El co­mer­cio y las ta­pas di­na­mi­zan la eco­no­mía lo­cal

A La­ra­cha de Ta­pas y el Pun­to Ro­jo baiés ba­ja­ron el te­lón con buenas ci­fras de ven­tas y cen­te­na­res de ra­cio­nes des­pa­cha­das

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - PORTADA - MARTA LÓ­PEZ

La llu­via qui­so echar a per­der los es­fuer­zos de to­do un fin de se­ma­na en Baio y A La­ra­cha, pe­ro la tar­de ter­mi­nó por des­pe­jar­se y las dos lo­ca­li­da­des vol­vie­ron a ser un her­vi­de­ro de gen­te en bús­que­da de las me­jo­res gan­gas o, en su de­fec­to, de los pe­tis­cos más de­li­cio­sos. Coin­ci­die­ron es­te fin de se­ma­na dos ini­cia­ti­vas de cla­ro tin­te co­mer­cial, y en am­bos ca­sos tan­to res­pon­sa­bles, co­mo con­su­mi­do­res y tam­bién par­ti­ci­pan­tes coin­ci­den en se­ña­lar el «rotundo éxi­to» co­se­cha­do.

«De dúas a cin­co da tar­de a choi­va de­pri­miu­nos bas­tan­te, so­bre to­do aos ven­de­do­res», apun­ta­ba Ta­tia­na Re­llán, pre­si­den­ta de la en­ti­dad or­ga­ni­za­do­ra del Pun­to Ro­jo baiés, «pe­ro des­pois saíu o sol e pú­xo­se o día per­fec­to, vol­veu a xen­te ás rúas». Ni mu­cho ca­lor, que atrae al pú­bli­co a las pla­yas, ni tam­po­co llu­via que es­pan­ta­se a los com­pra­do­res. Es­te año, aña­día ayer Re­llán, la gran sor­pre­sa fue el vier­nes, «no que se tra­ba­llou moi­to me­llor que na edi­ción pa­sa­da», aun­que se com­pen­só la ba­lan­za con la tar­de del sá­ba­do, en la que el buen tiem­po res­tó al­go de afluen­cia. La sen­sa- ción ge­ne­ral, sin em­bar­go, es de sa­tis­fac­ción. «On­te á noi­te [por el sá­ba­do] os ven­de­do­res tra­ba­lla­mos ata as no­ve e pi­co ou dez, pe­ro nos ba­res que­da­ba xen­te á un­ha e pi­co da ma­ñá», re­la­ta­ba Ta­tia­na, y aña­día: «E ho­xe [por ayer] a se­sión ver­mú que ti­ve­ron no bar Tré­bol pro­lon­gou­se ata pa­sa­das as cin­co, xa ca­se en­ca­na­ron cos pin­chos da tar­de».

Pa­ra los pri­me­ri­zos, co­mo Eli­ne Rey, que ha­ce al­re­de­dor de un año que co­gió las rien­das de la tien­da +D’Mo­da, fue el Pun­to Ro­jo tam­bién una ex­pe­rien­cia pa­ra re­pe­tir. «Non te­ño con que com­pa­rar, por­que es­te é o pri­mei­ro que o fa­ce­mos, pe­ro en xe­ral es­tou con­ten­ta coas ven­das», re­la­ta Eli­ne, quien ade­más se tra­ba­jó un es­tand de lo más apa­ren­te pa­ra mos­trar sus pren­das: «Xa se sa­be, nes­tes tem­pos hai que ser in­no­va­dor e bo­tar­lle ima­xi­na­ción». Co­mie­ron los tres días, di­ce, a ba­se de ta­pas: «Boí­si­mas».

Tam­bién ri­quí­si­mas, aun­que in­ca­paz de de­ci­dir­se por una so­la, fue­ron las crea­cio­nes de los hos­te­le­ros la­ra­che­ses, se­gún re­la­ta­ba la edi­la Ro­cío Ló­pez, del de­par­ta­men­to de Pro­mo­ción eco­nó­mi­ca. «Pa­ra min es­ta­ban to­das moi boas», apun­tó la con­ce­ja­la, que pu­do char­lar con al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes e in­tere­sar­se por la ex­pe­rien­cia de es­te año. «Po­lo que pui­den fa­lar es­ta­ban moi con­ten­tos, e al­gúns mes­mo ti­ve­ron que ir bus­car máis mer­can­cía, por­que es­go­ta­ron a que ti­ñan mer­ca­da. Que iso lle pa­se, in­clu­so a xen­te que xa ti­ña a ex­pe­rien­cia dou­tros anos, creo que é in­di­ca­ti­vo de que is­to vai a máis e de que é un­ha ci­ta que se es­tá xa con­so­li­dan­do», aña­día la edi­la.

Coin­ci­dían des­de el bar Aqua, en don­de la no­che del sá­ba­do se ago­ta­ron las ra­cio­nes a eso de las on­ce y cuar­to. «A xen­te se­guía en­tran­do e pe­din­do ta­pas, pe­ro xa non que­da­ba na­da. Per­dín de ven­der ao me­llor un­has 40 ou 50 máis», re­la­ta­ba la ge­ren­te. El do­min­go por la ma­ña­na fue un po­co más flo­jo, aun­que igual­men­te in­tere­san­te, y que­da­ba to­da­vía «o úl­ti­mo ti­rón» de la no­che. «Com­pen­sa moi­to», con­fie­san des­de el Aqua, por el gran vo­lu­men de con­su­mi­do­res que lle­ga a mo­ver­se en to­do el fin de se­ma­na.

Mu­chos ob­ser­va­do­res, pe­ro tam­bién buenas ven­tas en el Pun­to Ro­jo.

FO­TOS BA­SI­LIO BE­LLO

Nue­vo éxi­to pa­ra la ru­ta de ta­pas la­ra­che­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.