A so­lo unos días de la fies­ta gas­tro­nó­mi­ca, abre el Ron­cu­do con per­ce­bes de ex­ce­len­te ca­li­dad

O Ron­cu­do vuel­ve a dar el me­jor pro­duc­to pa­ra su gran día en Cor­me

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - PORTADA - N. COS­TA, X. A.

Di­cen que pue­de ser por la com­po­si­ción de la ro­ca o la co­rrien­te del mar, sea por la ra­zón que sea, al­go tie­nen los per­ce­bes de O Ron­cu­do que los ha­ce úni­cos.

Eran las sie­te de la ma­ña­na y aún ama­ne­cien­do, co­men­za­ron a lle­gar los pri­me­ros per­ce­bei­ros y cu­rio­sos, ba­jo la aten­ta mi­ra­da de los guar­dias ru­ra­les. Ha­ce tres años que con­tro­lan las ro­cas, in­vierno y ve­rano, «me­nos can­do o mar es­tá moi pi­ca­do» re­la­ta Luis Oran­tes, uno de los vi­gi­lan­tes. Des­pués de tan­to tiem­po los co­no­cen bien a to­dos, «e aos fur­ti­vos ta­mén» acla­ra Luis. Él y otro gru­po de per­ce­bei­ros se ríen, re­sig­na­dos an­te la cap­tu­ra la cap­tu­ra ile­gal que tan­tas pér­di­das les oca­sio­na.

Con­for­me se acer­ca­ba la ba­ja mar, co­mien­zan a lle­gar las lan­chas con más ma­ris­ca­do­res. Des­de las cin­co em­bar­ca­cio­nes se acer­can a las ro­cas que so­lo se pue­de ac­ce­der por mar. Apro­ve­chan el buen tiem­po pa­ra sa­car los bar­cos, ayer el mar les dio un res­pi­ro y eso les per­mi­tió tra­ba­jar me­jor.

Los que re­co­gen per­ce­bes en las ro­cas pe­ga­das al fa­ro tam­bién pue­den ir has­ta allí a na­do, pe­ro «a ver des­pois quen vol­ve co sa­co de seis qui­los» se pre­sen­ta Ke­vin Facal. Él es uno de los per­ce­bei­ros más jó­ve­nes. «A xen­te no­va non que­re vir» afir­ma. El es­fuer­zo y el pe­li­gro que es­ta pro­fe­sión aca­rrea no son bue­nos ali­cien­tes, por más que di­gan que una vez co­gi­do el vi­cio de ir al Ron­cu­do es di­fí­cil de­jar­lo.

La jor­na­da aca­ba y se van con la ma­lla lle­na de los me­jo­res per­ce­bes . Seis ki­los pue­den ex­traer co­mo má­xi­mo al día. To­da­vía les que­dan otros dos. Des­pués se des­pe­di­rán de la ro­ca has­ta Na­vi­dad. O Ron­cu­do se to­ma unos des­can­sos muy lar­gos. La vi­da de Cor­me ha es­ta­do siem­pre li­ga­da al mar y no pa­re­ce que las co­sas va­yan a cam­biar de­ma­sia­do en es­te lu­gar de Pon­te­ce­so.

Ma­ría Álvarez es miem­bro de la Co­fra­día de Cor­me y lle­va mu­chos años tra­ba­jan­do co­mo per­ce­bei­ra en O Ron­cu­do. En su fa­mi­lia to­dos vi­ven del mar. «O meu ma­ri­do é gar­da­cos­tas e a mi­ña fi­lla, bióloga», apun­ta.

Al igual que ella, Juan Luis To­ja tra­ba­jó to­da su vi­da en el mar, pri­me­ro co­mo ma­rino mer­can­te y des­pués co­mo per­ce­bei­ro. A sus 68 años, pre­su­me de te­ner el car­né más an­ti­guo de la co­fra­día y de ser el más vie­jo en las ro­cas.

Di­ce que no pien­sa ju­bi­lar­se: «Con­si­de­ro que a per­soa que non ten ac­ti­vi­da­de es­tá mor­ta, co­mo a un­ha fon­te sen cau­dal, moi bo­ni­ta, pe­ro sen au­ga». Ni el pa­so de los años, ni el pe­li­gro al que se en­fren­ta que ca­da vez re­co­ge el per­ce­be lo van a ale­jar del mar. No pien­sa re­ti­rar­se has­ta «que te­ña que vir con bas­tón».

Co­mo es­ta, que­dan mu­chas fa­mi­lias de la zo­na que vi­ven ca­da día de lo que les da el Atlán­ti­co.

El mar to­da­vía es el úni­co me­dio de vi­da pa­ra mu­chas fa­mi­lias de la lo­ca­li­dad

ANA GAR­CÍA

Los per­ce­bei­ros de Cor­me regresan a O Ron­cu­do pa­ra re­co­ger el ma­ris­co más pre­cia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.