El rit­mo de gas­to en las ver­be­nas es in­sos­te­ni­ble en mu­chas pa­rro­quias

Las co­mi­sio­nes en­deu­da­das y las ce­le­bra­cio­nes que des­apa­re­cen es­tán a la or­den del día

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - PORTADA - J. V. LADO

Aho­ra ha sa­li­do a la luz el ca­so de la Xun­quei­ra de Cee, que des­ta­ca mu­cho por la re­le­van­cia que tie­ne la fies­ta y por la im­pli­ca­ción del Con­ce­llo, pe­ro de­trás hay una reali­dad ca­da vez más evi­den­te: el rit­mo de gas­to en las ver­be­nas se ha ido de las ma­nos en los úl­ti­mos años y abun­dan los ca­sos de co­mi­sio­nes que que­dan em­pe­ña­das y de ce­le­bra­cio­nes que des­apa­re­cen di­rec­ta­men­te por es­te motivo o por­que las re­cau­da­cio­nes son muy in­fe­rio­res a las ex­pec­ta­ti­vas y no se lle­ga a las pro­gra­ma­cio­nes desea­das.

Un em­pre­sa­rio vi­mian­cés que co­no­ce bien el sec­tor, in­clu­so co­mo or­ga­ni­za­dor, es ta­jan­te y afir­ma que «as fes­tas pe­ri­gan». Sa­be de ca­sos de co­mi­sio­nes aho­ga­das por las deu­das y otras que tie­nen que com­pen­sar du­ran­te años los ma­los re­sul­ta­dos de al­gu­na edi­ción. Iden­ti­fi­ca va­rios fac­to­res, principalmente el bo­te­llón, pe­ro tam­bién las re­gu­la­cio­nes que es­tán acor­tan­do la du­ra­ción «por­que se as ba­rras non fun­cio­nan os car­tos non dan e non é o mes­mo o que fac­tu­ras de do­ce a dúas que de ca­tro a seis». A su jui­cio la fórmula es sen­ci­lla: «Non po­des ir máis alá dos car­tos cos que con­tas e, des­pois, se du­ran­te uns anos che van que­dan­do aí uns car­ti­ños, pois apro­vei­tas e fas un­ha fes­ta co­mo é de­bi­do, traes a Pa­rís a Pa­no­ra­ma ou o que che dea a ga­na». Y es que en el ca­ché de es­tos gru­pos tan co­no­ci­dos es­tá la cla­ve mu­chas ve­ces «por­que se non traes un­ha des­tas [el aba­ni­co in­clu­ye tam­bién el Combo Do­mi­ni­cano y Olym­pus] non tés xen­te e se a traes tra­ba­llas pa­ra a or­ques­tra», con­clu­ye.

Otro pro­fe­sio­nal del sec­tor de Cee di­ce que él no tie­ne gran­des pro­ble­mas de im­pa­gos, sal­vo por par­te de al­gún agen­te «por­que tam­bién hay mu­cho cai­mán por ahí que se quie­re ha­cer de oro a cuen­ta de los de­más», y cuan­do se pro­du­cen es­tas si­tua­cio­nes «nor­mal­men­te lo que ha­ces es in­ten­tar arre­glar con el año si­guien­te y com­pen­sar». Eso sí, per­ci­be que el pre­cio de las or­ques­tas se es­tá dis­pa­ran­do «por­que tam­bién quie­ren ha­cer su agos­to, nun­ca me­jor di­cho, y una me­dia­na que en otras fe­chas traes por 3.000 o 3.500 eu­ros aho­ra se te va a los 8.000» y pa­ra los días cen­tra­les de es­te pró­xi­mo mes en fi­nes de se­ma­na y vís­pe­ras de fes­ti­vo «una de las gran­des an­dan por en­ci­ma de los 20.000 eu­ros».

Lue­go, a la ho­ra de cua­drar las cuen­tas hay una se­rie de ries­go im­por­tan­tes, co­mo que las fe­chas coin­ci­dan con otra ce­le­bra­ción pró­xi­ma o más atrac­ti­va, al­go que ocu­rre con fre­cuen­cia, y, so­bre todo, la cli­ma­to­lo­gía, por­que una noche de llu­via es ca­si ga­ran­tía de pro­ble­mas eco­nó­mi­cos ya que no se hace la ca­ja pre­ten­di­da.

Al mar­gen del de­ba­te que pue­da exis­tir so­bre la can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les que se po­drían or­ga­ni­zar du­ran­te todo el año con el di­ne­ro que mu­chas pa­rro­quias gas­tan en solo un par de días, hay otra reali­dad que pa­sa mu­chas ve­ces des­aper­ci­bi­da y es que los prin­ci­pa­les fi­nan­cia­do­res de las ce­le­bra­cio­nes son per­so­nas que, mu­chas ve­ces, ni si­quie­ra par­ti­ci­pan en ellas, o no al me­nos en la par­te que ge­ne­ra más gas­tos, que es la ver­be­na noc­tur­na. Así es­tán a la or­den del día las si­tua­cio­nes de ca­sas que apor­tan cuo­tas de 50, 60 y hasta 100 eu­ros, cuan­do real­men­te nin­guno de los miem­bros asis­te a las ac­tua­cio­nes, sino que es­tas es­tán lle­nas de jó­ve­nes de otras pa­rro­quias, en mu­chos ca­sos con su pro­pia be­bi­da en bol­sas, con lo que su apor­ta­ción re­sul­ta prác­ti­ca­men­te nu­la.

Además, va­rios or­ga­ni­za­do­res con­sul­ta­dos cons­ta­tan otra cir­cuns­tan­cia: cuanto más ur­ba­na es una lo­ca­li­dad, me­nos con­tri­bu­yen los ve­ci­nos con las fies­tas, hasta el pun­to de que pa­rro­quias pe­que­ñas y ru­ra­les —el ca­so de Car­nés es el más lla­ma­ti­vo— reúnen mu­cho más di­ne­ro que vi­llas prin­ci­pa­les.

BA­SI­LIO BE­LLO

Las or­ques­tas más co­no­ci­das su­po­nen el grue­so del gas­to en las ce­le­bra­cio­nes populares.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.