Y lue­go vie­nen las la­men­ta­cio­nes

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - To­ni Lon­guei­ra

El al­cal­de de Le­kei­tio, Kol­do Goi­tia, fue cla­ro en su in­ter­ven­ción en el se­mi­na­rio so­bre pro­mo­ción tu­rís­ti­ca, ce­le­bra­do en Caión es­te jue­ves. Di­jo que los pe­que­ños pue­blos cos­te­ros, co­mo Le­kei­tio, es­tán con­de­na­dos si no sa­can pro­ve­cho a sus re­cur­sos. Ex­pli­có que, con la pes­ca de ca­pa caí­da, hay que bus­car nue­vos mer­ca­dos: «En el ca­so de Le­kei­tio es el mar y, ade­más del tu­ris­mo, po­dría­mos ge­ne­rar ri­que­za y pues­tos de tra­ba­jo con las ener­gías re­no­va­bles». Su ho­mó­lo­go de Ca­ba­na co­men­tó re­cien­te­men­te en Ra­dio Voz que el ru­ral de la Cos­ta da Mor­te se con­ver­ti­rá «nun gran xe­riá­tri­co ao ai­re li­bre» si no se adop­tan de­ci­sio­nes ur­gen­tes. Ci­tó Cen­troeu­ro­pa co­mo mo­de­lo de fi­ja­ción de po­bla­ción en el ru­ral. Em­pre­sas que se ubi­can en pe­que­ños pue­blos, que ge­ne­ran em­pleo, una in­dus­tria au­xi­liar po­ten­te e in­fraes­truc­tu­ras. Pe­ro en la Cos­ta da Mor­te no se es­ti­la na­da de eso. El mon­te es­tá com­ple­ta­men­te aban­do­na­do y a mer­ced a los incendios. En Fin­lan­dia, Sue­cia o No­rue­ga, paí­ses que no son pre­ci­sa­men­te sos­pe­cho­sos de no res­pe­tar el me­dio am­bien­te, tie­nen enor­mes ex­ten­sio­nes de mon­tes plan­ta­dos pa­ra abas­te­cer a la in­dus­tria ma­de­re­ra ga­lle­ga. Las aguas del Atlán­ti­co nor­te son ver­da­de­ras ri­que­zas pes­que­ras. Pe­ro aquí se op­ta por to­do lo con­tra­rio: los to­xos, la ma­le­za y el des­gua­ce de bar­cos. Aquí se ha­bló del pro­yec­to de la ba­ta­ta, que se que­dó en un bluf; de la mi­na de oro de Cor­coes­to, de una gran lon­ja co­mar­cal. Se ha­bla cons­tan­te­men­te de fi­jar po­bla­ción con ayu­das a la in­cor­po­ra­ción de jó­ve­nes al sec­tor agro­ga­na­de­ro, pe­ro la reali­dad es que nues­tros jó­ve­nes apues­tan más por co­ger la ma­le­ta e ir­se pa­ra Sui­za. Y no se­rá por­que te­ne­mos es­pe­jos en los que fi­jar­nos. La coope­ra­ti­va la­ra­che­sa Co­re­ber tie­ne ca­si 600 so­cios, a los que se les ga­ran­ti­za un pre­cio mí­ni­mo por su le­che que no les ofre­ce las gran­des em­pre­sas lác­teas. A La­ra­cha ha da­do un pa­so de gi­gan­te con la llegada de In­di­tex al po­lí­gono. Bér­toa es el área in­dus­trial que más cre­ce en Ga­li­cia gra­cias a unos pre­cios com­pe­ti­ti­vos de las par­ce­las.

Y qué de­cir del tu­ris­mo. La Cos­ta da Mor­te es una mar­ca que se ven­de so­la, un dis­tin­ti­vo que ya desea­rían te­ner en otros lu­ga­res. Un des­tino que se ven­de ca­si so­lo, pe­ro que, a la ho­ra de la ver­dad, se ac­túa con ver­da­de­ra de­sidia. Ha­ce po­co es­tu­ve en Proa­za, As­tu­rias, pa­ra ha­cer la mítica sen­da del oso. En la ca­sa ru­ral en la que me alo­jé me co­men­tó su pro­pie­ta­ria que entre to­dos los hos­te­le­ros de la co­mar­ca ha­bían pues­to de sus bol­si­llos di­ne­ro pa­ra arre­glar la sen­da, que el Go­bierno as­tu­riano le ha­bían ne­ga­do: «Pu­si­mos los 300.000 eu­ros que cos­ta­ba el arre­glo de la sen­da. Si no nos ayu­dan, te­ne­mos que pa­gar­lo no­so­tros, no po­de­mos per­mi­tir que nues­tro prin­ci­pal ac­ti­vo que­de da­ña­do en su ima­gen». Igua­li­to que aquí. Y lue­go pa­sa lo que pa­sa y vie­nen las la­men­ta­cio­nes, las crí­ti­cas, y los cru­ces de acu­sa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.