CAR­BA­LLO

ME­CA DEL SURF, DOS BAN­DE­RAS AZU­LES Y OTRAS DE CA­LI­DAD ME­DIOAM­BIEN­TAL, UN COM­PLE­JO DU­NAR Y LA LA­GU­NA: LA RI­QUE­ZA LI­TO­RAL DE ES­TE MU­NI­CI­PIO AÚN SOR­PREN­DE

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial1 - - PORTADA - S. G. RIAL CAR­BA­LLO

Car­ba­llo es­tá mar­ca­do por el agua. Por el río An­llóns, que lo atra­vie­sa. Por cas­ca­das co­mo las de En­tre­cru­ces o Rus. Por el cen­te­na­rio bal­nea­rio, he­re­de­ros de un des­cu­bri­mien­to ro­mano. Pe­ro, so­be to­do, por el agua de su li­to­ral: 16 ki­ló­me­tros de ex­tre­mo a ex­tre­mo, una dis­tan­cia que in­clu­ye la ser­pen­tean­te La­goa y su ma­ris­ma, zo­na pri­vi­le­gia­da de avis­ta­mien­to de aves y, so­bre to­do, te­so­ro pai­sa­jís­ti­co. En­tre la Fur­na Fu­ra­da y A Per­ce­bei­ra, en­tre los lin­des con A Laracha y con Mal­pi­ca, hay mar pa­ra to­dos, re­ce­ta fun­da­men­tal pa­ra los vi­si­tan­tes aho­ra que lle­ga el ve­rano. Mar abier­to en los are­na­les de Ra­zo, As Saí­ñas y A Pe­dra do Sal. Los dos úl­ti­mos, con ban­de­ra azul. El pri­me­ro, con en­se­ñas de ca­li­dad me­dioam­bien­tal. Pla­yas hay más: des­de Ar­ne­la a Lei­ra, o las ca­las que se en­cuen­tran por San­ta Ma­ri­ña o Re­bor­de­los. Tam­bién por es­tas zo­nas hay mar pa­ra el que no quie­re are­na: acan­ti­la­dos, fur­nas, ro­cas que son te­so­ros geo­ló­gi­cos. Pa­ra el que bus­ca do­mi­nar las olas, es­cue­las de surf, ve­te­ra­nas, con le­gio­nes de jó­ve­nes de me­dia Eu­ro­pa. Pe­ro no so­lo de mar vi­ve el tu­ris­mo de Car­ba­llo (31.000 ha­bi­tan­tes, 20.000 en el nú­cleo prin­ci­pal), lo­ca­li­dad que ha apos­ta­do en los úl­ti­mos años por ha­cer del cen­tro un lu­gar ac­ce­si­ble, de pa­seos, de pla­ta­for­mas am­plias don­de los pea­to­nes ga­nan te­rreno. Con más ár­bo­les, ma­yor ac­ce­si­bi­li­dad. Y mu­cha cul­tu­ra, con fes­ti­va­les de tea­tro, de web se­ries, de crea­ción ar­tís­ti­ca, de rock al­ter­na­ti­vo (jus­ta­men­te ma­ña­na se ce­le­bra el Roc­kin’). De­rru­ban­do mu­ros abrió las puer­tas de la pin­tu­ra en las pa­re­des, com­ple­ta­da con el Re­xe­ne­ra Fest y ar­tis­tas de im­pac­to in­ter­na­cio­nal: son ca­si cin­cuen­ta las crea­cio­nes. Hay fo­lle­tos que ayu­dan a guiar­se, in­clu­so vi­si­tas guiadas pa­ra gru­pos, con­sul­ta­bles en la Ofi­cian de Tu­ris­mo, que abre to­do el ve­rano. Den­tro de seis días lle- ga­rá la Pra­za dos Li­bros; des­pués, el Fes­ti­folk, con Ca­per­cai­llie. El fes­ti­val de Se­reas e Pi­ra­tas, un Ve­rán Cul­tu­ral con mul­ti­tud de con­cier­tos (de Bu­di­ño a Mer­ce­des Peón). Y de­por­te, mu­chos de­por­tes. Au­to­crós (es­te fin de se­ma­na se ce­le­bra el cam­peo­na­to de Es­pa­ña de au­to­crós), hoc­key, vó­ley pla­ya, BTT, ciclismo de ca­rre­te­ra... To­do ello su­ma y si­gue en la am­plia ofer­ta de Car­ba­llo co­mo un con­jun­to de atrac­ti­vos que atraen a mi­les de per­so­nas y que po­nen el pie en Car­ba­llo pa­ra co­no­cer tam­bién el res­to de la Cos­ta da Mor­te. Hay más de mil pla­zas ho­te­le­ras, en­tre ho­te­les, hos­ta­les y los cám­ping. Y una hos­te­le­ría en cre­ci­mien­to, tam­bién en ca­li­dad, con jor­na­das de ela­bo­ra­ción de ta­pas co­mo ali­cien­te a unas ru­tas ya con­so­li­da­das. En Car­ba­llo hay fe­rias ca­da dos do­min­gos (ade­más del quin­to del mes, si lo hay) y to­dos los jue­ves, ci­tas ne­ce­sa­rias pa­ra en­ten­der me­jor el va­lor de los pro­duc­tos pro­pio. De pa­sear en­tre los pues­tos, en­tre la gen­te, y en­ten­der me­jor la esen­cia de Ber­gan­ti­ños. O por los co­mer­cios. O por las ri­bei­ras del An­llóns, con lar­gos pa­seos ha­bi­li­ta­dos, ca­si tan lar­gos, en sus dos ori­llas, co­mo el de la cos­ta. Am­bos im­pres­cin­di­bles, com­ple­men­ta­rios y adic­ti­vos.

FO­TO ANA GAR­CÍA

El surf ya for­ma par­te de la per­so­na­li­dad tu­rís­ti­ca (y cul­tu­ral) de Car­ba­llo.

FO­TO J. M. CA­SAL

El mu­ral del ar­tis­ta Yo­se­ba, pin­ta­do es­te mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.