ne­ra­do una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre en es­te ám­bi­to que, uni­da a la ya exis­ten­te en lo po­lí­ti­co y en lo so­cial, na­da fa­vo­re­ce la ne­ce­sa­ria es­ta­bi­li­dad que re­quie­re la eco­no­mía. La subida de impuestos dre­na­rá re­cur­sos del sec­tor pri­va­do, cu­yo con­su­mo es el que es­tá sus­ten­tan­do el ac­tual cre­ci­mien­to. Por to­do ello, en es­te mo­men­to, en que ya se cons­ta­ta una ra­len­ti­za­ción en la evo­lu­ción po­si­ti­va de la eco­no­mía, no pa­re­cen na­da opor­tu­nas las pro­pues­tas.

El Eje­cu­ti­vo de­be in­ten­tar, y es­tá en su de­re­cho, in­cre­men­tar los in­gre­sos del Es­ta­do pa­ra ha­cer fren­te a las po­lí­ti­cas de gas­to que pre­ten­de lle­var a ca­bo, pe­ro las fór­mu­las ele­gi­das, sal­vo fi­gu­ras muy con­cre­tas, y que ade­más de­be­rían im­ple­men­tar­se de manera coor­di­na­da en el mar­co eu­ro­peo, no son las más ade­cua­das. Sí es ne­ce­sa­rio un cam­bio en la es­truc­tu­ra del sis­te­ma tri­bu­ta­rio, que in­cre­men­te su efi­cien­cia y, con ella, los in­gre­sos, que en su­ma su­pon­ga más pre­sión fis­cal pe­ro no un ma­yor es­fuer­zo fis­cal pa­ra los que ya es­tán en el sis­te­ma y pa­gan sus impuestos. Te­ne­mos que re­pen­sar pro­fun­da­men­te va­rios de los impuestos pa­ra que cum­plan su fi­na­li­dad, pe­ro se re­quie­ren cam­bios es­truc­tu­ra­les que ne­ce­si­tan re­fle­xión y un con­sen­so que en es­tos mo­men­tos pa­re­ce di­fí­cil ma­te­ria­li­zar, por lo que, en ma­te­ria de impuestos, por aho­ra es me­jor ac­tuar con «sen­ti­di­ño».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.