«De vez en can­do fa­cia­mos chu­rras­co pa­ra crear am­bien­te»

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA -

ro se ha per­di­do muy po­cos par­ti­dos, nin­guno de los que ju­ga­ba el equi­po en ca­sa.

Lla­ma la aten­ción de la fo­to­gra­fía que el día de la pre­sen­ta­ción ca­da miem­bro de la plan­ti­lla ves­tía de for­ma di­fe­ren­te. «Non ha­bía moi­ta equi­pa­ción ofi­cial, ca­da un ía co­mo po­día. Ti­ña­mos al­go de rou­pa ve­lla por­que ha­bía que apro­vei­tar os re­cur­sos. Se un ti­ña frío co­llía dous chán­dals», ex­pli­ca Pé­rez See­dor. Tam­po­co ha­bía mu­cho pa­ra fi­cha­jes. «Ao prin­ci­pio ti­ña­mos o que vén sen­do al­gún re­for­zo, pe­ro a maio­ría da xente era da ca­sa», aña­de.

Aquel Cer­ce­da de 1991 era com­ple­ta­men­te dis­tin­to al que ju­gó en Se­gun­da B. Ca­si de ca­sua­li­dad allí re­ca­ló Pa­co Zas y allí cam­bio su vi­da. «Fue un pun­to de in­fle­xión, ha­bía de­ja­do el fút­bol pro­fe­sio­nal por los ne­go­cios y lo aban­do­né to­do pa­ra acla­rar­me. En ese mo­men­to sur­gió la po­si­bi­li­dad del Cer­ce­da y de­ci­dí pro­bar». Ya te­nía 30 años, ha­bía es­ta­do en el Be­tan­zos, el De­por­ti­vo, el Li­na­res, el Cal­vo So­te­lo de Puer­to­llano... Pe­ro fue el Cer­ce­da el que le dio un fu­tu­ro. El en­tre­na­dor era en 1991 el ar­qui­tec­to Luis Cou­to y em­pe­zó a tra­ba­jar con él. «Mi vi­da cam­bió, se trans­for­mó a to­dos los ni­ve­les».

Fue­ron so­lo tres años por­que una le­sión lo ale­jó del fút­bol pro­fe­sio­nal, aun­que pu­do vi­vir par­ti­dos co­mo el de la Co­pa Diputación, con la que se hi­zo el Cer­ce­da en Ria­zor.

En­ton­ces Cer­ce­da era «co­mo una al­dea, no te­nía la re­per­cu­sión que ten­dría des­pués» y ese am­bien­te tran­qui­lo fue co­mo un bál­sa­mo, por lo que el Cer­ce­da des­apa­rez­ca le da «una pe­na tre­men­da».

No afec­ta tan­to a Jo­sé An­to­nio Gen­de Mén­dez, más co­no­ci­do por el ape­lli­do de su ma­dre, que re­co­no­ce que que­dó «har­to» del fút­bol y aho­ra se man­tie­ne en for­ma con el pádel. Él es de Cer­ce­da, pe­ro lle­gó al equi­po pro­ce­den­te del Fa­bril. Re­cuer­da que co­bra­ba al­go y que la ma­yor par­te de sus com­pa­ñe­ros eran ve­ci­nos su­yos. «El pri­mer día íba­mos al­go pe­rra­llei­ros», di­ce re­fi­rién­do­se a la equi­pa­ción, aun- que en los si­guien­tes las co­sas tam­po­co eran me­jo­res. «En los par­ti­dos ofi­cia­les sí lle­vá­ba­mos la ro­pa del equi­po, pe­ro lo que era la ro­pa de abri­go te­nía­mos que po­ner­la no­so­tros», re­cuer­da.

Se tra­ta­ba de un equi­po muy fa­mi­liar, muy de an­dar por ca­sa, con un am­bien­te muy bueno, pe­ro le­jos de la pro­fe­sio­na­li­za­ción.

Fue en el ve­rano del 92, re­cién aca­ba­da la cam­pa­ña cuan­to to­do cam­bió. Gar­cía Li­ña­res ele­vó el equi­po a Pre­fe­ren­te, con un pre­su­pues­to de 78.000 eu­ros (13 mi­llo­nes de pe­se­tas).

LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS Pre­si­den­te y ju­ga­do­res.

BASILIO BELLO

Pa­co Zas (ju­ga­dor), Ma­nuel Pé­rez See­dor (pre­si­den­te) y Jo­sé An­to­nio Gen­de Mén­dez (por­te­ro).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.