«Ni pío de eso, que lue­go hay gua­sa en Ar­tei­jo»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - OPINIÓN -

HE­ME­RO­TE­CA Ar­se­nio Igle­sias Par­do, vein­te años, na­tu­ral de Ar­tei­jo, cin­co par­ti­dos en el De­por­ti­vo. Una au­tén­ti­ca re­ve­la­ción.

—Ar­se­nio, to­dos ha­blan de ti y te po­nen por las nu­bes. ¿No te per­ju­di­ca­rá tan­to elo­gio?

—¡Ni ha­blar! Pri­me­ro por­que no me lo creo y lue­go, por­que aun­que me lo cre­ye­ra, yo siem­pre se­ré igual.

—A ver si es ver­dad que aho­ra eres un ra­paz sen­ci­llo y sim­pá­ti­co. ¿Có­mo te lle­gó la pri­me­ra no­ti­cia de que ibas a ju­gar con e¡ De­por­ti­vo?

—La vís­pe­ra del par­ti­do con­tra el Te­tuán, me avi­sa­ron por la ma­ña­na que me fue­ra a San­ta Cris­ti­na y no sa­lie­ra con el Ju­ve­nil de via­je. Aquel domingo no ju­gué y ya no vol­ví a sa­ber na­da has­ta que Cha­cho me avi­só que me vis­tie­ra po­co an­tes de em­pe­zar el par­ti­do con el Bar­ce­lo­na.

—¿Mu­cho mie­do?

—Más que aquel día, al domingo si­guien­te aquí fren­te al Es­pa­ñol. No co­mí ni dor­mí aque­lla noche. Y aho­ra, ape­nas sí duer­mo la noche an­tes de los par­ti­dos, Pe­ro ya voy te­nien­do más con­fian­za.

—¿Es ver­dad aque­llo de qué lla­ma­bas se­ñor Bios­ca al de­fen­sa cen­tral del Bar­ce­lo­na?

—Puro cuen­to, se lo ju­ro. Al que de­cían era a Ra­ma­llets, cuan­do le me­tí gol, que fui y le di­je: «Per­do­ne, se­ñor Ra­ma­llets; me tro­pe­zó el ba­lón en el pie y en­tró sin que­rer». ¿Us­ted cree que eso pue­de ser ver­dad?

—No lo creo, pe­ro tie­ne gra­cia...

—¡Us­ted dé­je­lo tam­bién! Tam­bién di­cen por ahí que si soy de la al­dea y no sé ha­blar más que ga­lle­go. Us­ted ya ve que ha­blo tam­bién cas­te­llano, aun­que ten­go cos­tum­bre de ha­blar ga­lle­go. Des­pués de to­do, ga­lle­go soy.

—¡Y a mu­cha hon­ra, Ar­se­nio! ¿Cuál ha si­do tu me­jor par­ti­do?

—Pues di­cen que el del Ma­drid, pe­ro yo creo que ju­gué me­jor fren­te al Bil­bao.

—¿Más fá­cil o más difícil ju­gar en Pri­me­ra que en Ter­ce­ra?

—Yo creo que la Pri­me­ra Di­vi­sión es más fá­cil. Los com­pa­ñe­ros son aquí más bue­nos y ayu­dan más, y los ti­ros es­qui­na­dos van lo mis­mo en Pri­me­ra que en Ter­ce­ra...».

—Di­me aho­ra, mi­ran­do al fu­tu­ro, ¿as­pi­ras a ser in­ter­na­cio­nal?

—¡No me ha­ga pa­re­cer fa­ro­le­ro, hom­bre! Lo cier­to es que los que lo fue­ron, em­pe­za­ron co­mo yo.

—Há­bla­me de tu fa­mi­lia. ¿Mu­chos her­ma­nos?

—Nue­ve. Yo soy el más pe­que­ño. Pe­ro, ¿us­ted cree que eso tie­ne in­te­rés?

—Qui­zás. ¿El úni­co fut­bo­lis­ta de la fa­mi­lia?

—So­mos cua­tro va­ro­nes y to­dos he­mos ju­ga­do al fútbol. Cla­ro que mis her­ma­nos ju­ga­ron allí en Ar­tei­jo.

—¿Te han vis­to ju­gar tus pa­dres al fútbol?

—Nun­ca. Mi pa­dre tie­ne 75 años y no sa­be na­da de fútbol.

—¿Y la ra­pa­za?

—¡No ha­ble de ella, que lue­go hay gua­sa en Ar­tei­jo!

—¿Gua­pa?

—Gua­pí­si­ma pa­ra mí, Pe­ro no di­ga na­da, ¿eh?

—Na­da. ¿As­pi­ras a ca­sar­te pron­to?

—Eso ya ve­re­mos, pe­ro ya sa­be. Ni pío de es­to.

—¿Cuán­to te pa­gan aho­ra, Ar­se­nio?

—Me da­ban ocho­cien­tas al mes, pe­ro aho­ra co­bro co­mo to­dos. Mil qui­nien­tas. Y 43.000 por cin­co años y do­ce mil por tem­po­ra­da ju­gan­do cin­co par­ti­dos. No es­tá mal.

—Ima­gi­na que el Ma­drid te die­ra, por ejem­plo, se­te­cien­tas cin­cuen­ta mil pe­se­tas...

—Si el De­por­ti­vo me die­ra me­dio mi­llón, aquí me que­da­ba, Pe­ro pa­gan­do bien, a la mis­ma Chi­na me voy yo.

—¿Es cier­to que te re­ga­la­ron un abri­go en Ma­drid?

—Sí, pe­ro eso no creo que ten­ga in­te­rés pa­ra po­ner. Fue un re­ga­lo del pre­si­den­te.

—¿Y que le han di­cho que si le mar­cas dos go­les al Atlé­ti­co le re­ga­lan aho­ra un tra­je?

—No. Ve­rá us­ted. Lo que me han di­cho es que si les me­to dos go­les al Atlé­ti­co voy a sa­lir de Ria­zor más ele­gan­te que Pi­ta.

—¿Qué ju­ga­dor ad­mi­ras más en Es­pa­ña, Ar­se­nio?

—De los que he vis­to. Pa­ni­zo, Pe­ro al que le ten­go más sim­pa­tía es a Za­rra.

—¿Qué es lo que me­jor ha­ces en el cam­po?

—Yo creo que el dri­bling, pe­ro eso de­be de­cir­lo otro, no yo.

—¿Le ga­na­réis al Atlé­ti­co de Ma­drid?

—Se ha­rá siem­pre lo que se pue­da. Y a ver si les ro­ba­mos los dos pun­tos.

—Cui­da­do con eso, que te van a lla­mar Ar­se­nio Lu­pin...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.