La Cos­ta da Mor­te guar­da rin­co­nes con mu­cho en­can­to y ape­nas co­no­ci­dos: es­tos son 10

No siem­pre es fá­cil lle­gar, pe­ro va­le la pe­na: la par­te me­nos co­no­ci­da de la co­mar­ca guar­da te­so­ros

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - PORTADA - PA­TRI­CIA BLAN­CO

En cier­tos lu­ga­res a uno le pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do el es­con­di­te del mun­do, el es­pa­cio por el que des­apa­re­ce to­do, el punto don­de lo de­más se pa­ra. La Cos­ta da Mor­te son sus fa­ros, la cas­ca­da de O Éza­ro o el san­tua­rio de A Bar­ca, pe­ro son tam­bién es­con­dri­jos de esos en los que el vi­si­tan­te lle­ga a pre­gun­tar­se si se­rán de ver­dad o no. La for­ma y los co­lo­res de la Fur­na das Gra­llas, un tem­plo na­tu­ral de unos 60 me­tros si­tua­do en la cos­ta orien­tal de Mal­pi­ca y a la que so­lo se pue­de ac­ce­der si hay ma­reas vi­vas, pa­re­ce di­fí­cil­men­te ima­gi­na­ble por la men­te hu­ma­na. Es la au­tén­ti­ca ca­te­dral de los mil co­lo­res, co­mo tam­bién po­dría ser­lo la Co­va da Xer­pa, en las in­me­dia­cio­nes de la Area Pe­que­na de Sei­ru­ga. En lo al­to de los Pe­ne­dos de Pa­sa­re­la (Vi­mian­zo), la Da­ma da Cos­ta do­mi­na el ho­ri­zon­te. Im­po­si­ble no ba­jar im­pac­ta­do por las fi­gu­ras de un mu­seo pé­treo al ai­re li­bre que, sin du­da, es úni­co.

Co­no­ci­da es la Pe­dra de Aba­lar de Mu­xía o tam­bién la Pe­dra Ca­bal­ga­da de Dum­bría, pe­ro me­nos las aba­la­doi­ras que hay por Vi­mian­zo o la Pe­dra da Ca­bir­ta, en el mon­te Sil­vo­so de A La­ra­cha. ¿Quién ri­ge los de­sig­nios de su equi­li­brio? ¿Y quién se acuer­da de las an­ti­guas abe­lla­ri­zas? To­da­vía que­dan de es­tas es­truc­tu­ras en el mon­te Fa­ro vi­mian­cés, co­bi­jo de col­me­nas, algunas ocul­tas por la ma­le­za. La Cos­ta da Mor­te es asi­mis­mo una me­ca por sus pe­tro­gli­fos. En Cor­me es­tá uno de los más atrac­ti­vos mu­seos de ar­te ru­pes­tre de Ga­li­cia, con es­ta­cio­nes co­mo las de A Fiei­tei­ra u O Pe­tón da Cam­paí­ña. En Dum­bría, a pie del Ca­mi­ño, se en­cuen­tran los de Pe­dra An­cha. Mis­te­rios de be­lle­za se es­con­den en rin­co­nes co­mo la ca­la de Area das Va­cas de Ca­ba­na o la Fur­na Fu­ra­da, en la par­te más des­co­no­ci­da de la cos­ta car­ba­lle­sa. So­bre­vi­ven te­so­ros mol­dea­dos por una na­tu­ra­le­za a ve­ces ol­vi­da­da, lu­ga­res de sue­ños y cas­ca­das, co­mo en Cam­be­da (Vi­mian­zo). Na­die pue­de per­ma­ne­cer ajeno a la le­yen­da del Po­zo da For­ca (Ca­ba­na) o a la ma­gia de un lu­gar co­mo las pie­dras es­cri­tas o Pe­dra dos Na­mo­ra­dos de La­xe. ¿Qué tu­vo que ver Isi­dro Parga Pon­dal pa­ra que ha­ya de­ve­ni­do un lu­gar de ins­crip­cio­nes? Es­tos diez pa­raí­sos son so­lo una pe­que­ña par­te de la Cos­ta da Mor­te que se es­con­de, la otra Cos­ta da Mor­te. To­da­vía guar­da, por su­pues­to, mu­chí­si­mos otros más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.