El mon­te no ha de ser una re­ser­va pa­ra emer­gen­cias

La par­ce­la­ción del te­rreno, el des­cui­do en su man­te­ni­mien­to y la fal­ta de cer­ti­fi­ca­ción de la ma­de­ra las­tran su ren­ta­bi­li­dad

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial1 - - El Bosque -

MAR­TA LÓ­PEZ ■ El te­rreno fo­res­tal ga­lle­go es­tá ex­ce­si­va­men­te par­ce­la­do. Las 1.400.000 hec­tá­reas de bos­que ar­bo­la­do que hay en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma se di­vi­den en­tre na­da me­nos que 700.000 pro­pie­ta­rios, una cir­cuns­tan­cia de­ri­va­da, di­cen los ex­per­tos, de las su­ce­si­vas par­ti­cio­nes tes­ta­men­ta­rias que se han ve­ni­do lle­van­do a ca­bo en los úl­ti­mos de­ce­nios. El mon­te no es un re­cur­so vi­vo a jui­cio de los pro­pie­ta­rios, sino una re­ser­va, «un ban­co ao que acu­dir can­do hai un­ha emer­xen­cia», ex­pli­ca­ba Luis Gar­cía, di­rec­tor de Fon­te­boa, en el Fo­ro Voz ce­le­bra­do en O Cou­to de­di­ca­do, pre­ci­sa­men­te, a es­te sec­tor. Las con­clu­sio­nes de los ex­per­tos en la ma­te­ria son cla­ras: ni se es­tá ex­plo­tan­do co­mo de­be­ría, ni se es­tán apro­ve­chan­do sus po­ten­cia­li­da­des. A es­te res­pec­to, es muy preo­cu­pan­te la fal­ta de ma­de­ra cer­ti­fi­ca­da en Ga­li­cia, y que bue­na par­te de los em­pre­sa­rios tie­nen que re­cu­rrir a la im­por­ta­ción pa­ra abas­te­cer­se en sus ne­go­cios. Ma­nuel Bei­ro La­go, in­ge­nie­ro fo­res­tal es­pe­cia­li­za­do en pro­ce­sos de cer­ti­fi­ca­ción, in­di­ca que el des­co­no­ci­mien­to es el prin­ci­pal cau­san­te de que so­lo una mí­ni­ma par­te del te­rreno cuen­te con esas ga­ran­tías de ca­li­dad. «Non su­po­ría un es­for­zo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra os pro­du­to­res», in­di­ca Bei­ro, y los be­ne­fi­cios se­rían in­con­ta­bles. Pa­ra em­pe­zar, in­flui­ría a la ho­ra de ta­sar sus ejem­pla­res, que su­birían con­si­de­ra­ble­men­te en va­lor de ca­ra a los com­pra­do­res. El em­pre­sa­rio za­sen­se Per­fec­to Fuen­tes, que ha es­pe­cia­li­za­do su ne­go­cio en la fa­bri­ca­ción de ta­po­nes de am­bien­ta­do­res, tie­ne que li­diar con es­ta ca­ren­cia de for­ma prác­ti­ca­men­te dia­ria. Se le exi­ge la uti­li­za­ción de ma­de­ras cer­ti­fi­ca­das, y a me­nu­do tie­ne que re­cu­rrir a ase­rra­de­ros lu­gue­ses pa­ra cu­brir su de­man­da. El pro­ce­so de tran­si­ción no es demasiado com­pli­ca­do, siem­pre y cuan­do se eli­ja for­mar par­te de un gru­po de cer­ti­fi­ca­ción y rea­li­zar es­tos trá­mi­tes en con­jun­to. Con­tar con un ins­tru­men­to de ges­tión acep­ta­do por las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes, adap­tar­se a los dic­tá­me­nes eco­lo­gis­tas y adop­tar unos de­ter­mi­na­dos mo­de­los sil­ví­co­las (por lo ge­ne­ral in­com­pa­ti­bles con el sis­te­ma mi­ni­fun­dis­ta tí­pi­co de Ga­li­cia) son los re­qui­si­tos bá­si­cos pa­ra po­der cer­ti­fi­car. El pre­cio del trá­mi­te no es ba­ra­to, «pe­ro en to­do ca­so non su­pera o eu­ro por to­ne­la­da», ex­pli­ca Bei­ro.

El cos­te de tra­mi­ta­ción no su­pera en nin­gún ca­so el eu­ro por to­ne­la­da

ANA GAR­CÍA

El pro­ce­so pa­ra cer­ti­fi­car. El in­ge­nie­ro Ma­nuel Bei­ro La­go es­tá es­pe­cia­li­za­do en los pro­ce­sos de cer­ti­fi­ca­ción. Son cos­to­sos, di­ce, pe­ro el be­ne­fi­cio a lar­go pla­zo es con­si­de­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.