Co­ci­nas y ba­ños con su pro­pia per­so­na­li­dad

La sen­ci­llez es lo que se lle­va en bus­ca de la fun­cio­na­li­dad y la op­ti­mi­za­ción del es­pa­cio, pe­ro siem­pre con un to­que per­so­nal

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial1 - - Portada - MELISSA RO­DRÍ­GUEZ LA VOZ

Lo de ir a una tien­da, ele­gir la co­ci­na que más le gus­te e, in­me­dia­ta­men­te, ins­ta­lar­la en su ca­sa, ya no exis­te. Aho­ra el pro­ce­so re­quie­re de más tiem­po, pe­ro no por cues­tio­nes téc­ni­cas o co­mer­cia­les, si no por la im­por­tan­cia de que el clien­te, cuan­do pon­ga el pro­duc­to en su ca­sa, sien­ta que lo ha he­cho él. Co­ci­nas per­so­na­li­za­das, eso es lo que es­tá de mo­da. Pa­ra ello, en ca­da tien­da hay un pro­fe­sio­nal que ase­so­ra al clien­te.

Pe­ro, es­to no qui­ta que ha­ya unas ten­den­cias mar­ca­das. «Sen­ci­llas, rec­tas y muy fun­cio­na­les», ex­pli­ca Ta­tia­na Ro­drí­guez, ge­ren­te de Su­mi­nis­tros Lar, en Cee. Y es que, uno de los re­cla­mos más gran­des es que ten­gan mu­cho es­pa­cio de al­ma- ce­na­mien­to pa­ra in­te­grar den­tro los elec­tro­do­més­ti­cos, tan­to por di­se­ño co­mo por es­pa­cio y lim­pie­za.

Tam­bién en la dis­tri­bu­ción «a xen­te ti­ra moi­to po­los mo­bles sol­tos no cen­tro das co­ci­ñas pa­ra po­der tra­ba­llar máis a gus­to», di­ce Cris­tian Gar­cía, due­ño de Gar­ka In­te­rio­ris­mo, en Baio. Son las co­no­ci­das co­mo is­las. Asi­mis­mo, que cuen­ten con su­fi­cien­te en­ci­me­ra y co­lum­nas al­tas pa­ra al­ma­ce­na­je.

Ma­ría Pen­sa­do, ase­so­ra de Pro­yek­ta, en Car­ba­llo, apor­ta más da­tos: «Li­sas, en bran­co, e con in­te­rio­res gri­ses». Los la­mi­na­dos de al­ta presión con mu­cho bri­llo han sus­ti­tui­do to­tal­men­te a los aca­ba­dos clá­si­cos en ma­de­ra. Pe­ro es pre­ci­sa­men­te en es­te apar­ta­do en el que el clien­te da rien­da suel­ta a su crea­ti­vi­dad. Y lo más im­por­tan­te: «Com­bi­nar co­res non afec­ta ó pre­zo, sem­pre que se tra­te do mes­mo ma­te­rial», re­sal­ta Pen­sa­do.

Pe­ro to­da­vía hay más. Un da­to cu­rio­so: «Lo de atrás siem­pre vuel­ve», di­ce Ro­drí­guez. Sí, eso que re­ci­be el nom­bre de vin­ta­ge. Así, el re­sul­ta­do son mue­bles que evo­can a los años 60, pe­ro con lí­neas muy ac­tua­les. Pe­se a ello, los ti­ra­do­res en las puer­tas se omi­ten. En es­te sen­ti­do, tam­bién Gar­cía se ma­ni­fies­ta: «O mi­ni­ma­lis­mo que se le­va vai sem­pre acom­pa­ña­do dun plus, que ben po­de ser o con­tras­te con azu­le­xo ou pe­dra na­tu­ral, ou un­ha cris­ta­lei­ra». Sea co­mo sea, to­do tie­ne ca­bi­da en un es­pa­cio en el que, lo que pri­ma, es la per­so­na­li­dad.

FOTO JOR­GE PARRI

Aca­ba­dos en blan­co con con­tras­tes os­cu­ros.

FOTO ANA GAR­CÍA

Lo que más se sue­le per­so­na­li­zar es el co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.