Ejem­pla­res de­tec­ta­dos en Tou­ri­ñán dan cuen­ta de co­lo­nias de vi­són ame­ri­cano

Se tra­ta de una es­pe­cie in­va­so­ra que pue­de re­sul­tar muy da­ñi­na pa­ra el eco­sis­te­ma

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - J. V. LA­DO

«Ti­ña vis­to así al­gún por aí, pe­ro ca­tro en fi­la in­dia, nun­ca, así que su­po­ño que ten que ha­ber moi­tos máis», ex­pli­ca Carlos Pé­rez Vidal, un pes­ca­dor afi­cio­na­do de Mu­xía que la se­ma­na pa­sa­da se to­pó con es­te gru­po de vi­so­nes ame­ri­ca­nos en Tou­ri­ñán, en una zo­na cos­te­ra ro­co­sa. «Fun pes­car o ven­res e ato­pei­nos, pa­re­ceu­me moi re­cha­man­te, e te­ñen que ser vi­sóns ame­ri­ca­nos se­gu­ro —eu­ro­peos non son den­de lo­go— por­que non hai ou­tro ani­mal co que se poi­dan con­fun­dir, úni­co a lon­tra [nu­tria en cas­te­llano], pe­ro as lon­tras son o do­bre de gran­des», de­ta­lla.

«Adáp­tan­se moi ben ao mar e fan moi­to dano, por­que por aquí é zo­na de ca­za e co­men coellos, ra­tos, de to­do», se­ña­la Carlos, que lo de­fi­ne co­mo «un ani­mal moi da­ñino» ya que no es pro­pio de es­tas tie­rras y se con­si­de­ra una es­pe­cie in­va­so­ra.

Es­tas im­pre­sio­nes así por en­ci­ma del pes­ca­dor mu­xián las cons­ta­ta en bue­na me­di­da el ve­te­ri­na­rio cor­cu­bio­nés Fran­cis­co Ja­vier Le­ma Fuen­tes, gran co­no­ce­dor del te­rri­to­rio y muy afi­cio­na­do al es­tu­dio de los ani­ma­les, par­ti­cu­lar­men­te del lo­bo, pe­ro de los eco­sis­te­mas en su con­jun­to. «Sí que hay mu­chos y por to­das par­tes. Tie­nen sen­ti­do que se vean así unos cuan­tos jun­tos por­que pa­ren so­bre abril-ma­yo y es ló­gi­co que pue­dan an­dar por ahí con las crías» ex­pli­ca Le­ma, quien in­ci­de en se tra­ta de ani­ma­les con una ca­pa­ci­dad re­pro­duc­to­ra muy ele­va­da, aun­que no cree que en el me­dio na­tu­ral —dis­tin­to es lo que ocu­rre en las gran­jas— pue­dan criar más de una o dos ve- ces por año. «Es mu­cho más vo­raz que la nu­tria y co­me un po­co de to­do: crus­tá­ceos, ni­dos... Son om­ní­vo­ros», aña­de.

La im­pre­sión de Le­ma, aún sin co­no­cer el ca­so en con­cre­to y sin te­ner oca­sión, ló­gi­ca­men­te, de ver es­tos ejem­pla­res; es que se pue­da tra­tar de ani­ma­les des­cen­dien­tes de los que fue­ron li­be­ra­dos en va­rias gran­jas ga­lle­gas en los años 2005 y 2006. No ne­ce­sa­ria­men­te, a su jui­cio, se tu­vie­ron que pro­du­cir nue­vas suel­tas o fu­gas. De he­cho, aun­que hu­bo va­rias ex­plo­ta­cio­nes de es­te ti­po por el en­torno, aho­ra no se tra­ta de un ne­go­cio que es­té pre­ci­sa­men­te en au­ge en la co­mar­ca.

La al­ta ca­pa­ci­dad in­va­si­va de es­ta es­pe­cie, se­gún ana­li­za Le­ma Fuen­tes, le vie­ne da­da «por­que ape­nas tie­ne com­pe­ti­do­res» en es­ta zo­na, sal­vo la nu­tria, que ca­re­ce de esa ca­pa­ci­dad co­lo­ni­za­do­ra. Tam­po­co hay pes­tes ni gran­des en­fer­me­da­des que le afec­ten y los de­pre­da­do­res a los que es­tán so­me­ti­dos son muy li­mi­ta­dos, «lo úni­co al­gu­nas aves ra­pa­ces, ti­po azor o así que pue­den co­ger­le las crías cuan­do son pe­que­ñas», di­ce.

El ve­te­ri­na­rio com­pa­ra el ca­so con el de la avis­pa asiá­ti­ca, en bo­ca de to­dos en los úl­ti­mos años y tam­bién es­te ve­rano, en el que la pro­li­fe­ra­ción de ni­dos por la co­mar­ca es­tá sien­do muy ele­va­da. «Las es­pe­cies cuan­do en­cuen­tran un ni­ño nue­vo, si se adap­tan bien, se ex­pan­den rá­pi­da­men­te has­ta que el pro­pio en­torno va crean­do sus pro­pios me­ca­nis­mos de con­trol de las po­bla­cio­nes», es­pe­ci­fi­ca.

Lo que no ha vis­to nun­ca Le­ma por la Cos­ta da Mor­te, o al me­nos no se ha da­do cuen­ta de ello, es un vi­són eu­ro­peo. «Eso es co­mo el uro­ga­llo. Se tra­ta de una de las es­pe­cies más ame­na­za­das de ex­tin­ción que te­ne­mos. Ade­más, son di­fí­ci­les de iden­ti­fi­car por­que so­lo se dis­tin­guen por una ra­yi­ta blan­ca que tie­nen y aun­que lo vie­se pen­sa­ría que es un vi­són ame­ri­cano y ni me fi­ja­ría».

La si­tua­ción pa­ra la va­rian­te eu­ro­pea es ver­da­de­ra­men­te dra­má­ti­ca se­gún se­ña­lan los es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria, que cal­cu­lan — es di­fí­cil sa­ber con cer­te­za— que hay unos 500 ejem­pla­res en to­da Eu­ro­pa. De he­cho, uno de las prin­ci­pa­les ame­na­zas que tie­ne, apar­te de las des­truc­ción de sus há­bi­tats, al­gún co­mún a to­das las es­pe­cies ame­na­za­das, es la com­pe­ten­cia del pro­pio vi­són ame­ri­cano, in­tro­du­ci­do por la in­dus­tria pe­le­te­ra y que, se­gún al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas ha­bría que eli­mi­nar del me­dio na­tu­ral eu­ro­peo.

CARLOS PÉ­REZ VIDAL

Gru­po de vi­so­nes en­tre las ro­cas de Tou­ri­ñán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.