Una nue­va de­rro­ta hun­de más al Quei­xas

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA DEPORTES -

El equi­po cer­ce­den­se en Pri­me­ra Au­to­nó­mi­ca (Gru­po 1) dis­pu­tó ayer el par­ti­do apla­za­do del pa­sa­do mes de di­ciem­bre por el tem­po­ral Ana, y no sa­lió bien pa­ra­do. Los de Pa­blo Fer­nán­dez ca­ye­ron, de nue­vo, con­tra el Ca­rral, un ri­val fuer­te (3-1).

Tras una pri­me­ra par­te sin go­les, los lo­ca­les se ade­lan­ta­ron en el mar­ca­dor en el mi­nu­to 56. Pe­ro no tar­dó Mi­chael en res­pon­der fir­man­do ta­blas en el mi­nu­to 65. No obs­tan­te, el Ca­rral sen­ten­ció con dos tan­tos se­gui­dos (mi­nu­tos 76 y 80)

Con es­ta de­rro­ta ya van cin­co con­se­cu­ti­vas, lo que pro­vo­ca que el Quei­xas no de­je de ba­jar pues­tos en la ta­bla. Va aho­ra cuar­to por la co­la, a tres pun­tos del que mar­ca el des­cen­so, el Spor­ting Sa­da. De­cir que el fút­bol es un de­por­te re­sul­ta una ob­vie­dad pe­ro, ade­más, es men­ti­ra. No so­lo es eso. Sig­ni­fi­ca mu­cho más. Una pa­sión o un amor ver­da­de­ro, lo des­cri­be mu­cho me­jor. Y to­da­vía va más allá, has­ta el in­fi­ni­to. Es por ello que, ade­más de los pro­pios fut­bo­lis­tas, hay otras per­so­nas que lo vi­ven con igual o ma­yor in­ten­si­dad, si ca­be. Los afi­cio­na­dos. So­bre todo los que guar­dan re­la­ción con los que de­fien­den la ca­mi­se­ta, ya sea di­rec­ta, co­mo los fa­mi­lia­res o las pa­re­jas, o de otro ti­po, co­mo los so­cios de los clu­bes. Ellos for­man par­te de la his­to­ria de ca­da jor­na­da y es por ello por lo que, en un día co­mo hoy, son los au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas.

Ma­ría Ro­drí­guez, de Ca­ba­na, lle­va den­tro la pa­sión fut­bo­le­ra des­de que su pa­dre se la in­cul­có. No obs­tan­te, des­de ha­ce unos años, hay otro mo­ti­vo que la une to­da­vía más a es­te de­por­te. Se lla­ma Nor­ber­to Gon­zá­lez, su no­vio, que ade­más jue­ga en el Baio. «Ví­voo con moi­ta in­ten­si­da­de e ani­mo sem­pre ata o pun­to de que, o ano pa­sa­do, can­do ga­ña­mos a li­ga, que­dar afó­ni­ca xa na pri­mei­ra par­te. E can­do le­va al­gun­ha, eu di­go: el ta­mén as dá, ou se­xa que por un­ha vez que re­ci­ba non pa­sa na­da», cuen­ta en­tre ri­sas, a lo que aña­de: «ca­da par­ti­do é moi emo­cio­nan­te e non fal­to a nin­gún, xo­guen na ca­sa ou fó­ra, por­que pa­ra min, un do­min­go sen fút­bol é un do­min­go per­di­do».

Por su par­te, a Nor­ber­to, se le cae la ba­ba al re­cor­dar que siem­pre que mi­ra a las gra­das, su no­via está allí: «É un or­gu­llo que me acom­pa­ñe sem­pre. Aín­da que o meu tra­ba­llo non é me­ter go­les, pois non son dian­te­iro, can­do cae al­gún sem­pre llo de­di­co, aín­da que cun xes­to que só nós en­ten­de­mos».

