La Xun­quei­ra mar­ca el mo­men­to más ál­gi­do del ca­len­da­rio es­ti­val

Las fies­tas pa­tro­na­les de Cee es­tán, de siem­pre, en­tre las prin­ci­pa­les ci­tas ve­ra­nie­gas de la Cos­ta da Mor­te y lle­gan en los días cen­tra­les de la cam­pa­ña

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial1 - - La Celebración - J. V. LA­DO CEE

Al mar­gen de la pro­gra­ma­ción par­ti­cu­lar de ca­da año, de los atrac­ti­vos que pue­dan ofre­cer­se, de la com­pe­ten­cia de otras ci­tas e in­clu­so del tiem­po, las fies­tas de la Vir­xe da Xun­quei­ra de Cee es­tán ins­ta­la­das des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po en el po­dio de ho­nor de las ce­le­bra­cio­nes de la Cos­ta da Mor­te, con lo que su éxi­to es­tá ase­gu­ra­do y al mar­gen de los vai­ve­nes pun­tua­les en cuan­to a exis­ten­cia. Se dan mu­chos fac­to­res que le con­fie­ren es­te ca­rác­ter pre­emi­nen­te, que em­pie­zan por la tra­di­ción —a la Xun­quei­ra se va sí o sí, no se cues­tio­na—, si­guen por la can­ti­dad de días de fes­te­jos, los con­cier­tos de ar­tis­tas co­no­ci­dos que siem­pre le dan un plus res­pec­to al res­to y aca­ban por las pro­pias fe­chas. Es el mo­men­to del año en que el más gen­te hay de va­ca­cio­nes y, ade­más, de los vi­si­tan­tes fo­rá­neos, son nu­me­ro­sos los ve­ci­nos que se en­cuen­tran fue­ran y eli­gen es­tos días pa­ra re­gre­sar con sus fa­mi­lias y em­pa­par­se de ese am­bien­te ve­ra­nie­go y dis­ten­di­do que im­preg­na la lo­ca­li­dad, lleno de ci­tas con ami­gos, vie­jos co­no­ci­dos y mo­men­tos pa­ra la ce­le­bra­ción. La vi­lla en sí mis­ma ya ofre­ce unas con­di­cio­nes per­fec­tas pa­ra los ac­tos, con la pla­za del Con­ce­llo y la Ala­me­da co­mo es­ce­na­rios pri­vi­le­gia­dos, que se com­ple­men­tan con una am­plia ofer­ta hos­te­le­ra en el en­torno, un te­rreno ama­ble pa­ra el dis­fru­te de los ni­ños y to­do lo que pue­de ofre­cer la ca­pi­tal co­mer­cial de to­da la ban­da sur de la Cos- ta da Mor­te. De ahí que la Xun­quei­ra se con­vier­ta en una fies­ta ap­ta pa­ra ni­ños em­be­le­sa­dos con el co­lo­ri­do de las atrac­cio­nes, fa­mi­lias que acu­den a dis­fru­tar de los es­pec­tácu­los mu­si­ca­les y jó­ve­nes dis­pues­tos a que­mar la no­che. Hay pa­ra to­dos, en un cli­ma de se­gu­ri­dad —no se re­cuer­dan in­ci­den­tes re­se­ña­bles des­de ha­ce mu­chos años—, con nu­me­ro­sos ser­vi­cios y el en­can­to pro­pio de un en­torno ur­bano que mi­ra al mar. Es­te año es, so­bre to­do, la ar­tis­ta ca­na­ria Ro­sa­na, pe­ro ca­si siem­pre hay al­gún mú­si­co de cier­to nom­bre que so­lo pue­des ver en la Xun­quei­ra, lo que da un pun­to di­fe­ren­cial so­bre el res­to de ver­be­nas que se ce­le­bran en la co­mar­ca y que no pa­ran de cre­cer. Las ban­das, las or­ques­tas, la dis­co­te­ca mó­vil y otros es­pec­tácu­los —ca­so de los Tro­glo­di­tas (la ban­da de Lo­qui­llo) en es­ta oca­sión— com­ple­tan una ofer­ta mu­si­cal des­ta­ca­da y dis­tin­ta de lo que se pue­de en­con­trar en cual­quier pa­rro­quia de la zo­na. Ha­ce ya unos años que, en lu­gar de ca­ras re­co­no­ci­das de fue­ra, se apues­ta por al­gún ve­cino des­ta­ca­do pa­ra abrir las fies­tas con el pre­gón y es­te año le ha to­ca­do a una de­por­tis­ta que, aun­que afin­ca­da en Ca­na­rias, lle­va el nom­bre de Cee has­ta las ex­pe­rien­cias más ex­tre­mas, co­mo la de cru­zar las ne­va­das tie­rras de Alas­ka. La gen­te siem­pre agra­de­ce que les in­vi­te a par­ti­ci­par en la fies­ta y les re­mue­va la me­mo­ria al­guien de ca­sa, con lo que sue­le ser un acier­to. En de­fi­ni­ti­va, la Xun­quei­ra es una ci­ta in­elu­di­ble del ca­len­da­rio, que lle­ga con una pro­gra­ma­ción im­por­tan­te y no hay ex­cu­sa pa­ra per­dér­se­la.

FOTO JOR­GE PARRI

Los fue­gos sir­ven de co­lo­fón

FOTO J. PARRI

Las pro­ce­sio­nes son mul­ti­tu­di­na­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.