El co­chi­ño re­tó al chu­rras­co en Cer­ce­da

Unas 250 ra­cio­nes se ven­die­ron a me­dio­día en la 15.º edi­ción del en­cuen­tro ce­le­bra­do en O Ace­ve­do

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA -

Ra­ra es la se­ma­na, al me­nos en ve­rano, en la que no hay una ce­le­bra­ción gas­tro­nó­mi­ca en la Cos­ta da Mor­te. No obs­tan­te, exis­ten algunas ca­pi­ta­les y que con­gre­gan a mi­les de per­so­nas, co­mo la Fes­ta do Co­chi­ño ce­le­bra­da ayer en O Ace­ve­do (Cer­ce­da), que acu­mu­la quin­ce años. Su po­der se ex­pan­de más allá del mu­ni­ci­pio y así es­ta­ba allí ayer Ma­nuel Va­re­la, ve­cino de Ar­tei­xo, de 77 años. Acu­de con su fa­mi­lia des­de ha­ce co­sa de tres años: «An­tes non sa­bía que ha­bía es­ta cou­sa». Pa­ra co­mer eli­gie­ron al­go de to­do (co­chi­ño, chu­rras­co, pul­po...), por­que aun­que el co­chi­ño es el rey lo otro no se que­da atrás, ni mu­cho me­nos. «Es­te ano so­mos 11», con­ta­ba Ma­nuel. Luis Jun­cal, tra­ba­ja­dor del Con­ce­llo, se pre­pa­ra­ba a eso de las sie­te y cuar­to de la tar­de pa­ra ser­vir la ce­na. Con­tó unas 250 ra­cio­nes de co­chi­ño ven­di­das a me­dio­día (que­da­ban unas 50 o 60 pa­ra la no­che). El ani­mal le hi­zo fren­te al chu­rras­co, pe­ro co­mo ha­bía di­cho en Ra­dio Voz Ber­gan­ti­ños

Al­ba Fer­nán­dez, téc­ni­co de Cul­tu­ra en Cer­ce­da, es­te úl­ti­mo en Ga­li­cia ti­ra mu­cho, y así se vio en el nú­me­ro: 1.500 ra­cio­nes (y 500 de pul­po). Luis es­ta­ba más que sa­tis­fe­cho de có­mo ha­bía sa­li­da la jor­na­da y ci­fra­ba en has­ta 8.000 per­so­nas las que po­día ha­ber en O Ace­ve­do es­pe­ran­do por las or­ques­tas. «Un am­bien­te to­tal, a to­pe», re­su­mía, mien­tras en

fren­te veía a la Pa­no­ra­ma y el Com­bo Do­mi­ni­cano pre­pa­ra­dos pa­ra ac­tuar (Ma­nuel, por ejem­plo, de­cía que se iba a que­dar al bai­le, aun­que te­mía al­go por los es­ce­na­rios y el vien­to). En asis­ten­cia se­rá una fies­ta que se re­cuer­de: «De­be ha­ber cin­co ou seis anos que non se con­se­guía xun­tar a es­tas dúas or­ques­tras no mes­mo día», so­pe­sa­ba Luis. Pa­ra aten­der a tan­tos co­men­sa­les

fue­ron pre­ci­sos unos 28 vo­lun­ta­rios. Quin­ce años de co­chi­ño ya con­vier­ten a Cer­ce­da en to­da una ve­te­ra­na. Pa­ra el año, más. A eso de las dos y me­dia de la ma­dru­ga­da, con­ta­ba Al­ba, te­nían pre­vis­to dar por aca­ba­da la fies­ta, da­do que la ver­be­na arran­ca­ba an­tes de lo ha­bi­tual, por ser una ce­le­bra­ción gas­tro­nó­mi­ca cen­tra­da en las me­rien­das y en la co­mi­da fa­mi­liar.

BASILIO BE­LLO

El co­chi­ño asa­do es el gran pro­ta­go­nis­ta de la ce­le­bra­ción gas­tro­nó­mi­ca en Cer­ce­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.