La fies­ta ve­ci­nal de Ca­ran­to­ña aca­bó con guar­dias ro­dea­dos y un de­te­ni­do

Los agen­tes acu­die­ron po­co an­tes de las 06.00 ho­ras pa­ra que pa­ra­sen la música

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - J. V. LA­DO

Los ve­ci­nos de la pa­rro­quia de Ca­ran­to­ña mon­ta­ron una ce­na­bai­le, or­ga­ni­za­da por la co­mi­sión de fies­tas, el pa­sa­do sá­ba­do día 21 en el po­li­de­por­ti­vo de Vi­mian­zo a la que asis­tie­ron 370 per­so­nas, con lo que el éxi­to fue más que no­ta­ble, pe­ro no aca­bó bien. Lo que era una ce­le­bra­ción ve­ci­nal se con­vir­tió en una fies­ta con dis­co­te­ca mó­vil y ba­rra, que se pro­lon­gó has­ta cer­ca de las seis de la ma­dru­ga­da, mo­men­to en el que la Guar­dia Ci­vil, aler­ta­da por re­si­den­tes de la zo­na de­bi­do al rui­do, acu­dió pa­ra que pa­ra­sen la música. Des­de la co­mi­sión, pre­gun­ta­da al res­pec­to el do­min­go por la tar­de, ase­gu­ra­ron que to­do se ha­bía que­da­do ahí, pe­ro la his­to­ria es bien di­fe­ren­te, ya que se sal­dó con la de­ten­ción es­te jue­ves de un ve­cino de 54 años, por un pre­sun­to de­li­to de aten­ta­do con­tra agen­tes de la au­to­ri­dad, y va­rias per­so­nas más de­nun­cia­das con arre­glo a la Ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­dano por pro­fe­rir im­pro­pe­rios y fal­tas de res­pec­to a los guar­dias, ade­más otras de­nun­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas re­la­ti­vas a la fal­ta de li­cen­cias, por­que la ce­le­bra­ción ni si­quie­ra te­nía el per­mi­so mu­ni­ci­pal co­rres­pon­dien­te pa­ra lo que real­men­te fue.

El ins­ti­tu­to ar­ma­do in­for­mó ayer de que cer­ca de las 06.00 ho­ras dos guar­dias del pues­to de Vi­mian­zo se des­pla­za­ron al lu­gar «pa­ra po­ner fin a la música». Tras iden­ti­fi­car a los res- pon­sa­bles, un gru­po de unas 20 per­so­nas sa­lie­ron del pa­be­llón y ro­dea­ron a los agen­tes que ha­bían lle­ga­do en el vehícu­lo pa­tru­lla. En ese am­bien­te, el aho­ra de­te­ni­do, que ya ha que­da­do en li­ber­tad a la es­pe­ra de lo que de­ci­da la jue­za, «se di­ri­gió a los agen­tes exi­gién­do­les que se fue­ran del lu­gar». No con­ten­to con ello, «al ver­se ig­no­ra­do in­ten­tó aba­lan­zar­se en va­rias oca­sio­nes con el bra­zo en al­to y la pal­ma de la mano abier­ta con­tra uno de los com­po­nen­tes de la pa­tru­lla, pro­fi­rien­do ame­na­zas de que, si no se iban del lu­gar, ‘les ba­ja­ría un pa­lo en la ca­be­za’, te­nien­do que ser su­je­ta­do por gen­te pre­sen­te en un lu­gar», co­mo re­co­ge el co­mu­ni­ca­do del ins­ti­tu­to ar­ma­do.

El asun­to no que­dó ahí to­da­vía, por­que el im­pli­ca­do, con un gru­po de unas 15 per­so­nas se di­ri­gie­ron al cuar­tel de Vi­mian­zo, a don­de lle­ga­ron mi­nu­tos des­pués de las 06.00 ho­ras, exi­gien­do que el sar­gen­to, que se en­con­tra­ba des­pier­to por el al­bo­ro­to, pe­ro en ca­ma, ba­ja­se pa­ra dar­les ex­pli­ca­cio­nes de por qué se ha­bía pa­ra­do la fies­ta. In­clu­so los pro­pios guar­dias tu­vie­ron que pe­dir­le en va­rias oca­sio­nes que aban­do­na­sen el lu­gar.

«Fói­se­lle das mans»

En pa­la­bras de un miem­bro de las fuer­zas de se­gu­ri­dad lo­ca­les, «o que pa­sou é que a cou­sa fói- se­lle das mans, pa­sá­ron­se moi­to da raia, por­que en gru­po, con dous vi­ños e ca­tro cu­ba­li­bres, fan­se cou­sas que non te­ñen xei­to. Des­pois de dur­mir le­ván­tas­te e bo­tas as mans á ca­be­za».

El al­cal­de de Vi­mian­zo, Ma­nuel An­te­lo, ex­pli­ca­ba ayer que «a au­to­ri­za­ción era pa­ra fa­cer un­ha cea, non pa­ra mon­tar un­ha dis­co­te­ca», con lo que la­men­tó que la reac­ción a la lle­ga­da de los agen­tes no fue­se la de ac­ce­der a sus re­que­ri­mien­tos con nor­ma­li­dad. «Pen­so que a co­mi­sión non es­ti­vo moi ben ase­so­ra­da. Is­to é o que pa­sa can­do a xen­te se me­te en fun­cións que non lle co­rres­pon­den», se­ña­ló el al­cal­de, que ha ac­tua­do un po­co co­mo me­dia­dor.

BA­SI­LIO BE­LLO

En la ce­le­bra­ción or­ga­ni­za­da por la co­mi­sión de fies­tas par­ti­ci­pa­ron 370 co­men­sa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.