Las va­cas de la Costa da Mor­te co­men ca­da vez más a la car­ta

Las fá­bri­cas ela­bo­ran pien­sos pa­ra ca­da ex­plo­ta­ción y ti­po de ani­mal

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial2 - - Alimentación animal - J. V. LA­DO

Si cree que las va­cas co­men to­das lo mis­mo o que es igual el pien­so de una ex­plo­ta­ción me­dia­na­men­te gran­de que el de la ve­ci­na de al la­do, se equi­vo­ca de plano. Ce­les­tino Po­se, de Agro­so­nei­ra, y Mel­chor Gar­cía, de Co­re­ber, ex­pli­can en de­ta­lle có­mo se ela­bo­ran es­tos com­pues­tos, que se com­ple­men­tan con los fo­rra­jes y que ela­bo­ran prác­ti­ca­men­te a la car­ta, de­pen­dien­do del clien­te del ti­po de ani­mal, del res­to de ali­men­tos dis­po­ni­bles en la gran­ja e in­clu­so del mo­men­to de lac­ta­ción en el que se en­cuen­tran las va­cas.

Pri­me­ro son los ma­te­rias pri­mas, ca­si to­das im­por­ta­das, por­que no ha­bría en to­da Es­pa­ña las su­fi­cien­tes a pre­cios ra­zo­na­bles pa­ra abas­te­cer la de­man­da. Ahí coin­ci­den los dos ge­ren­tes: lo ba­se fun­da­men­tal son los ce­rea­les: maíz, tri­go y ce­ba­da; lue­go las olea­gi­no­sas: so­ja, col­za, gi­ra­sol,...; des­pués los sub­pro­duc­tos, es de­cir, ma­te­rial re­sul­tan­te de otros pro­ce­sos. Por ejem­plo, la pul­pa de re­mo­la­cha que que­da des­pués de ex­traer­le el azúcar. A par­tir de ahí se le aña­den co­rrec­to­res, co­mo car­bo­na­to cál­ci­co, bi­car­bo­na­to o sal y acei­tes de so­ja, me­la­za de re­mo­la­cha. Por úl­ti­mo en­tran los com­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos es­pe­cí­fi­cos de ca­da es­pe­cie, que no son los mis­mos, por ejem­plo, si una va­ca es­tá en plena pro­duc­ción o en pe­río­do de se­ca­do es­pe­ran­do el pró­xi­mo par­to.

«O que fa­ce­mos, bueno fano os téc­ni­cos e máis as má­qui­nas por­que es­tá to­do in­for­ma­ti­za­do, é un­ha fór­mu­la ade­cua­da a ca­da gan­de­ría, pa­ra equi­li­brar a ra­ción ne­sa gran­xa en con­cre­to», se­ña­la Po­se.

«Ana­lí­za­se a fo­rra­xe exis­ten­te na ex­plo­ta­ción: si­lo de mi­llo, de her­ba,... e en fun­ción di­so o nu­tró­lo­go ela­bo­ra a ra­ción: tal por­cen­ta­xe mi­llo, tal por­cen­ta­xe soia,... prac­ti­ca­men­te á car­ta pa­ra ca­da clien­te», de­ta­lla Gar­cía.

Es­tos ca­sos va­len pa­ra ani­ma­les que com­bi­nan en su ali­men­ta­ción los fo­rra­jes con el pien­so. Pa­ra los de ce­bo, que se nu­tren úni­ca­men­te de com­pues­tos, las fór­mu­las sue­len ser ho­mo­gé­neas. «Por­cos, ga­li­ñas, coellos,... que só co­men pen­so te­ñen to­dos prác­ti­ca­men­te as mes­mas ne­ce­si­da­des», di­ce el ge­ren­te de Agro­so­nei­ra.

Una vez que las ma­te­rias pri­mas es­tán en las gi­gan­tes­cas tol­vas de las fá­bri­cas, lle­ga el mo­men­to de do­si­fi­car, que es pre­ci­sa­men­te de­fi­nir las can­ti­da­des de ca­da pro­duc­to que va a lle­var la mez­cla y que ba­jan au­to­má­ti­ca­men­te por la ca­de­na de pro­duc­ción. To­do ello jun­to pa­sa por una mez­cla­do­ra don­de se van aña­dien­do a los ce­rea­les los adi­ti­vos y de ahí al mo­lino.

En el ca­so de los gra­nu­la­dos, en­tra tam­bién en el pro­ce­so el va­por a al­ta tem­pe­ra­tu­ra, por­que la mez­cla se cue­ce y es co­mo sí se ama­sa­se. Lue­go ya so­lo que­da o bien lle­var­lo a granel has­ta el clien­te o, ca­da vez me­nos, en­va­sar el pien­so en sa­cos de pa­pel.

FO­TO JO­SÉ MA­NUEL CA­SAL

Un téc­ni­co de Agro­so­nei­ra ob­ser­va el pro­duc­to du­ran­te la fa­bri­ca­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.