«La pes­ca es­tá en el ADN del IEO, so­mos par­te de ella, pa­ra bien y pa­ra mal»

Balguerías ad­mi­te que aún no es­tá nor­ma­li­za­do el fun­cio­na­mien­to del ins­ti­tu­to, pe­ro es­tá en vías de so­lu­cio­nar­se

La Voz de Galicia (Barbanza) - - MARÍTIMA - E. ABUÍN RE­DAC­CIÓN / LA VOZ S. SAS EFE

«La so­lu­ción al pro­ble­ma de los plás­ti­cos la te­ne­mos no­so­tros mis­mos»

Eduar­do Balguerías (Ma­drid, 1957) re­pa­só en A To­xa (en el mar­co del Fo­roA­cui) los cien años de in­ves­ti­ga­ción que se­pa­ran la épo­ca de Odón de Bueu, fun­da­dor del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Oceanografía (IEO) en 1914, y la que le ha to­ca­do di­ri­gir a él, en la que ha te­ni­do que ha­cer fren­te a una pér­di­da de plan­ti­lla im­por­tan­te y una bu­ro­cra­ti­za­ción que a pun­to ha es­ta­do de es­cle­ro­ti­zar el or­ga­nis­mo.

—¿Aún hay pro­ble­mas de li­qui­dez?

—Más que de li­qui­dez era un pro­ble­ma de no po­der ha­cer uso de los pre­su­pues­tos por las nor­mas, que no per­mi­tían gas­tar más del 50 % de lo que ha­bía en el ca­pí­tu­lo de in­ver­sio­nes. Pa­ra gas­to co­rrien­te, em­pe­za­mos la tra­mi­ta­ción de ge­ne­ra­ción de cré­di­to con car­go al ins­ti­tu­to; pa­ra las in­ver­sio­nes, hi­ci­mos una se­rie de exen­cio­nes pa­ra que per­mi­tie­ran gas­tar más de lo que nos ha­bían pues­to de te­cho. En es­to cam­bió el Go­bierno, los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do he­re­da­dos se apro­ba­ron en ju­lio, an­tes de que nos die­ran res­pues­ta, y en ellos apa­re­cen dis­po­si­cio­nes tran­si­to­rias que exi­men de la in­ter­ven­ción pre­via —otro de los pro­ble­mas— a pro­yec­tos fi­nan­cia­dos con fon­dos in­ter­na­cio­na­les. Aho­ra to­dos los OPI (or­ga­nis­mos pú­bli­cos de la in­ves­ti­ga­ción) es­ta­mos ne­go­cian­do con In­ter­ven­ción pa­ra ver qué se con­si­de­ran pro­yec­tos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les y en qué con­di­cio­nes se pue­den ges­tio­nar al mar­gen de la in­ter­ven­ción pre­via. En oc­tu­bre es­ta­mos em­pe­zan­do a re­ci­bir con­tes­ta­cio­nes. Es­ta­mos en esa eta­pa: en que nos di­gan cuá­les son las nor­mas de apli­ca­ción a es­tos pro­yec­tos y adap­tan­do nues­tras he­rra­mien­tas y per­so­nal a las exi­gen­cias que va­mos re­ci­bien­do.

—¿El fun­cio­na­mien­to es­tá nor­ma­li­za­do o per­sis­ten pro­ble­mas co­mo los que hu­bo en el IEO de Vigo, que no po­dían usar el as­cen­sor y pe­li­gra­ban investigaciones?

—Tien­de a nor­ma­li­zar­se, pe­ro to­da­vía no se pue­de de­cir que sea nor­mal, por­que es­ta­mos en esa fa­se de adap­ta­ción a las nue­vas exi­gen­cias. Es­ta­mos en esa eta­pa.

—¿Pe­ro fal­ta mu­cho pa­ra que fi­na­li­ce esa eta­pa?

