«La re­la­ción entre el hom­bre y el ca­ba­llo vie­ne de cin­co mil años atrás»

La ve­te­ri­na­ria im­par­tió una char­la en la pa­rro­quia car­ba­lle­sa de Can­ces

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - PAU­LA VÁZ­QUEZ Candy Ro­drí­guez Castro Es­pe­cia­lis­ta en «Coaching» Asis­ti­do con ca­ba­llos San­ti Ga­rri­do

La bús­que­da de li­de­raz­go, cohe­sión de equi­pos, me­jo­ra de la co­mu­ni­ca­ción, con­fian­za, em­pa­tía, ges­tión de emo­cio­nes... To­do es­to en­se­ña el coaching con ca­ba­llos, una de las tác­ti­cas más apa­sio­nan­tes y rá­pi­das de ad­qui­rir ha­bi­li­da­des pa­ra lle­gar a ser lí­der, que em­pe­zó co­mo un mé­to­do pa­ra em­pre­sas y que aho­ra se desa­rro­lla, tam­bién, a ni­vel per­so­nal. La ve­te­ri­na­ria y es­pe­cia­lis­ta en do­ma na­tu­ral, Candy Ro­drí­guez (1970, Vi­go), es una de las pio­ne­ras de su pues­ta en práctica en Ga­li­cia.

—¿De dón­de vie­ne el «coaching» asis­ti­do con ca­ba­llos?

—Es una me­to­do­lo­gía in­no­va­do­ra de en­tre­na­mien­to he­re­da­da de los Estados Unidos. Em­pe­zó co­mo una fór­mu­la pa­ra las em­pre­sas, pe­ro aho­ra se desa­rro­lla tam­bién a ni­vel per­so­nal. Es más ha­bi­tual en otras co­mu­ni­da­des y no tan­to aquí en Ga­li­cia.

—¿En qué con­sis­ten es­tos en­tre­na­mien­tos?

—El ca­ba­llo, a tra­vés de su ca­pa­ci­dad pa­ra cap­tar to­do lo que lo ro­dea, per­ci­be tam­bién nues­tro es­ta­do emo­cio­nal a tra­vés del len­gua­je no ver­bal que trans­mi­ti­mos. A par­tir de ahí, el ani­mal ac­túa co­mo es­pe­jo de no­so­tros mis­mos, lo que pro­por­cio­na un

feed­back [re­torno] in­me­dia­to y ob­je­ti­vo. Esa re­tro­ali­men­ta­ción nos lle­ga sin jui­cios, por lo que to­do lo que re­ci­bi­mos del ca­ba­llo es in­for­ma­ción que nos sir­ve pa­ra ha­cer un po­co de au­to­co­no­ci­mien­to. Y a to­do es­te pro­yec­to ha­bría que su­mar­le la ayu­da del

coaching, que en es­te ca­so soy yo.

—¿Los ca­ba­llos pue­den en­ton­ces ofre­cer la mis­ma com­pre­sión que las per­so­nas?

—Cla­ro. Lo fun­da­men­tal de es­te ti­po de mé­to­do es que la per­so- na se pue­de mos­trar tal cual es. Na­die la va a juz­gar. Se re­co­no­ce­rá y re­fle­xio­na­rá mu­cho an­tes que lo ha­ría en una se­sión de en­tre­na­mien­to nor­mal. Es más, se­gu­ra­men­te ese su­je­to sa­que más rá­pi­do en una se­sión de es­te ti­po ese al­go que tan­to le cues­ta ma­ni­fes­tar.

—¿Qué be­ne­fi­cios apor­ta es­ta tác­ti­ca?

—Yo di­ría que el pri­mor­dial pro­ve­cho ya es es­tar en un en­torno na­tu­ral, lo que re­la­ja mu­cho. Los ta­lle­res con ca­ba­llos no van con re­loj. No se tra­ta de con­se­guir el ob­je­ti­vo, sino de en­con­trar el ca­mino pa­ra con­se­guir­lo. Por es­to, per­mi­te co­no­cer­se a uno mis­mo, con­se­guir des­blo­quear de si­tua­cio­nes en las que mu­chas ve­ces es­ta­mos per­di­dos o me­jo­rar nues­tra au­to­es­ti­ma y au­to­cui­da­do. Y si nos re­fe­ri­mos al ám­bi­to em­pre­sa­rial, me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, la co­mu­ni­ca­ción, así co­mo el tra­ba­jo en equi­po.

—¿Cuál es el ori­gen de la co­ne­xión entre el ca­ba­llo y el hom­bre?