Pe­ro tam­bién está la unión con el fút­bol que ha­ce to­da­vía más fuer­te el víncu­lo en­tre pa­dres e hi­jos. Si no, que se lo pre­gun­ten a Juan Ma­nuel Re­yes que, tras su épo­ca co­mo ju­ga­dor, aho­ra lo vi­ve de otro mo­do acom­pa­ñan­do a su hi­jo Hu­go a ca­da en­tre­na­mien­to y par­ti­do que dispu­ta con el ca­de­te B del Ber­gan­ti­ños. El jo­ven tie­ne aho­ra ca­tor­ce años, pe­ro se in­tro­du­jo en es­te de­por­te des­de muy tem­prano, con tan so­lo cua­tro. «É un­ha ru­ti­na que fa­go con moi­to gus­to. En­cán­ta­me ve­lo xo­gar. Pe­ro ta­mén ani­mo, por­que hai que ti­rar po­los no­sos aín­da que sen fal­tar nun­ca o res­pec­to Eso es lo que apor­ta el fút­bol a la re­la­ción de Ma­ría y Nor­ber­to, ju­ga­dor del Baio, ca­da fin de se­ma­na. Juan Ma­nuel Re­yes y Hu­go, de Car­ba­llo, ade­más de ser pa­dre e hi­jo, tie­nen en co­mún la pa­sión por el fút­bol. a nin­guén. Pa­ra man­dar xa está o ár­bi­tro. E ta­mén lle sa­co fotos», ex­pli­ca Re­yes. Y su hi­jo está en­can­ta­do de que así sea: «Gús­ta­lle moi­to que eu vaia ve­lo. Ao re­ma­tar os par­ti­dos sem­pre os co­men­ta­mos, aín­da que lec­cións pou­cas lle dou, da­mas máis ben el a min», cuen­ta en­tre ri­sas.

¿Y qué de­cir de las ma­dres que, gra­cias a sus hi­jos, co­no­cie­ron el apa­sio­nan­te mun­do del fút­bol? Pues que las hay, y son mu­chas, co­mo el ca­so de Ko­ro Ga­rri­do, de Mal­pi­ca, que de­bi­do a que su ma­ri­do, por mo­ti­vos de tra­ba­jo, no pue­de lle­var a Fabián a los en­tre­na­mien­tos con el Es­co­las Luís Cal­vo ale­vín (pri­mer año), asu­mió ella la ta­rea, y tan fe­liz: «An­tes, o fút­bol non me gus­ta­ba na­da, pe­ro des­de que co­me­zou a xo­gar el, ví­voo moi­to. Se ago­ra po­la fin de se­ma­na non che­ga­se a ha­be­lo, fal­ta­ría­me al­go. E Fabián non con­ci­be que a súa fa­mi­lia non o vaia ver, por­que imos to­dos: nai, pai e ir­má. Fa­ce­mos un­ha fes­ta nas gra­das que non ve­xas», ex­pli­ca Ko­ro.

Des­de lo más pro­fun­do

Otros que no fa­llan a la ci­ta del fin de se­ma­na son los eter­nos so­cios, en es­te ca­so del Ber­gan­ti­ños. «O do­min­go hai que co­ñe­ce­lo por al­go, non só po­la mi­sa», di­ce Ma­nuel Man­ce­bo, car­ba­llés de 71 años que asis­te al cam­po pa­ra ver ju­gar a su equi­po «des­de a épo­ca de Pe­dras Bran­cas [el an­ti­guo cam­po]». Él op­ta por ir pa­ra las gra­das «co­mo as ga­li­ñas», mien­tras que Jo­sé Díaz (Car­ba­llo, 76 años) pre­fie­re «dar­lle vol­tas ó cam­po pa­ra ver me­llor». No obs­tan­te, en al­go coin­ci­den am­bos: «Moi­to non be­rra­mos, pe­ro can­do vai ben a cou­sa, sa­be­mos máis que o ades­tra­dor e, can­do vai mal, ta­mén», di­ce en­tre ri­sas Jo­sé. Y hay un sen­ti­mien­to que va más allá, co­mo ex­pli­ca el so­cio nú­me­ro 13, Ro­ge­lio Vi­la­ri­ño (Car­ba­llo, 81 años): «O fút­bol é o que máis me gus­ta do mun­do. O Ber­gan é o meu equi­po».

Fe­li­ci­dad.

ANA GARCÍA

Ko­ro y su hi­jo Fabián, de Mal­pi­ca.

BASILIO BE­LLO

Jo­sé y Ro­ge­lio, so­cios del Ber­gan­ti­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.