Sem­blan­za de Ma­nuel Va­re­la Uña

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - JUAN RA­MÓN LÓPEZ OVIE­DO

Dis­cu­rría la dé­ca­da de los 60 por su ecua­dor y, fi­na­li­za­dos mis es­tu­dios, ayu­da­ba a mi pa­dre en su ges­to­ría, por la que pa­sa­ban clien­tes y ami­gos. A co­mien­zos del ve­rano no fal­ta­ba la vi­si­ta de un ma­tri­mo­nio, pa­ra mí des­co­no­ci­do, re­cién lle­ga­do de Ma­drid pa­ra pa­sar sus va­ca­cio­nes en Noia. Se acer­ca­ba a la ofi­ci­na a sa­lu­dar a mi pa­dre con gran afec­to. Me lla­ma­ba mu­cho la aten­ción la edu­ca­ción y for­mas que am­bos mos­tra­ban, la ca­ra a la vez se­ria, pe­ro ri­sue­ña de él y la be­lle­za y son­ri­sa atra­yen­te de la se­ño­ra que le acom­pa­ña­ba. Mi pa­dre me hi­zo sa­ber que se tra­ta­ba de Ma­nuel Va­re­la Uña y su es­po­sa Cruz, que pa­sa­ban los ve­ra­nos con sus hi­jos en Quin­ta Her­mo­sa o Huer­ta del Mar­qués y que ya su pa­dre, Ma­nuel Va­re­la Ra­dío en sus di­la­ta­das va­ca­cio­nes de ve­rano en Noia, una vez ju­bi­la­do, pe­ga­ba la he­bra y pa­seos con mi abue­lo Juan y otros ami­gos de Noia. Vi re­pe­tir es­te en­cuen­tro dos años, lue­go la vi­da me lle­vó por otros de­rro­te­ros y de­jé de ver el re­en­cuen­tro y la vi­si­ta anual de Ma­nuel a mi pa­dre. Vi­sión que fue sus­ti­tui­da, po­cos años des­pués, por la ima­gen de su ve­le­ro tra­di­cio­nal, el her­mo­so Gy­pse­la, que fon­dea­ba en O Frei­xo y cu­ya es­tam­pa a ve­la y su her­mo­sa fas­quía de ma­de­ra nos im­pre­sio­na­ba a los aman­tes del mar y em­be­lle­cía nues­tra ría.

[...] Fue el mar el que re­no­vó los la­zos amis­to­sos ador­me­ci­dos de Ma­nuel Va­re­la Uña, fa­lle­ci­do en Ma­drid el pa­sa­do 1 de fe­bre­ro, a los 95 años. Así re­sur­gió la vi­vi­fi­can­te po­si­bi­li­dad de go­zar de aque­lla per­so­na­li­dad de Ma­nuel Va­re­la, do­ta­do de un ar­chi­vo pri­vi­le­gia­do en su ca­be­za, de un agudo sen­ti­do del hu­mor y re­tran­ca, y de in­fa­ti­ga­ble di­se­ño de «fan­ta­sías», co­mo él lla­ma­ba a pro­yec­tos de via­jes y na­ve­ga­cio­nes, que co­man­da­das por él se rea­li­za­ron pun­tual­men­te. Sa­lir en su bar­co de Por­to­sín, dar la vuel­ta a to­da la Pe­nín­su­la en días de asue­to, in­tro­du­cir­lo en los ca­na­les de Fran­cia por Mar­se­lla, atra­ve­sar es­te país, sa­lir por Bur­deos y re­gre­sar a Por­to­sín en una cir­cun­va­la­ción ma­rí­ti­mo-flu­vial de im­pe­re­ce­de­ro re­cuer­do y co­mo esa, «mu­chas otras fan­ta­sías» ma­rí­ti­mas y te­rres­tres, siem­pre con el fon­do de su in­quie­tud y ga­nas de ver todo y ha­cer todo lo po­si­ble, siem­pre bien or­ga­ni­za­do y di­se­ña­do y con su ame­na con­ver­sa­ción, que pa­ra no­so­tros, ami­gos más jó­ve­nes, eran lec­cio­nes de ex­pe­rien­cia y sen­ti­do co­mún, aún no a nues­tro al­can­ce.

Re­cuer­do su es­pe­cial y gus­to­so tra­ba­jo en ha­cer del lu­gar de Da­nei­ro (en Zas), con vi­si­tas cons­tan­tes des­de Ma­drid, un mo­de­lo de ex­plo­ta­ción fo­res­tal y cla­ro ejem­plo de la pro­duc­ti­vi­dad del mon­te ga­lle­go, pres­tán­do­se a to­das las ini­cia­ti­vas de ins­ti­tu­cio­nes que que­rían ex­pe­ri­men­tar con el pro­di­gio de nues­tro sue­lo. Así cre­cían en­tre las vie­jas car­ba­llei­ras bos­ques de pi­nos de to­das cla­ses, de se­cuo­yas, de cas­ta­ños, de ce­re­zos de ma­de­ra, de ame­nei­ros, bi­duei­ros, ro­ble ame­ri­cano, así has­ta ca­si un cen­te­nar de es­pe­cies fo­res­ta­les, mar­co de unos pa­seos ma­ra­vi­llo­sos en su com­pa­ñía [...].

Ma­nuel Va­re­la Uña, Car­men Si­so, Luis Gon­zá­lez, López Ovie­do (au­tor del tex­to) y Ma­men No­res en el par­que de O In­ver­na­dei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.