La edu­ca­ción en una zo­na ru­ral ha­ce 100 años: la es­cue­la de Duio, en Fis­te­rra

Cor­ne­lia Muñoz In­sua de­di­có me­dio si­glo a la en­se­ñan­za, y des­pués si­guió tam­bién en su ju­bi­la­ción

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - GA­LI­CIA OS­CU­RA, FI­NIS­TE­RRE VI­VO LUIS LA­ME­LA

Ca­da vez exis­ten más hi­los per­di­dos entre el ayer y el hoy, y mu­chas son las co­sas que se en­cuen­tran en el tras­te­ro o en el des­ván de la me­mo­ria co­lec­ti­va. Tam­bién his­to­rias mi­nús­cu­las, con hue­llas muy bo­rro­sas que va­mos hoy a mi­rar­las de for­ma com­pren­si­va: la de una es­cue­la ru­ral y una ge­ne­ra­ción de fi­na­les del si­glo XIX, prin­ci­pios del XX.

En 1915, con una po­bla­ción de 1.600 ha­bi­tan­tes de de­re­cho, la agru­pa­ción de al­deas de la zo­na ru­ral de Duio-San Mar­ti­ño su­fría en sus car­nes una emi­gra­ción que la maes­tra, Cor­ne­lia Muñoz In­sua, pun­tua­li­za­ba que se iba «bas­tan­te a las Amé­ri­cas y a la na­ve­ga­ción», tal co­mo cons­ta ano­ta­do en el li­bro de la Ins­pec­ción rea­li­za­da el 16 de fe­bre­ro de aquel año. Un ca­mino mi­gra­to­rio, el de las Amé­ri­cas, que ge­ne­ral­men­te so­lo era de ida, y no de vuel­ta.

Cor­ne­lia, na­ci­da en la ca­pi­tal mu­ni­ci­pal, di­ri­gió co­mo maes­tra in­te­ri­na des­de sep­tiem­bre de 1894 la Es­cue­la Ele­men­tal Mix­ta, de Duio-Fis­te­rra, con una ma­trí­cu­la en 1915 de 64 alum­nos y una asis­ten­cia me­dia de 45; en to­tal 36 ni­ños y 28 ni­ñas, de 6 a 12 años. La cau­sa de no asis­tir a cla­se es­ta­ba en la «la­bran­za de los cam­pos y pas­to­reo del ga­na­do», fal­tan­do más los alum­nos/ as de 10 a 12 años, en un ab­sen­tis­mo di­ri­gi­do a ali­viar ne­ce­si- da­des y mi­se­rias en aque­lla épo­ca en la que tra­ba­ja­ban los hi­jos pa­ra ayu­dar a la ra­quí­ti­ca eco­no­mía fa­mi­liar, en ta­reas agrí­co­las o en el pas­to­reo, o en la ac­ti­vi­dad pes­que­ra en la ca­pi­tal mu­ni­ci­pal. To­do muy pro­sai­co y ex­tra­po­la­ble a la geo­gra­fía ru­ral de la Ga­li­cia de la épo­ca, amén de que las gen­tes del cam­po con­ce­dían es­ca­sa im­por­tan­cia a la edu­ca­ción de las mu­je­res.

La es­cue­la de Duio, ubi­ca­da a unos 5 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal mu­ni­ci­pal, y «a 2 ó 3 ki­ló­me­tros del li­to­ral Atlán­ti­co», ocu­pa­ba un lo­cal en una ca­sa par­ti­cu­lar sin vi­vien­da pa­ra la maes­tra, y por la que el mu­ni­ci­pio pa­ga­ba un al­qui­ler de 60 pe­se­tas anua­les. El au­la me­día 31,37 me­tros cua­dra­dos —me­nos de 0,70 por alumno, te­nien­do en cuenta la asis­ten­cia me­dia— y es­ta­ba di­vi­di­da en cua­tro sec­cio­nes.

La or­ga­ni­za­ción de la en­se­ñan­za se­guía el sis­te­ma si­mul­tá­neo y cla­si­fi­ca­ba a los alum­nos en cua­tro gra­dos se­gún sus co­no­ci­mien­tos, to­do en una épo­ca en la que los ín­di­ces de al­fa­be­ti­za­ción eran muy ba­jos, im­par­tién­do­se el cur­so du­ran­te los me­ses del oto­ño, in­vierno y primavera. A tra­vés de to­do ese tiem­po, entre los li­bros uti­li­za­dos en la ins­truc­ción de los alum­nos es­ta­ban los de Ru­fino Blan­co y As­car­za, los de Dal­mau Soler; el Gra­do Ele­men­tal y Me­dio; Lec­cio­nes de His­to­ria Sa­gra­da del Pres­bí­te­ro Lc­do. Fermín Bai­go­rri; el Com­pen­dio de His­to­ria de Es­pa­ña; la Gra­má­ti­ca de la Len­gua Cas­te­lla­na de Fe­li­pe Gon­zá­lez Cal­za­da; Li­te­ra­tu­ra Práctica de Jo­sé V. Ru­bio Car­do­na; Ho­jas Li­te­ra­rias pa­ra ni­ños, de Ma­nuel Ibarz; Geo­gra­fía pa­ra ni­ños, de la editorial Sa­tur­nino Ca­lle­ja, S.A.; Es­cri­tu­ra y Len­gua­je de Es­pa­ña, de Es­te­ban-Pa- lu­zie; Arit­mé­ti­ca. Teó­ri­co-Práctica, de la Li­bre­ría Ca­tó­li­ca... En fin, to­do un lu­jo ac­ce­der y tra­ba­jar con ellos en la pro­pia es­cue­la ya que na­die los te­nía en su ca­sa. Y tam­bién ha­bía pi­za­rras, pi­za­rri­llos, ti­zas, lá­pi­ces, li­bre­tas, tin­te­ros, plu­mi­llas...