—No te­ne­mos pro­ble­ma de li­qui- dez, ni nues­tros in­ves­ti­ga­do­res tie­nen li­mi­ta­cio­nes aho­ra mis­mo en el gas­to co­rrien­te. En in­ver­sio­nes es­ta­mos tra­mi­tan­do los ex­pe­dien­tes, una vez que se han apro­ba­do los Pre­su­pues­tos, y es­ta­mos adap­tan­do nues­tra ges­tión a las nor­mas que nos va dic­tan­do In­ter­ven­ción co­mo con­se­cuen­cia de la in­ter­pre­ta­ción de es­te ar­tícu­lo de la ley.

—En su ex­po­si­ción que­dó pa­ten­te que han re­du­ci­do los días de mar de­di­ca­dos a pes­ca. ¿Es­tá per­dien­do el IEO víncu­lo con la pes­ca?

—No, lo di­go ta­jan­te­men­te. Es un man­tra que re­pi­to an­te una per­cep­ción in­fun­da­da de que el IEO ha he­cho de­ja­ción de sus fun­cio­nes. En ab­so­lu­to.

—Pe­ro es cons­cien­te de esa per­cep­ción y de que es ge­ne­ra­li­za­da.

—Sí, pe­ro es una per­cep­ción no fun­da­men­ta­da en da­tos ob­je­ti­vos y yo mues­tro da­tos ob­je­ti­vos: pro­yec­tos, evo­lu­ción de los in­for­mes... Se­gui­mos ha­cien­do más in­for­mes pa­ra Pes­ca que pa­ra el res­to de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes; se­gui­mos yen­do a to­dos los gru­pos de tra­ba­jo de to­das esas or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les de pes­ca.

—¿A to­das? ¿NAFO, ICCAT...?

—Por su­pues­to. Te­ne­mos tres equi­pos tra­ba­jan­do en ICCAT, so­lo en ICCAT: San­tan­der, A Co­ru­ña y Má­la­ga. Va­mos a to­das, de ver­dad. No he­mos he­cho de­ja­ción. No he­mos de­ja­do de ha­cer ni una so­la de las cam­pa­ñas obli­ga­to­rias. Al con­tra­rio, he­mos he­cho más. Por ejem­plo, aho­ra se desa­rro­lla la de la sar­di­na, y la es­ta­mos ha­cien­do no­so­tros tam­bién pa­ra Por­tu­gal, por­que no tie­ne bar­co y el IEO lo es­tá apor­tan­do so­li­da­ria­men­te, co­mo de­be ser. Ocu­rre que an­tes el ins­ti­tu­to prác­ti­ca­men­te lo úni­co que ha­cía era pes­ca y aho­ra ha­ce­mos mu­cho más. Pe­ro eso no quie­re de­cir que ha­ya ba­ja­do el ni­vel, sino que te­ne­mos obli­ga­cio­nes que an­tes no te­nía­mos. Han apa­re­ci­do otras po­lí­ti­cas sec­to­ria­les, co­mo la di­rec­ti­va mar­co de es­tra­te­gias ma­ri­nas, la pla­ni­fi­ca­ción es­pa­cial ma­rí­ti­ma... y so­mos el or­ga­nis­mo que, por man­da­to es­ta­tu­ta­rio, te­ne­mos la obli­ga­ción de res­pon­der y po­ner me­dios. An­tes la pes­ca era lo más vis­to­so por­que prác­ti­ca­men­te era so­lo pes­ca y aho­ra se ha­bla de más co­sas. Y sin ol­vi­dar —que eso pa­re­ce que no ca­be en la ca­be­za de al­gu­nos— que am­bas co­sas es­tán re­la­cio­na­das. No ha­ría­mos bien en de­sa­ten­der esas otras po­lí­ti­cas por­que van a afec­tar o es­tán afec­tan­do ya a la pes­ca.

—Es­to es, que el IEO sigue al la­do de los pes­ca­do­res.

—Yo creo que sí. Nos es­for­za­mos mu­cho por ha­cer­les lle­gar nues­tro men­sa­je, nues­tro apo­yo, nues­tra co­la­bo­ra­ción... Es­ta­mos to­dos los días en las lon­jas, en los bar­cos de pes­ca... Yo en­tré en el ins­ti­tu­to mues­trean­do la lon­ja de San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe y em­bar­cán­do­me en los pes­que­ros que iban al Sáha­ra. La pes­ca es­tá en nues­tro ADN y so­mos par­te de ella, pa­ra bien y pa­ra mal. Las peo­res re­la­cio­nes son en­tre her­ma­nos, pe­ro con la ven­ta­ja de que se pue­den de­cir lo que quie­ren y se si­guen que­rien­do. Yo creo que es­ta­mos ahí o in­ten­ta­mos es­tar a to­das. Otra co­sa a lo me­jor es que quie­ran más, pe­ro la ver­dad es que so­mos los que so­mos y des­gra­cia­da­men­te no de­pen­de de no­so­tros.

