Mue­bles con lí­neas sen­ci­llas y to­nos neu­tros

El mi­ni­ma­lis­mo pisa fuer­te en las ten­den­cias ac­tua­les, y vie­ne pa­ra que­dar­se

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial1 - - Portada - MAR­TA LÓ­PEZ LA VOZ

Asu­má­mos­lo, ha­ce tiem­po que el mue­ble de la abue­la de­jó de es­tar de mo­da. Ni las ma­de­ras no­bles gus­tan tan­to co­mo an­tes, ni to­dos los clien­tes aho­rran du­ran­te me­ses pa­ra com­prar­se una «ha­bi­ta­ción pa­ra to­da la vi­da». La de­co­ra­ción evo­lu­cio­na, y el in­te­rio­ris­mo va pa­re­jo.

Ex­pli­ca Víc­tor An­dra­de, de Mo­bel­rías Ca­ba­na, que des­de ha­ce tiem­po el pre­cio es qui­zá el fac­tor de­ci­si­vo de ca­ra a los clien­tes: «Es­tá cla­ro que quen te­ña o po­der ad­qui­si­ti­vo su­fi­cien­te vai apos­tar sem­pre po­la me­llor ca­li­da­de, pe­ro po­lo xe­ral óp­ta­se por mo­bles de aca­ba­dos máis eco­nó­mi­cos». Rei­na el cha­pa­do en me­la­mi­na, en es­pe­cial en co­lo­res sua­ves co­mo la to­na­li­dad cam­brian, un tono que des­ta­ca por su neu­tra­li­dad. Na­da llamativo y com­bi­na­ble.

A la ho­ra de ha­cer una in­ver­sión en mo­bi­lia­rio es im­por­tan­te pa­rar­se a ana­li­zar las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas tan­to del es­pa­cio co­mo las nues­tras pro­pias. Cuan­do se cuen­ta con una su­per­fi­cie re­du­ci­da, co­mo es el ca­so de un pi­so pe­que­ño, hay que op­tar por lí­neas sen­ci­llas y co­lo­res sua­ves «pa­ra lo­grar una sen­sa­ción de am­pli­tud», ex­pli­ca Ta­tia­na Ro­drí­guez, de Su­mi- nis­tros Lar. Los to­ques de co­lor es me­jor apli­car­los en los ac­ce­so­rios: lám­pa­ras, tex­ti­les, co­ji­nes, or­na­men­ta­cio­nes...

En lo re­fe­ri­do a la ilu­mi­na­ción de la vi­vien­da, es­gri­me Ta­tia­na, es me­jor ti­rar por lám­pa­ras a ras de te­cho, las pie­zas col­gan­tes que­dan muy bien en lo­ca­les am­plios, por­que atraen la mi­ra­da y lle­nan el es­pa­cio, pe­ro en es­tan­cias re­du­ci­das em­pe­que­ñe­cen to­da­vía más el am­bien­te. En ca­sas uni­fa­mi­lia­res o es­pa­cio­sas, «más allá del gus­to per­so­nal del clien­te, que es úni­co, pue­de op­tar­se por más or­na­men­ta­ción y por co­lo­res más os­cu­ros», in­di­ca la res­pon­sa­ble del ne­go­cio ceen­se.

«Lo mío, que sea úni­co»

¿Cuan­tas ve­ces uno no ha­brá vi­si­ta­do la ca­sa de un ami­go pa­ra des­cu­brir, con sor­pre­sa, que tie­ne exac­ta­men­te los mis­mos mue­bles en su ha­bi­ta­ción que no­so­tros? Mien­tras que el clien­te de siem­pre se aden­tra en los es­ta­ble­ci­mien­tos de de­co­ra­ción bus­can­do una ex­po­si­ción en la que en­cuen­tre una ha­bi­ta­ción com­ple­ta y ya mon­ta­da, en la ac­tua­li­dad rei­na la cus­to­mi­za­ción.

Ca­da usua­rio quie­re que sus pie­zas sean úni­cas, per­so­na­li­za­das, que el ve­cino de en­fren­te no pue­da con­se­guir esa mis­ma com­bi­na­ción. «En Lar ofre­ce­mos mu­chos di­se­ños pro­pios en co­la­bo­ra­ción con los fa­bri­can­tes. Así po­de­mos te­ner esas pie­zas que di­fe­ren­cian nues­tra ca­sa de la de los de­más», re­la­ta Ta­tia­na Ro­drí­guez.

Es im­por­tan­te de­jar­se ase­so­rar por los ex­per­tos, pe­ro hoy día tam­bién rei­na el «ház­te­lo tú mis­mo»: so­mie­res fa­bri­ca­dos con pa­lés, ca­be­ce­ros ela­bo­ra­dos en ce­rá­mi­ca o ma­te­ria­les re­ci­cla­dos... La idea es­tá cla­ra: bus­car la ins­pi­ra­ción, es­co­ger el es­ti­lo que que­re­mos dar­le a la vi­vien­da y de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción. Y to­do ello, ajus­tán­do­se a un pre­su­pues­to. Amue­blar es mu­cho más ba­ra­to que an­ta­ño.

FO­TOS JOR­GE PARRI

Lí­neas pu­ras y to­nos cla­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.