El pri­mer afec­ta­do por la ame­ba co­me­ce­re­bros re­plan­tea el con­trol de ca­li­dad del agua en pis­ci­nas

Los ex­per­tos pi­den que se in­clu­ya en los aná­li­sis la de­tec­ción del pa­rá­si­to que cau­sa la in­fec­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - SOCIEDAD - R. ROMAR

El in­ves­ti­ga­dor Ja­cob Lo­ren­zo Mo­ra­les lle­va tiem­po in­ten­tan­do que en los aná­li­sis de la ca­li­dad del agua de las pis­ci­nas se in­clu­ya un nue­vo pa­rá­me­tro: la de­tec­ción del pa­rá­si­to Nae­gle­ria fow­le­ri. Pe­ro has­ta aho­ra siem­pre ha en­con­tra­do la mis­ma res­pues­ta por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción: «Los ca­sos son tan ra­ros que no se es­ti­ma que sean una ame­na­za». Has­ta que la ame­na­za se con­vir­tió en una reali­dad con el pri­mer afec­ta­do en Es­pa­ña por la ame­ba co­me­ce­re­bros. La ni­ña afec­ta­da, que se con­ta­gió en una pis­ci­na cli­ma­ti­za­da en To­rri­jos (To­le­do) lo- gró so­bre­vi­vir, pe­ro su ca­so es ex­cep­cio­nal ya que so­lo lo ha­cen el 3 % de una en­fer­me­dad que ac­túa co­mo una me­nin­gi­tis bac­te­ria­na y que des­tru­ye el ce­re­bro de for­ma irre­mi­si­ble.

«Creo que aho­ra que ha ha­bi­do el pri­mer ca­so las au­to­ri­da­des de­ci­di­rán ha­cer al­go, y que se cam­bie la le­gis­la­ción y se re­quie­ra el con­trol de la pre­sen­cia de es­ta ame­ba es la me­jor op­ción», ex­pli­ca Lo­ren­zo Mo­ra­les, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Ame­bas de Vi­da Li­bre en el Ins­ti­tu­to de En­fer­me­da­des Tro­pi­ca­les de Ca­na­rias y miem­bro de la Red Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Coope­ra­ti­va en En­fer­me­da­des Tro­pi­ca­les.

«La so­lu­ción —in­sis­te— no es po­ner más clo­ro en las pis­ci­nas, sino in­cluir en­tre los pa­rá­me­tros mi­cro­bio­ló­gi­cos a con­tro­lar la Nae­gle­ria fow­le­ri, lo que ya se ha­ce en países co­mo Mé­xi­co o Aus­tra­lia, pe­ro Es­pa­ña no con­si­de­ra a es­te pa­tó­geno en la nor­ma­ti­va vi­gen­te».

Ja­cob Lo­ren­zo, uno de los ma­yo­res ex­per­tos mun­dia­les en el pa­rá­si­to, es­tá se­gu­ro de que apa­re­ce­rán más ca­sos. «Por su­pues­to que sí —di­ce— y, de he­cho, hay mu­chí­si­mos ca­sos de en­ce­fa­li­tis sin agen­te cau­sal iden­ti­fi­ca­do a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal que se­gu­ro que son de­bi­dos a es­ta ame­ba». Cree que el he­cho de que no se ha­ya en­con­tra­do an­tes en Es­pa­ña no sig­ni­fi­ca «que no exis­tie­ra». «Sim­ple­men­te —advierte— no se ha­bía bus­ca­do an­tes. Así que de­tec­tar­la en aguas es­pa­ño­las no fue una sor­pre­sa». Al pa­tó­geno le «en­can­tan los cuer­pos de aguas tem­pla­das y con po­co mo­vi­mien­to», siem­pre que no sean sa­la­dos, por lo que Ga­li­cia, en prin­ci­pio, no pa­re­ce un buen des­tino pa­ra el pro­to­zoo. Pe­ro no hay que ba­jar la guar­dia. «Las tem­pe­ra­tu­ras de Ga­li­cia —pre­ci­sa— son bas­tan­te ba­jas, pe­ro es una re­gión con pis­ci­nas cli­ma­ti­za­das y bal­nea­rios don­de po­dría pro­li­fe­rar es­ta ame­ba. El con­trol de las aguas de re­creo es la me­jor op­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.