Lar­gas dis­tan­cias

Los ni­ños acu­dían ca­mi­nan­do por sen­de­ros des­de dis­tan­cias entre los 3 y los 4 ki­ló­me­tros dia­rios, tan­to con sol, llu­via, vien­to o frío, y pro­ce­dían de lu­ga­res co­mo As Es­ca­se­las (con 72 ha­bi­tan­tes y a 0,88 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la es­cue­la); de Ma­llas (con 328 ha­bi­tan­tes y a 0,94 ki­ló­me­tros); de San Mar­ti­ño de Abai­xo (con 187 ha­bi­tan­tes y a 1,04); de San Mar­ti­ño de Arri­ba (con 137 ha­bi­tan­tes y a 0,92 ki­ló­me­tros); de Vi­go (con 151 re­si­den­tes y 1,10 ki­ló­me­tros); de Castro de Duio (con 120 ha­bi­tan­tes y 0,58); de Den­le (con 113 ha­bi­tan­tes y 0,82 ki­ló­me­tros); de Er­me­de­su­xo de Abai­xo (con 160 ha­bi­tan­tes y 3,5 ki­ló­me­tros); de Er­me­de­su­xo de Arri­ba (con 77 ha­bi­tan­tes y 4,0); de San Sal­va­dor (con 121 ha­bi­tan­tes y 2,2); de Vi­lar (con 116 ha­bi­tan­tes y 0,74 ki­ló­me­tros)... Evi­den­te­men­te, es­ta es­cue­la de Duio era una es­cue­la de aus­te­ri­dad obli­ga­to­ria, acor­de con aque­llos le­ja­nos tiem­pos, con po­co más que una bo­la del mun­do y un ma­pa de hu­le y pu­pi­tres de ma­de­ra muy fro­ta­da, ra­ya­da y os­cu­re­ci­da; con una pi­za­rra col­ga­da en una de las pa­re­des y un tro­zo de te­la pa­ra lim­piar­la. Y, un cru­ci­fi­jo tam­bién col­ga­do, ado­le­cien­do la en­se­ñan­za de ejer­ci­cios de lec­tu­ra ex­pli­ca­da y comentada, de cálcu­lo men­tal... Sí, sa­be­mos que las prác­ti­cas de la­bo­res, lla­ma­das del ho­gar, no se re­la­cio­na­ban con la en­se­ñan­za de geo­me­tría y di­bu­jo, re­qui­rién­do­lo la Ins­pec­ción y acon­se­jan­do tam­bién el des­tie­rro del me­mo­ris­mo y ver­ba­lis­mo.

Tiem­pos de pe­nu­rias ge­ne­ra­li­za­das, y con te­lón de fon­do, la po­bre­za. La to­ta­li­dad, o la in­men­sa ma­yo­ría de los alum­nos/as, no dis­pu­sie­ron de ho­ri­zon­tes más am­plios que los que dis­fru­ta­ban día a día, pro­fun­da­men­te li­ga­dos a la tie­rra y con una vi­da en­rai­za­da en el mun­do ru­ral. En aque­lla es­cue­la, y a los 12 años —en mu­chos ca­sos, an­tes—, ter­mi­na­ba su ins­truc­ción y for­ma­ción, sin po­si­bi­li­dad de se­guir es­tu­dian­do, as­pi­ran­do so­lo a una su­per­vi­ven­cia en el me­dio ru­ral en el que re­si­dían, o en la ac­ti­vi­dad pes­que­ra en la ca­pi­tal mu­ni­ci­pal. O, en la du­ra emi­gra­ción, co­mo sa­li­da pa­ra los más de­ci­di­dos.

En los más de 100 años trans­cu­rri­dos han cam­bia­do mu­cho las co­sas, am­plián­do­se tam­bién el ho­ri­zon­te de po­si­bi­li­da­des de ca­da uno de los alum­nos. La vie­ja es­cue­la de Duio des­apa­re­ció ab­sor­bi­da por el gru­po cons­trui­do en la ca­pi­tal mu­ni­ci­pal, y la maes­tra Cor­ne­lia Muñoz, que en 1915 lle­va­ba 20 años en esa es­cue­la co­bran­do un sa­la­rio de 708,33 pe­se­tas, in­clui­das las gra­ti­fi­ca­cio­nes, ex­pe­ri­men­ta­ba di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas «por la mez­quin­dad del suel­do».

Años des­pués pa­só a la es­cue­la de ni­ñas nú­me­ro 1, de Fis­te­rra, ubi­ca­da en la ca­lle San­ta Ca­ta­li­na, tra­ba­jan­do más de 50 años en la en­se­ñan­za y ter­mi­nan­do su aven­tu­ra pro­fe­sio­nal y el lar­go ca­mino ini­cia­do a los 14, en la dé­ca­da de 1940, aun­que si­guió des­pués im­par­tien­do cla­ses par­ti­cu­la­res has­ta cum­plir los 83, con el fin de re­equi­li­brar sus ha­be­res pa­si­vos. Y, des­pués de de­di­car to­da su vi­da a la en­se­ñan­za pri­ma­ria, fa­lle­ció, sol­te­ra y a los 84 años, en Fis­te­rra, el 18 de ju­lio de 1959.

«Era una es­cue­la de aus­te­ri­dad obli­ga­to­ria, acor­de con aque­llos le­ja­nos tiem­pos»

Alum­nos de Fis­te­rra en el Val de Duio el 14 de fe­bre­ro de 1935, con au­to­ri­da­des y pro­fe­so­res.

Cor­ne­lia Muñoz In­sua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.