«On­de es­tán as ca­sas era can­te­ira»

Ma­ría Cas­tro tra­ba­jó de los 17 a los 19 años en una obra que su­pu­so una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción téc­ni­ca y so­cial en la zo­na

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - J. V. LA­DO CEE / LA VOZ

Que la lla­ma­sen pa­ra par­ti­ci­par en la cons­truc­ción del puen­te de O Éza­ro, al igual que a otras mu­chas jó­ve­nes de la zo­na, a cin­co pe­se­tas el jor­nal —«os ho­mes co­bra­ban 10 e os can­te­iros que sa­bían, 15»— fue ca­si un des­can­so por­que ve­nía de trans­por­tar tron­cos «á ca­be­za» de los que sa­ca­ban los ma­de­ris­tas del mon­te y an­tes ya ha­bía lle­va­do pes­ca­do por las al­deas o el es­tiér­col pa­ra cul­ti­var las es­ca­sas tie­rras de las que dis­po­nía su fa­mi­lia co­mo tan­tas otras «por­que a te­rra tí­ña­na ca­tro».

Ma­ría Cas­tro Le­ma, que en cuan­to se con­ver­sa con ella un ra­to re­sul­ta di­fí­cil creer que ten­ga ya 90 años, es de la po­ca me­mo­ria vi­va que que­da de aque­lla obra his­tó­ri­ca. De he­cho, ella re­cuer­da los tiem­pos en los que se cru­za­ba la desem­bo­ca­du­ra del Xa­llas en bar­ca. «Ía­mos á fes­ta ao Pin­do, a San Cri­men­zo, que era en agos­to, pe­ro ra­ro era o ano que non ha­bía un chu­vas­co gran­de. Acór­do­me que bai­lei cun dos mo­zos que era de Sa­la­man­ca e á vol­ta ta­pou­me coa súa ga­bar­di­na. Non me mo­llei pa­ra na­da», re­la­ta.

Eran los tiem­pos muy du­ros de las pos­gue­rra en los que la cons­truc­ción del puen­te, por la que se lle­va­ba es­pe­ran­do en la zo­na des­de la tra­ge­dia de 1902 cuan­do mu­rie­ron aho­ga­das 23 per­so­nas al zo­zo­brar la bar­ca que unía las dos ori­llas, su­pu­so to­do un acon­te­ci­mien­to téc­ni­co y so­cial.

«Ti­ña­mos un­ha ma­cha­ca­do­ra de pe­dra a co­rren­te e on­de es­tán ago­ra as ca­sas [en el ac­ce­so a la cas­ca­da] non ha­bía na­da, aqui­lo era un­ha das can­te­iras das que se sa­ca­ba a pe­dra. Cha­má­ban­lle si­lla­res e os can­te­iros fa­cían­lle o lei­to e so­bre­lei­to e máis os la­dos a es­cua­dro, o úni­co que non ía tra­ba­lla­do era a par­te de den­tro, por­que des­pois iso ía re­cheo e non se vía», de­ta­lla Ma­ría, que lle­gó in­clu­so a «ba­rre­nar con ou­tra cha­va­la» y re­cuer­da co­mo las mu­je­res trans­por­ta­ban los cu­bos de are­na de tres en tres en una ca­rre­ti­lla pla­na «que des­pois cam­bia­ron por­que nas cos­tas os cal­dei­ros es­va­ra­ban e caían».

Al con­tra­rio que una de sus her­ma­nas, 13 años ma­yor que ella, «que es­ti­vo ata o fi­nal e foi á fes­ta», la de inau­gu­ra­ción y to­dos los ac­tos que se ce­le­bra­ron por aque­lla épo­ca, co­mo una mi­sa de cam­pa­ña con los mi­li­ta­res en la pla­ya, Ma­ría so­lo es­tu­vo des­de los 17 a los 19 años, por­que la man­da­ron a cons­truir «o fu­ni­cu­lar de Cas­tre­lo», den­tro de las obras de ge­ne­ra­ción hi­dro­eléc­tri­ca que se es­ta­ban lle­van­do a ca­bo.

De to­do aque­llo la no­na­ge­na­ria guar­da vi­va me­mo­ria, es­pe­cial­men­te de có­mo ha­cían los blo­ques de hor­mi­gón, o co­mo una má­qui­na suc­cio­na­ba are­na del fon­do pa­ra ase­gu­rar los ci­mien­tos «e des­pois pa­leá­ba­na ca­tro mu­lle­res». In­clu­sa ci­ta por su nom­bre a los téc­ni­cos ve­ni­dos de fue­ra, uno de los cuá­les ya viu­do aca­bó ca­sán­do­se y te­nien­do un hi­jo en la lo­ca­li­dad. En de­fi­ni­ti­va, to­da una re­vo­lu­ción y no so­lo en cuan­to a co­mu­ni­ca­cio­nes.

JOR­GE PARRI

Ma­ría lee to­dos los días la edi­ción en­te­ra de La Voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.