—¿Có­mo se ha­ce más con me­nos? Por­que la plan­ti­lla al­can­zó en el 2016 su ni­vel más ba­jo.

—Con más ho­ras de tra­ba­jo, pa­ra em­pe­zar. Y lue­go con co­la­bo­ra­ción de otros gru­pos de in­ves­ti­ga­ción en cam­pos don­de no­so­tros no te­ne­mos ac­ti­vi­dad o so­mos in­su­fi­cien­tes. Ade­más, com­ple­men­ta­mos ac­ti­vi­da­des; en vez de ha­cer una cam­pa­ña de 30 días pa­ra eva­lua­ción de re­cur­sos y otra de otros 30 pa­ra otra ex­plo­ra­ción, ha­ce­mos una de 45 días pa­ra las es­tra­te­gias ma­ri­nas... Es­ta­mos in­ten­tan­do co­la­bo­rar con ins­ti­tu­cio­nes pa­ra dar el sal­to tec­no­ló­gi­co, ese que nos per­mi­ta ob­ser­var más y me­jor con me­nos cos­to.

—¿Por­que la red es­tá ob­so­le­ta?

—No es que es­té ob­so­le­ta. Aho­ra vas con un bar­co a un pun­to con­cre­to en una épo­ca del año y ob­tie­nes un va­lor; la pró­xi­ma vez que va­yas, al mes, ten­drás otro va­lor, lo que ha ocu­rri­do en­tre me­dias lo es­tás ex­tra­po­lan­do, pe­ro no sa­bes qué ha pa­sa­do. Lo que que­re­mos es sen­so­res pa­ra au­to­ma­ti­zar o tec­ni­fi­car la ob­ser­va­ción y po­der es­tar ha­cién­do­lo per­ma­nen­te­men­te. Se­ría lo ideal, pe­ro eso re­quie­re ha­cer de­ter­mi­na­das in­ver­sio­nes, desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos y en eso es­ta­mos tra­ba­jan­do, por ejem­plo con la Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia pa­ra rui­dos sub­ma­ri­nos que es uno de los des­crip­to­res, el un­dé­ci­mo, que in­tro­du­ce la es­tra­te­gia ma­ri­na.

—¿Tan­to rui­do hay ahí aba­jo?

—Esas no­ti­cias que apa­re­cen de que ha ha­bi­do ex­plo­ra­cio­nes pe­tro­lí­fe­ras o ma­nio­bras mi­li­ta­res en no sé qué si­tio y han apa­re­ci­do no sé cuan­tas ba­lle­nas muer­tas o va­ra­das... Es uno de los teó­ri­cos im­pac­tos del rui­do sub­ma­rino. Se ha de­mos­tra­do que hay una con­ta­mi­na­ción por rui­do, pe­ro tam­bién de otras on­das elec­tro­mag­né­ti­cas que no sa­be­mos muy bien cuá­les pue­den ser las con­se­cuen­cias so­bre la bio­ta y el eco­sis­te­ma. Es­to es to­do ab­so­lu­ta­men­te no­ve­do­so y nos to­ca in­ves­ti­gar­lo, co­mo el ries­go de tsu­na­mis, que aún no po­de­mos pre­de­cir. La plan­ti­lla del IEO to­có fon­do en el 2016: 143 per­so­nas me­nos que en el 2011, en el pi­co de la cri­sis. Aho­ra cre­ce­rá, pues se es­tá in­cor­po­ran­do el per­so­nal de la ofer­ta de em­pleo del 2016, un re­tra­so que es «com­pe­ten­cia mi­nis­te­rial», di­ce Balguerías.

