«Los ar­gen­ti­nos he­mos he­re­da­do bue­na par­te del pro­ver­bial hu­mor ga­lle­go»

Les Lut­hiers traen a Vi­go, San­tia­go y A Co­ru­ña «Vie­jos haz­me­rreí­res», una an­to­lo­gía de 51 años de tra­yec­to­ria

La Voz de Galicia (Barbanza) - - CULTURA - JORGE MARONNA COM­PO­NEN­TE DE LES LUT­HIERS XESÚS FRA­GA

Les Lut­hiers tie­nen en Ga­li­cia y As­tu­rias un ta­lis­mán. Em­pie­zan aquí sus gi­ras es­pa­ño­las, ya que, afir­man, les ase­gu­ra el éxi­to en el res­to de sus ci­tas. El con­jun­to ar­gen­tino tie­ne con­cer­ta­das ac­tua­cio­nes en el Au­di­to­rio Mar de Vi­go (del 16 al 18 de es­te mes), el Pa­la­cio de Con­gre­sos de San­tia­go (del 22 al 24) y el Pa­la­cio de la Ópe­ra de A Co­ru­ña (del 27 al 30 más el 1 de di­ciem­bre). Las en­tra­das pue­den ad­qui­rir­se en Tic­ke­tea y Ata­qui­lla. «Cuan­do en 1990 vi­ni­mos a Ga­li­cia por pri­me­ra vez fui­mos re­ci­bi­dos con un en­tu­sias­mo no­ta­ble. A par­tir de ese mo­men­to de­ci­di­mos em­pe­zar aquí nues­tras gi­ras, por­que el cá­li­do pú­bli­co ga­lle­go nos ayu­da a afir­mar­nos en las pri­me­ras fun­cio­nes de un es­pec­tácu­lo en Es­pa­ña. Es­ta es nues­tra no­ve­na vi­si­ta a Ga­li­cia, que pa­ra no­so­tros se­rá, co­mo las an­te­rio­res, de pla­cer ar­tís­ti­co, cul­tu­ral, tu­rís­ti­co y gas­tro­nó­mi­co», ex­pli­ca Jorge Maronna (Bue­nos Ai­res, 1948), co­fun­da­dor del gru­po.

—¿Hay en­ton­ces una co­ne­xión especial con el pú­bli­co ga­lle­go?

—Guar­do en una car­pe­ta el re­cor­te de un pe­rió­di­co ga­lle­go de 1993 cu­yo tí­tu­lo po­ne «Co­las de has­ta do­ce ho­ras pa­ra ver a Les Lut­hiers». ¡Su­fri­do pú­bli­co el de esa épo­ca sin In­ter­net! Aquí se prac­ti­ca un sen­ti­do del hu­mor muy afi­la­do y sos­pe­cho que, con la in­mi­gra­ción en nues­tro país, los ar­gen­ti­nos he­mos he­re­da­do bue­na par­te de ese pro­ver­bial hu­mor ga­lle­go.

—«Vie­jos haz­me­rreí­res» es una an­to­lo­gía: ¿có­mo eli­gen en­tre un re­per­to­rio de 51 años?

—Pa­ra ha­cer esa se­lec­ción te­ne­mos en cuen­ta di­fe­ren­tes cri­te­rios; en­tre ellos, la efi­ca­cia hu­mo­rís­ti­ca, la va­rie­dad en los gé­ne­ros mu­si­ca­les, la pre­sen­cia de ins­tru­men­tos in­for­ma­les y la al­ter­nan­cia en los pro­ta­go­nis­mos de ca­da uno de los in­te­gran­tes. En la prác­ti­ca, ca­da lut­hier pre­pa­ra una lis­ta con sus pro­pues­tas y, con la su­ma de to­das ellas, ha­ce­mos una lis­ta que se irá de­pu­ran­do en su­ce­si­vas reunio­nes. Co­mo es ha­bi­tual que ha­ya­mos ol­vi­da­do bue­na par­te de las pie­zas pro­pues­tas te­ne­mos que acu­dir a YouTu­be a ver­las (es más rá­pi­do que po­ner el deu­ve­dé). Si se tra­ta de obras muy añe­jas so­le­mos pro­bar­las en pú­bli­co pa­ra con­fir­mar si man­tie­nen su efi­ca­cia o la per­die­ron con el tiem­po. Es­to úl­ti­mo nos ocu­rrió con El Rey Enamo­ra­do, una can­ción que cuan­do se es­tre­nó en los años 70 era muy reide­ra, pe­ro cuan­do dé­ca­das des­pués la re­pu­si­mos en una an­to­lo­gía fue re­ci­bi­da con un si­len­cio res­pe­tuo­so. Nun­ca su­pi­mos la cau­sa de tan ines­pe­ra­da caí­da en des­gra­cia (en to­do el sen­ti­do de es­ta pa­la­bra). Por otra par­te, so­le­mos es­tre­nar es­pec­tácu­los ex­ce­di­dos en tiem­po pa­ra qui­tar lue­go lo que nos pa­rez­ca me­nos bueno.

—Traen tam­bién un nú­me­ro nue­vo, «Re­ce­ta pos­tre­ra».

—Es­ta pie­za na­ció cuan­do nues­tro lut­hier Hu­go Domínguez cons­tru­yó un ins­tru­men­to con sar­te­nes, ca­ce­ro­las y cu­cha­ras de ma­de­ra, al que bau­ti­za­mos Ba­te­ría de co­ci­na. Era ló­gi­co que, pa­ra una can­ción con ese ins­tru­men­to, el te­ma ade­cua­do fue­ra el gas­tro­nó­mi­co. Co­mo es­ta­ba di­se­ña­do pa­ra ser eje­cu­ta­do por dos per­so­nas re­cu­pe­ra­mos unos per­so­na­jes que te­nía­mos en Pa­sión Bu­có­li­ca, las an­cia­nas Cla­ri­ta y Ro­sa­ri­to, y so­bre la mis­ma me­lo­día que ha­bían can­ta­do años atrás las pu­si­mos aho­ra a ex­pli­car al pú­bli­co có­mo se pre­pa­ran las crê­pes. Co­mo esas vie­ji­tas no se lle­van de­ma­sia­do bien, ca­da una can­ta su re­ce­ta in­ten­tan­do ta­par a la otra.

—Han di­cho que la ac­tua­li­dad no era es bue­na fuen­te pa­ra su hu­mor. Sin em­bar­go, ella, to­zu­da, in­sis­te: ahí es­tá Trump. ¿Le da­rán al­gún día el gus­to?

—La ac­tua­li­dad le brin­da al hu­mo­ris­ta una gran va­rie­dad de te­mas, y ob­via­men­te Trump es una fuen­te inago­ta­ble de ma­te­rial, pe­ro des­de el co­mien­zo del gru­po nues­tro estilo fue por otros ca­mi­nos. La ma­yor par­te de nues­tro re­per­to­rio se man­tie­ne lo­zano y vi­gen­te a pe­sar del tiem­po por­que el hu­mor de Les Lut­hiers fue siem­pre atem­po­ral y uni­ver­sal. Creo que los per­so­na­jes reales más «mo­der­nos» que apa­re­cen men­cio­na­dos en nues­tras obras son Ar­quí­me­des y Tha­les de Mi­le­to.

Maronna, con uno de los ca­rac­te­rís­ti­cos ins­tru­men­tos de Les Lut­hiers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.