La caí­da de cap­tu­ras de lon­guei­rón po­ne en aler­ta a los ma­ris­ca­do­res

Des­co­no­cen las cau­sas y al­gu­nos plan­tean ya cie­rres pa­ra re­ge­ne­rar A Lan­gos­tei­ra

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - PORTADA - J. V. LA­DO

No ha si­do un año ma­lo por­que las to­xi­nas has­ta es­ta se­ma­na, que obli­ga­ron al cie­rre, les de­ja­ron tra­ba­jar de ma­ne­ra ca­si inin­te­rrum­pi­da y las co­ti­za­cio­nes tam­bién se man­tu­vie­ron al­tas, pe­ro lo cier­to es que los ma­ris­ca­do­res del lon­guei­rón de Fis­te­rra han ex­traí­do mu­cho me­nos ma­ris­co por jor­na­da que los años an­te­rio­res. Po­cas ve­ces lle­ga­ron a los to­pes e in­clu­so han te­ni­do días de vol­ver­se con las ma­nos va­cías, por lo que han sal­ta­do las alar­mas res­pec­to a qué pue­de es­tar ocu­rrien­do con es­te re­cur­so em­ble­má­ti­co de Fis­te­rra, pe­ro que se ex­trae en to­do el ar­co de la ría de Cor­cu­bión has­ta Car­no­ta.

Las teo­rías son mu­chas: con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, ex­ce­so de pre­sión so­bre los ban­cos, in­fluen­cia ne­ga­ti­va del tra­ba­jo con respiración asis­ti­da... pe­ro nin­guno de los pro­fe­sio­na­les con­sul­ta­dos se atre­ve a dar una cau­sa por se­gu­ra. Eso sí, al­gu­nos ya em­pie­zan a plan­tear­se en se­rio la ne­ce­si­dad de rea­li­zar al­gún pa­ro bio­ló­gi­co, so­bre to­do en la pla­ya de A Lan­gos­tei­ra, que es la jo­ya de la co­ro­na en­tre to­dos los ban­cos y que es­tá lle­na de cría, por lo que pue­de re­ge­ne­rar­se por sí so­la si se de­tie­ne o ra­len­ti­za la ex­trac­ción.

«Esa é a gran pre­gun­ta, oxa­lá pui­de­se di­cir­che de que é, pe­ro non o sa­be­mos. Fá­la­se de to­do e eu in­clu­so che­go a pen­sar que apren­de­ron co­mo ma­nei­ra de pro­te­xer­se, por­que can­do máis saían era ca­ra a úl­ti­ma ho­ra, so­bre as dúas da tar­de e así e ago­ra non se vén», ex­pli­ca Ja­co­bo Lou­zán, uno de los ve­te­ra­nos pe­se a su ju­ven­tud, cuan­do se le pre­gun­ta por las cau­sas. Ci­ta el ca­so de Car­no­ta, una pla­ya in­men­sa don­de ha­ce años era muy fá­cil que vol­vie­sen to­dos con los to­pes y es­te ve­rano se han da­do la vuel­ta ha­cia Fis­te­rra en más de una oca­sión. Ade­más, po­ne el acento en el da­ño que se le ha­ce a la cría «por­que can­do co­lles un gran­de é doa­do que rom­pas un ou dous pe­que­nos que es­tán de la­do por­que son moi frá­xi­les». De ahí que es­té en­tre los que se plan­teen se­ria­men­te un cie­rre tem­po­ral en A Lan­gos­tei­ra. Eso sí, no tie­ne cla­ro que afec­te de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el uso de res­pi­ra­do­res ar­ti­fi­cia­les, por­que es mu­cho ma­yor la can­ti­dad de pro­duc­to que se ex­trae en ap­nea y, en su ca­so, los em­plean fun­da­men­tal­men­te en aguas pro­fun­das y con mal tiem­po. Tam­po­co cree que in­flu­ya el fur­ti­vis­mo por­que «é moi re­si­dual» en es­ta ac­ti­vi­dad.

Gui­ller­mo Tra­ba es bas­tan­te más crí­ti­co y po­ne el acento en que se ex­ten­die­se el uso del com­pre­sor a pla­yas co­mo la pro­pia A Lan­gos­tei­ra, Ta­lón, Cal­de­bar­cos, O Éza­ro... cuan­do an­tes so­lo se em­plea­ba en las zo­nas más pro­fun­das. Con­si­de­ra que al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros «en­gá­nan­se a si mes­mos» pen­san­do que el ma­ris­co no sa­le co­mo an­tes por al­gún mo­ti­vo, pe­ro real­men­te es­tá ahí. No tie­ne du­das de que sí in­flu­ye la uti­li­za­ción de res­pi­ra­do­res «por­que can­do an­tes a pul­món no ías con mal tem­po, ago­ra vai­se a non ser que ha­xa un­ha va­ga de mar cam­pal» y es tiem­po que los ban­cos no des­can­san. «É co­mo se tés un­ha ma­cei­ra na ca­sa, se lle co­lles as ma­zás to­das un día non hai máis, tés que es­pe­rar a que vol­van», ejem­pli­fi­ca, al tiem­po que se­ña­la que la ma­ne­ra de tra­ba­jar tam­bién es di­fe­ren­te y se ma­ta más cría que en ap­nea.

Tra­ba con­si­de­ra que ha­ría fal­ta «pe­char un ano» la pla­ya de A Lan­gos­tei­ra, «que un ano lo­go pa­sa, con vi­xi­lan­cia cla­ro» aun­que en­tre tan­to ten­gan que bus­car­se la vi­da en las otras zo­nas o con otros pro­duc­tos co­mo el eri­zo, por­que «hai mi­llóns de crías» que les ga­ran­ti­za­ría el fu­tu­ro.

JOR­GE PARRI

Las lan­chas de los ma­ris­ca­do­res es­tu­vie­ron ayer ama­rra­das de­bi­do al cie­rre por to­xi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.