Los em­pre­sa­rios acha­can a la pro­xi­mi­dad del car­na­val un des­cen­so en las ven­tas

Pe­se a que Sa­nVa­len­tín ya no es lo que era, las flo­res, jo­yas o pe­lu­ches si­guen sien­do al­gu­nos de los re­ga­los más bus­ca­dos

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA -

■ Aun­que pa­ra un ver­da­de­ro ro­mán­ti­co o ro­mán­ti­ca el amor se de­mues­tra los 365 días del año, son mu­chos los que mar­can en ro­jo el 14 de fe­bre­ro, día de los enamo­ra­dos, en el ca­len­da­rio. San Valentín lle­ga a mu­chas vi­das co­mo una ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­cor­dar­le a esa per­so­na es­pe­cial lo mu­cho que se la quie­re.Y, pe­se a que pa­ra los ag­nós­ti­cos de Cu­pi­do y sus fle­chas el amor no se com­pra con di­ne­ro, los hay que de­ci­den sa­car su ver­sión más ro­mán­ti­ca ob­se­quian­do a la pa­re­ja con al­go es­pe­cial.

Los más pre­vi­so­res

En la zo­na, los más pre­vi­so­res en­car­ga­ron ya des­de ha­ce días los tra­di­cio­na­les ra­mos de flo­res. La ma­yo­ría, cuen­ta Na­ta­lia Cam­pos, de la flo­ris­te­ría car­ba­lle­sa El Chi­co de las Flo­res, vuel­ve a op­tar por la rosa ro­ja. «Si­gue sien­do la rei­na. Es­te año se han de­man­da­do mu­cho las crea­ti­vi­da­des ar­ma­das en for­ma de co­ra­zón», cuen­ta Na­ta­lia, quien re­co­no­ce que, aun­que los clien­tes son de úl­ti­ma ho­ra, el nú­me­ro de ven­tas en su es­ta­ble­ci­mien­to au­men­ta un po­co más ca­da año. «El día de los enamo­ra­dos, jun­to al de di­fun­tos y el de ma­dre, son nues­tras fe­chas cla­ves», di­ce. Los hom­bres siem­pre son la ma­yo­ría, y sor­pren­de el nú­me­ro de gen­te ma­yor que de­ci­de se­llar su amor con una flor.

En cam­bio, pa­ra mu­chos jó­ve­nes, el pe­lu­che en for­ma de co­ra­zón es el re­ga­lo per­fec­to. En los ba­za­res mul­ti­pro­duc­to se ha jun­ta­do la cam­pa­ña de car­na­val con la de Sa­nVa­len­tín, y por eso las ven­tas han vuel­to a ser es­te año un po­co más ajus­ta­das. «Adoi­tan ser máis mu­lle­res ca ho­mes. A maio­ría son alum­nos de ins­ti­tu­to que co­me­zan con ese cos­tu­me», ex­pli­ca Jo­sé Ma­nuel Na­ya, ge­ren­te de Todo Lar.

Pe­ro lo que real­men­te se lle­va, o se lle­va­ba, en el día más ro­mán­ti­co del año es aga­sa­jar con jo­yas. Vic­to­ria García, de la jo­ye­ría Vic­to­ria de Vi­mian­zo, ex­pli­ca que el 14 de fe­bre­ro ya no es lo que era, y que las ven­tas lle­van dos años con­se­cu­ti­vos ba­jan­do. «An­tes la gen­te bus­ca­ba el oro, pe­ro aho­ra van a lo ba­ra­to», di­ce Vic­to­ria. De jo­yas tam­bién ha­bla Aní­bal Bar­ca, pro­pie­ta­rio del es­ta­ble­ci­mien­to Be­ma de Car­ba­llo, quien ase­gu­ra que la es­tre­lla es, sin du­da, la pul­se­ra. «Ao ser en­troi­do, nó­ta­se que a xen­te está de fes­ta e vén­de­se me­nos», di­ce.

Aque­llos que to­da­vía no ten­gan su re­ga­lo pa­ra es­te 14 de fe­bre­ro to­da­vía es­tán a tiem­po en la jor­na­da de hoy.

Un clien­te com­pra ro­sas, ayer, en la flo­ris­te­ría Tai­bo de Car­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.