—Vie­ne de cin­co mil años atrás, un da­to que siem­pre me gus­ta re­cal­car por­que es­te es el ani­mal, des­pués del pe­rro, que lle­va más tiem­po do­mes­ti­ca­do. Le de­be­mos mu­cho por­que lo he­mos uti­li­za­do pa­ra las gue­rras, con­quis­tar te­rri­to­rios, ac­ce­der a nue­vos lu­ga­res, la agri­cul­tu­ra, et­cé­te­ra. Des­pués de to­dos esos años de do­mes­ti­ca­ción, ade­más de ser ani­ma­les so­cia­les son ani­ma­les de ma­na­da, que han apren­di­do a desa­rro­llar fór­mu­las pa­ra co­mu­ni­car­se entre ellos, y tam­bién con las per­so­nas. So­lo ha­ce fal­ta sa­ber es­cu­char­los.

—¿To­dos los ca­ba­llos son ap­tos, o pue­den ser­lo, pa­ra es­te mé­to­do de en­tre­na­mien­to?

—Sí, aun­que yo creo que no son ap­tos los que no so­bre­vi­ven en con­di­cio­nes idea­les. Con es­to me re­fie­ro a vi­vir en gru­po jun­to a otros ca­ba­llos, en se­mi­li­ber­tad den­tro de lo po­si­ble, en cal­ma y con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra sa­lir ade­lan­te. Es­tos ani­ma­les ne­ce­si­tan es­tar muy des­pier­tos y equi­li­bra­dos.

—Es­te es un pro­ce­so de en­tre­na­mien­to en el que participan in­clu­so ni­ños.

—Sí, aquí hay que di­fe­ren­ciar entre la equi­no­te­ra­pia destinada a per­so­nas con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, y las in­ter­ven­cio­nes asis­ti­das con ani­ma­les en las que en­tra el coaching. Y sí, yo ha­go tan­to en­tre­na­mien­to pa­ra adul­tos, ni­ños o ado­les­cen­tes. Cual­quier per­so­na que ten­ga in­te­rés, cu­rio­si­dad o ga­nas de desa­rro­llar­se per­so­nal­men­te es ap­ta.

Nal­gun­has es­tra­das da bis­ba­rra re­sis­ten he­roi­ca­men­te ár­bo­res re­cha­man­tes, fer­mo­sas, ve­llas, al­tas. Soas. Exem­pla­res úni­cos en to­dos os as­pec­tos. Pi­ñei­ros man­sos ou pi­ñei­ros de fó­ra; ce­dros ou ci­pre­ses, so­bre to­do. Aí aca­ba o meu ca­tá­lo­go de es­pe­cies pa­ra as que non son as de to­da a vi­da, e ata con esas non o te­ño sem­pre cla­ro, co­mo can­do se tra­ta de dis­tin­guir as aca­cias das fal­sas aca­cias (ro­bi­nias).

Que­do con tres, por acou­tar: a que es­tá na rec­ta da Bu­ga­llei­ra, á man de­rei­ta in­do ca­ra a Pon­te­ce­so; a que es­tá no me­dio de Ol­vei­ra, á esquerda in­do ca­ra Ol­vei­roa, e a que hai en Ar­tes, á esquerda de ca­mi­ño a So­fán. Pui­de­ron coas es­tra­das no­vas máis an­chas e arran­xa­das en va­rias ca­pas. Coas bei­ra­rrúas. Se­gu­ro que con moi­tas vo­ces que alen­ta­ron a súa ta­la, por­que so­mos así, pa­re­ce que nos mo­les­tan. Ta­mén co tem­po, cos fu­mes do trá­fi­co, coas en­fer­mi­da­des ló­xi­cas das plan­tas. E aí es­tán, dán­do­lle por­te á pai­sa­xe, coa má­goa de que non ha­xa máis. Moi­to cam­bia­ría to­do con ave­ni­das ar­bó­reas, co­mo as que aín­da re­sis­ten polo Allo, por Ro­me­lle, ca­ra a Caión ou ca­ra a Coiro den­de A La­ra­cha. Co­mo as que van de Ca­ma­ri­ñas a Vi­lán, no pri­mei­ro tra­mo. Co­mo as que se ven nas fo­tos an­ti­gas en ple­na AC-552, nas tra­ve­sías, no cen­tro das vi­las. Os do­nos dos pazos en­chían as súas pro­pie­da­des de exem­pla­res ben bo­ni­tos e fei­ti­ños. Postos a imi­tar­lle ma­nei­ras, má­goa que a xen­te non op­ta­sen polo amor bo­tá­ni­co. Ca­se es­que­zo na lis­ta os eu­ca­lip­tos do Éza­ro, que ago­ra ven mi­llei­ros de vi­si­tan­tes de ca­mi­ño á fer­ven­za. Ta­mén te­ñen o seu en­can­to, e ade­mais na­ce­ron an­tes de que aque­la cen­tral de­ra a pri­mei­ra luz eléc­tri­ca re­gu­lar da Cos­ta da Mor­te.

BA­SI­LIO BE­LLO

Candy Ro­drí­guez, en Can­ces, don­de ha­bló so­bre el ca­ba­llo co­mo en­tre­na­dor emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.