La bús­que­da de la gran ola se tor­na en ex­pe­rien­cia am­bien­tal

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - J. V. LA­DO

La pre­sen­cia en la Cos­ta da Mor­te del sur­fis­ta vas­co Axi Mu­niain, in­vi­ta­do por APTCM y acom­pa­ña­do a diario por gran­des afi­cio­na­dos lo­ca­les, co­mo el mu­xián Fe­li­pe Sar, no pa­ra de de­pa­rar sor­pre­sas, y no so­lo en lo de­por­ti­vo, sino más bien en lo que tie­ne su vi­si­ta de pro­yec­ción ex­te­rior, ya que los pa­sos del cam­peón de Za­rautz los si­guen mi­les de per­so­nas al­re­de­dor de to­do el mun­do. De ahí que sus im­pre­sio­nes so­bre los pa­ra­jes, las pla­yas o las olas de la co­mar­ca se con­vier­tan en un per­fec­to es­ca­pa­ra­te de la zo­na, más que na­da por­que el de­por­tis­ta ex­tre­mo, de 35 años, se es­tá mos­tran­do en­can­ta­do con to­do lo que se en­cuen­tra a su pa­so. «De vuel­ta co­mo por ca­sa. Qué bueno vol­ver a es­te má­gi­co lu­gar y re­en­con­trar­me con la bue­na gen­te que co­no­cí», le trans­mi­tía el mar­tes a las de­ce­nas de mi­les de afi­cio­na­dos que lo si­guen a tra­vés de las re­des so­cia­les.

El sá­ba­do, Mu­niain es­tu­vo acom­pa­ña­do por otro gran cam­peón de ni­vel mun­dial, el ale­mán Se­bas­tian Steudt­ner. El do­min­go lo de­di­ca­ron a lo que de­no­mi­nan chec­king, bá­si­ca­men­te ras­trear to­do el li­to­ral en bús­que­da de al­gún pi­co nue­vo, al­gu­na bue­na ola po­co o na­da co­no­ci­da que in­tro­du­cir en su cir­cui­to, y lue­go en el de otros mu­chos de­trás. El lu­nes y el mar­tes to­có ru­ta y ba­ños por Li­res (Cee) y Mu­xía, fun­da­men­tal­men­te, don­de re­pi­tie­ron ayer, con sor­pre­sa ines­pe­ra­da.

Co­mo ex­pli­ca Fe­li­pe Sar, gran co­no­ce­dor del mar y del surf, par­ti­cu­lar­men­te de los re­cur­sos que ofre­ce la Cos­ta da Mor­te, le hi­zo de an­fi­trión en la vi­si­ta a la pla­ya de Mo­rei­ra, don­de no apa­re­ció la gran ola —las con­di­cio­nes del mar pro­pi­cia­das por el tem­po­ral aún no da­ban pa­ra tan­to— pe­ro sí se to­pa­ron con un cal­de­rón co­mún o ba­lle­na pi­lo­to, Glo­bi­cep­ha­la ma­crorhyn­chus, va­ra­do en la lí­nea de la ma­rea. El pro­pio Mu­niain lo com­pa­ró con su ta­bla que mi­de más de tres me­tros y el ani­mal los su­pe­ra­ba de lar­go, con lo que cal­cu­lan que me­di­rá en torno a cua­tro.

Axi Mu­niain y los sur­fis­tas que lo acom­pa­ñan se to­pa­ron en Mo­rei­ra con un cal­de­rón y otros res­tos del mar

«Mor­de­du­ra de ma­rra­xo»

«Ti­ña un­ha mor­de­du­ra á al­tu­ra da ga­la­da no la­do de­rei­to, pro­ba­ble­men­te dun­ha quen­lla ou dun ma­rra­xo, pe­ro ten máis pin­ta de ma­rra­xo», de­ta­lla Sar, quien cree que de­be lle­var muy po­co tiem­po muer­to, de­bi­do a que no des­pren­día olor y tam­po­co acu­sa­ba la pu­tre­fac­ción ha­bi­tual que de­la­ta el pa­so de los días. Es más, pro­ba­ble­men­te lle­ga­se con la cre­ci­da de la noche an­te­rior.

No fue el úni­co ha­llaz­go cu­rio­so, por­que en la mis­ma pla­ya de can­tos ro­da­dos tam­bién en­con­tra­ron un far­do de cau­cho de unos 80 por 80 cen­tí­me­tros, que hoy en día se pue­de con­si­de­rar po­co más que un re­si­duo ma­rino. No obs­tan­te, no ha­ce tan­tos años los ma­ri­ne­ros lo­ca­les sus­pi­ra­ban por un ha­llaz­go así. Es­te pro­duc­to, aun­que a sim­ple vis­ta ten­ga el as­pec­to de un far­do co­mo los que uti­li­zan los nar­co­tra­fi­can­tes pa­ra in­tro­du­cir ha­chís des­de Ma­rrue­cos o co­caí­na des­de Su­da­mé­ri­ca, es la ma­te­ria pri­ma de los neu­má­ti­cos y de otros mu­chos en­se­res de uso co­ti­diano. Por tan­to, cuen­ta con múl­ti­ples apli­ca­cio­nes en el mun­do de la pes­ca y, en si­tua­cio­nes de gran ca­res­tía ma­te­rial, co­mo la que se vi­vía en la zo­na has­ta no ha­ce tan­to, su­po­nía un au­tén­ti­co re­ga­lo pa­ra quien se lo en­con­tra­ba, al que le arre­gla­ba el mes.

Aho­ra bien, el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal del via­je de Muiain es sur­fear una ola gi­gan­te y de­jar cons­tan­cia de ello, que a eso se de­di­ca. Par­ti­cu­lar­men­te una de Cor­me, que lle­van per­si­guien­do to­dos es­tos días, aun­que la jor­na­da de­ci­si­va es la de hoy. De he­cho, en las úl­ti­mas ho­ras ya ha­bían pen­sa­do en apla­zar el re­to, por­que de­pen­de de la fuer­za del tem­po­ral y de unas con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas muy con­cre­tas. Sin em­bar­go, la úl­ti­ma in­ten­ción de ayer era in­ten­tar­lo. La ma­qui­na­ria es­tá en mar­cha y hay gen­te que vie­ne de Fran­cia, Ma­rrue­cos, Por­tu­gal y el País Vas­co, en­tre lu­ga­res, a pro­pó­si­to pa­ra es­to, in­clu­so co­gien­do vue­los o con au­tén­ti­cas ki­lo­me­tra­das por ca­rre­te­ra. Y es que una em­pre­sa de es­te ca­la­do im­pli­ca al­go más que una ta­bla de surf y la ge­nia­li­dad de Mu­niain. Se ne­ce­si­tan mo­tos de agua y to­do un equi­po de pro­fe­sio­na­les pa­ra do­mar el tem­po­ral y, con suer­te, la ola.

FOTOS XESÚS BÚA

Axi Mu­niain y Fe­li­pe Sar, con el cal­de­rón que en­con­tra­ron en la pla­ya mu­xia­na de Mo­rei­ra.

Far­do de cau­cho lo­ca­li­za­do tam­bién ayer en la pla­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.