—Por cier­to, ¿de qué mi­nis­te­rio, por­que co­mo di­ce so­lo les fal­ta pa­sar por el de Cor­te y Con­fec­ción?

—Cien­cia, In­no­va­ción y Uni­ver­si­da­des. El mi­nis­te­rio de Pe­dro Du­que, que es co­mo lo co­no­ce to­do el mun­do.

—El re­gre­so a Pes­ca, ¿des­car­ta­do?

—Per­so­nal­men­te, creo que po­de­mos dar un me­jor ser­vi­cio a la pes­ca si man­te­ne­mos cier­ta dis­tan­cia con nues­tro clien­te. Te­ne­mos una bue­na re­la­ción con la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Pes­ca y tra­ta­mos de ser­vir­les al má­xi­mo. Nos reuni­mos más con ese de­par­ta­men­to que con los de nues­tro pro­pio mi­nis­te­rio. Des­de fue­ra se le pue­de dar más y me­jor ser­vi­cio y, ade­más, in­cor­po­ran­do otras pers­pec­ti­vas que no son la pu­ra­men­te pes­que­ra. Per­dien­do ade­más esa des­con­fian­za que exis­tía de que los cien­tí­fi­cos es­cri­bían al dic­ta­do de la Se­ge­pes­ca. Nun­ca ha si­do así, pe­ro aho­ra la sos­pe­cha no se sos­tie­ne. Ade­más, así te­ne­mos ac­ce­so a más ti­pos de fon­dos.

—¿Es­tá ya «di­bu­ja­do» el sus­ti­tu­to del Cor­ni­de de Saa­ve­dra?

—Es­ta­mos ela­bo­ran­do tam­bién el plie­go de pres­crip­cio­nes téc­ni­cas: có­mo nos gus­ta­ría que fue­ra el bar­co en cuan­to a ha­bi­ta­bi­li­dad, equi­pa­mien­to cien­tí­fi­co, con­di­cio­nes de na­ve­ga­ción, emi­sión de rui­dos, es­ta­bi­li­dad... Te­ne­mos el vis­to bueno de nues­tros su­pe­rio­res, pe­ro yo has­ta que no lo vea es­cri­to, fir­ma­do y se­lla­do, no ter­mino de creer las co­sas. Es­pe­ra­mos que po­da­mos te­ner el pro­yec­to lo más pron­to po­si­ble, por­que va­mos a so­li­ci­tar fon­dos Fe­der y de­ben es­tar eje­cu­ta­dos en el 2023.

—¿De­be­mos asus­tar­nos por los plás­ti­cos y mi­cro­plás­ti­cos?

—Yo vi­vo en Ma­drid, si me asus­ta­ra ca­da día que sal­go de mi ca­sa por la con­ta­mi­na­ción, no vi­vi­ría. Es­ta­mos ex­pues­tos a tan­tos agen­tes y a tan­tas co­sas que al fi­nal te adap­tas o te mue­res de preo­cu­pa­ción. O no co­mes, ni be­bes, ni res­pi­ras, ni na­da. To­do eso hay que re­la­ti­vi­zar­lo. Hay que ser cons­cien­tes de que pue­de ha­ber un pro­ble­ma, hay que ana­li­zar­lo bien, do­cu­men­tar­lo y to­mar me­di­das una vez se lle­gue a con­clu­sio­nes. Pe­ro lo que de­cía el ex­per­to del IEO es que no de­ja de ser un pro­ble­ma de ges­tión... Si to­dos los países del mun­do nos po­ne­mos de acuer­do pa­ra prohi­bir y re­du­cir los plás­ti­cos el pro­ble­ma se re­du­ci­ría. Mau­ri­ta­nia ve­tó el plás­ti­co por­que se le mo­rían las ca­bras, que se los co­mían. Al fi­nal, la so­lu­ción la te­ne­mos no­so­tros.

«Nos reuni­mos más con la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Pes­ca que con los de nues­tro mi­nis­te­rio»

«Re­si­do en Ma­drid, si yo me asus­ta­ra por la con­ta­mi­na­ción ca­da vez que sal­go de ca­sa, no vi­vi­ría»

Balguerías em­pe­zó en la lon­ja de San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.