«As ga­le­rías ti­ve­ron moi­ta mar­cha»

Afir­ma que la rúa No­va de Abai­xo de San­tia­go es­tá pa­ra­da por fal­ta de apar­ca­mien­tos

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - LA VOZ DE CARBALLO - XO­SÉ MA­NUEL CAM­BEI­RO Ma­ría del Car­men de la Fuen­te Sán­chez Co­mer­cian­te

¿Esta es la tien­da más vie­ja de El Pa­sa­je? «Sí, sí». Quien res­pon­de es Ma­ría del Car­men, la due­ña del lo­cal de de­co­ra­ción Iru­sa. Na­ció en Ve­dra y en su me­mo­ria infantil es­tá el ir a la Su­sa­na a co­ger el Cas­tro­mil pa­ra ve­nir a San­tia­go. Hace me­dio si­glo de esta ima­gen.

Com­pos­te­la es su vi­da des­de que un día ella y su ma­ri­do, pin­tor, de­ci­die­ron ha­cer­se con un hue­co co­mer­cial en ese pa­sa­di­zo as­cen­den­te de Rúa No­va de Abai­xo. Hace de ello 39 años. «Éra­mos xo­ves, sen ex­pe­rien­cia, pe­ro lan­za­dos», di­ce Ma­ri­car­men, quien no ve hoy esa ini­cia­ti­va de an­ta­ño: «Da­que­la non ti­ña­mos na­da que per­der, e si moi­tas ga­nas de tra­ba­llar e nin­gún me­do a em­pe­zar». Los tiem­pos an­tes eran «me­llo­res» y se sa­lía de to­das las cri­sis «pe­ro esta non ten fin».

Con el tiem­po, la ca­lle co­gió am­bien­te: «Eran épo­cas de mar­cha, coas ga­le­rías cheas de ba­res». El Día del Após­tol «non te po­días mo­ver». Sí que eran tiem­pos. En El Pa­sa­je sub­sis­ten al­gu­nos ne­go­cios, in­clui­do un pub que Ma­ri­car­men pre­fe­ri­ría que fue­se un bar o una tien­da. «As ga­le­rías es­tán un pou­co mor­tas, pe­ro to­das», sub­ra­ya. Y la pro­pia rúa No­va de Abai­xo tam­bién: «De­bía ha­ber apar­ca­men­tos. Non hai zo­na de car­ga e des­car­ga. O Con­ce­llo di que é cul­pa dos ve­ci­ños. O ca­so é que a rúa es­tá pa­ra­da por fal­ta de es­ta­cio­na­men­to».

El ne­go­cio, ob­via­men­te, evo­lu­cio­nó acor­de con los tiem­pos, pe­ro las ven­tas se re­du­je­ron: «An­tes ven­dia­mos moi­to, e pa­gá­ba­mos pou­cos im­pos­tos. Pou­cos non, na­da, com­pa­ra­do con ho­xe. Ago­ra hai que tra­ba­llar me­dio ano pa­ra pa­ga­los». Los au­tó­no­mos es­tán «as­fi­xia­dos» y sin ayu­das de na­die. Y si en­ci­ma sur­gen gran­des áreas con sus venta- jas de pár­king, peor. Así lo sien­te y lo la­men­ta Ma­ri­car­men.

El pa­no­ra­ma que ob­ser­va lo pin­ta­ría con sus pin­ce­les de os­cu­ro: «Vai che­gar un mo­men­to en que vaias po­las rúas cheas de lo­cais pe­cha­dos». Pa­re­ce­rá una ciu­dad fan­tas­ma «pe­ro se é o que que­ren os go­ber­nan­tes hai que dei­xa­los, aín­da que o bo­ni­to é ver co­mer­cios, luz e mo­ve­men­to».

Fa­mi­lia­ri­dad

Otro de los sig­nos de mu­dan­za que ad­vier­te Ma­ri­car­men en la zo­na es que an­tes los co­mer­cian­tes se lle­va­ban me­jor que aho­ra. Pe­ro los ma­yo­res se han ido mar­chan­do y han ve­ni­do ven­de­do­res de «no­vas ideas», y ya no exis­te aque­lla fa­mi­lia­ri­dad: «Iso es­ta­se per­den­do». La gen­te es más in­de­pen­dien­te «e non fa­la con nin­guén». Nom­bre. Ma­ría del Car­men de la Fuen­te Sán­chez na­ció en Ve­dra

Profesión. Co­mer­cian­te y due­ña de la tien­da más an­ti­gua de El Pa­sa­je

Rincón. El lugar co­mer­cial en el que se mue­ve, por­que es su vi­da du­ran­te ca­si cua­ren­ta años

Du­ran­te la ci­ta en la tien­da, jun­to al mos­tra­dor, son va­rios los clien­tes que en­tran y pe­gan he­bra con la due­ña. Un se­ñor sa­le y le va a bus­car un ca­fé con chu­rros: «Eu son un pou­co psi­có­lo­ga. Ás ve­ces ve­ñen per­soas que che con­tan as súas pe­nas e as súas cir­cuns­tan­cias ou che pi­den con­se­llos. De­bo ter ca­ra de psi­có­lo­ga». Es­tas co­sas se van que­dan­do en los ne­go­cios tra­di­cio­na­les: «O tra­to humano, a char­la coa xen­te, es­tan­se per­den­do ta­mén». Los nuevos ti­pos de ne­go­cios es­tán en otra on­da di­fe­ren­te.

¿Qué es lo que más se ven­de aquí, Ma­ri­car­men? «Ma­nua­li­da­des e be­las ar­tes». Un jo­ven se aca­ba de lle­var pin­ce­les y pin­tu­ras. Re­cuer­da la co­mer­cian­te co­mo an­ta­ño las pin­tu­ras se ven­dían al pe­so, al­go que pa­só a me­jor vi­da. «Gra­zas a Deus», apos­ti­lla. Hoy se ven­den por mi­li­li­tros.

El ne­go­cio se ha­lla en una ga­le­ría ser­pen­tean­te hasta al­can­zar Ro­sa­lía de Cas­tro: «Hai xen­te que pre­fi­re vir por El Pa­sa­je por­que non hai es­ca­lei­ras co­mo nas ou­tras». Sí es cier­to que al vial as­cen­den­te le hace fal­ta al­gún tra­ta­mien­to re­no­va­dor. Sal­ta a la vis­ta.

C. VI­LLA­VER­DE

Ma­ría del Car­men re­sal­ta que su vi­da en Com­pos­te­la es la ga­le­ría de El Pa­sa­je y su tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.