Jo­sé In­sua Pa­pín, un ca­so de exi­lio y no de emi­gra­ción

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - LUIS LA­ME­LA

El bi­sa­bue­lo de Jo­sé In­sua Pa­pín emi­gró en 1846 pa­ra la Ar­gen­ti­na con el fin de tra­ba­jar de ca­la­fa­tea­dor. Su pa­dre, Jo­sé In­sua Li­res, car­pin­te­ro de pro­fe­sión, emi­gró tam­bién pa­ra el mis­mo país y re­si­dió una temporada en Ve­ne­zue­la. Es­te úl­ti­mo, en los pri­me­ros me­ses de 1936, efec­tuó un via­je a Fis­te­rra con in­ten­ción de re­gre­sar de nue­vo a la emi­gra­ción, pe­ro al ini­ciar­se la guerra ci­vil ya no pu­do ser, que­dán­do­se en la vi­lla del Cris­to. Pre­ci­sa­men­te, tres años an­tes de su arri­ba­da a Fis­te­rra, en la no­che del pri­me­ro de ma­yo de 1933, des­car­gó so­bre el pue­blo un fuer­te tem­po­ral del Sur, en tan­to se en­con­tra­ban dos em­bar­ca­cio­nes, Bal­bi­na y Car­men, ma­tri­cu­la­das en Vilagarcía, fon­dea­das en el pa­ra­je de­no­mi­na­do Por­to de Vi­to. Vi­vie­ron sus tri­pu­lan­tes mo­men­tos de te­rri­ble an­gus­tia y enor­me zo­zo­bra, con­gre­gán­do­se en las pro­xi­mi­da­des por la ma­ña­na un nu­me­ro­so y ex­pec­tan­te gen­tío, en tan­to el tem­po­ral gol­pea­ba una y otra vez con enor­mes olas, co­rrien­do pe­li­gro los tri­pu­lan­tes.

In­me­dia­ta­men­te, un gru­po de fis­te­rráns or­ga­ni­zó el sal­va­men­to, y des­de una de las em­bar­ca­cio­nes, que es­ta­ba a unos 30 me­tros de la ori­lla, arro­ja­ron una guía con una bo­ya que no lle­gó a tie­rra, ti­rán­do­se al mar un pes­ca­dor lo­cal pa­ra in­ten­tar re­co­ger­la. La otra mo­to­ra te­nía ten­den­cia de atra­ve­sar­se en la pla­ya, arro­ján­do­se al mar otro fis­te­rrán pa­ra con su cuer­po em­pu­jar el cos­ta­do del bar­co, ha­lan­do des­pués des­de tie­rra el ca­bo. Mo­men­tos de evi­den­te pe­li­gro de per­der la vi­da, pe­ro aque­llos hom­bres lo­gra­ron po­ner a sal­vo, tan­to a las dos mo­to­ras, co­mo a sus tri­pu­lan­tes. Y, me­ses des­pués, la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Sal­va­men­to de Náu­fra­gos pre­mió el ac­to de he­roís­mo y ge­ne­ro­si­dad del gru­po, en­tre los que es­ta­ba Jo­sé In­sua Pa­pín, el hi­jo de Jo­sé In­sua Li­res. Po­cos años des­pués, de hé­roe pa­só a apes­ta­do, a «ro­jo». Jo­sé In­sua Pa­pín, afi­lia­do al sin­di­ca­to de Ofi­cios Va­rios, de la UGT, fue re­clu­ta­do for­zo­so en el ve­rano de 1936 en las fi­las «na­cio­na­les», as­cen­dien­do pron­to a ca­bo; pe­ro en 1938, y en me­dio de la ba­ta­lla del Ebro, In­sua de­ser­tó pa­san­do a las fi­las re­pu­bli­ca­nas sin co­no­cer el al­to pre­cio que po­día pagar por ello. Más tar­de, con la de­rro­ta lle­gó el exi­lió en Fran­cia, y me­ses des­pués, y por me­dio de la Cruz Ro­ja, fue re­cla­ma­do por su tío Joa­quín Pa­pín, otro fis­te­rrán emi­gra­do en Ve­ne­zue­la, fi­jan­do su re­si­den­cia en Ar­gen­ti­na, un país en el que Jo­sé fa­bri­có un re­fu­gio pe­ro nun­ca un ca­mino de re­gre­so, pues no era un emi­gran­te, sino un exi­lia­do.

Con el tiem­po con­tra­jo ma­tri­mo­nio y tra­ba­jó de con­tra­tis­ta de obras, cam­bian­do en al­gu­nas oca­sio­nes su re­si­den­cia pa­ra Ca­ra­cas, en 1953 y 1959, re­cla­man­do en 1950 a sus her­ma­nos Joa­quín y Luis y en 1952 a Víc­tor, con­tri­bu­yen­do a que su vi­da se mo­vie­se y me­jo­ra­se so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te, y de los que nos ocu­pa­re­mos opor­tu­na­men­te en es­ta mis­ma sec­ción. En el exi­lio, Jo­sé In­sua Pa­pín «De Ma­ría de Víc­tor», nun­ca pu­do re­gre­sar a España, te­me­ro­so de las re­pre­sa­lias del fran­quis­mo. So­la­men­te lle­ga­ban las car­tas di­ri­gi­das a su fa­mi­lia en Fis­te­rra (en la ima­gen, un de­ta­lle de un so­bre en el que apa­re­ce co­mo re­mi­ten­te), a su her­ma­na Vic­to­ria, la fa­lle­ci­da es­po­sa del ex pa­trón de la co­fra­día, Juan del Ca­na­rio. In­sua Pa­pín fa­lle­ció en la dé­ca­da de los años se­sen­ta a con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Y no de­jó hi­jos.

Fis­te­rráns en un cam­po de re­fu­gia­dos en Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.