Ejer­ci­cios: la mu­ni­ción de otra gue­rra ¿

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Mi­li Mén­dez Fo­to Mar­cos Mí­guez

UNA CON­SE­CUEN­CIA IN­TRÍN­SE­CA DEL APREN­DI­ZA­JE O UNA TOR­TU­RA. LOS DE­BE­RES NO DE­JAN IN­DI­FE­REN­TES A LOS ES­CO­LA­RES NI A LOS PA­DRES UNA PAR­TE DE ELLOS LES HAN DE­CLA­RA­DO LA GUE­RRA

Quién in­ven­tó los de­be­res? Es la pre­gun­ta que to­do es­tu­dian­te se for­mu­la y que in­clu­so se plan­tean mu­chos pa­dres. Los pri­me­ros por­que ven co­mo su jor­na­da no ter­mi­na cuan­do sue­na el tim­bre. En ca­sa, los es­pe­ran más ejer­ci­cios. Los se­gun­dos por­que cues­tio­nan su uti­li­dad. ¿Sir­ven pa­ra al­go? Las ta­reas fue­ra del au­la son una cos­tum­bre arrai­ga­da al apren­di­za­je que co­men­za­ron a ex­ten­der­se en Es­pa­ña a fi­na­les de los años cin­cuen­ta. Los es­tu­dios arro­jan da­tos con­tra­dic­to­rios. El in­for­me de los in­for­mes, PI­SA, ela­bo­ra­do por la OCDE, la or­ga­ni­za­ción de los paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos, re­co­no­ce que hay una co­rre­la­ción en­tre las ho­ras in­ver­ti­das en el es­tu­dio y el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co. Sin em­bar­go, aun­que Es­pa­ña es­tá por en­ci­ma de la me­dia — seis ho­ras y me­dia a la se­ma­na pa­ra ha­cer los de­be­res fren­te a las me­nos de tres de Fin­lan­dia—, sus re­sul­ta­dos en la prue­ba edu­ca­ti­va pue­den ser ca­li­fi­ca­dos de me­dio­cres. To­do lo con­tra­rio a lo que le su­ce­de al país nór­di­co.

An­te es­ta si­tua­ción, los pa­dres se di­vi­den y al­gu­nos has­ta se re­be­lan. Es el ca­so de un pro­ge­ni­tor del con­ce­llo de Olei­ros. Con su re­cla­ma­ción con­si­guió que los de­be­res que­da­ran prohi­bi­dos en los pri­me­ros cur­sos de pri­ma­ria del co­le­gio pú­bli­co Isi­dro Par­ga Pon­dal en el 2013. En reali­dad, so­lo se aco­gió a la ley. En 1997 una or­den au­to­nó­mi­ca re­co­men­dó no en­car­gar­los «an­tes de los 7 años y has­ta los 12». La Xun­ta res­pon­dió con un de­cre­to que otor­ga au­to­no­mía a los cen­tros. El he­cho de que va­rias fa­mi­lias de la lo­ca­li­dad co­men­za­ran a re­unir fir­mas pa­ra el re­gre­so de los de­be­res de­ja en evi­den­cia que la con­fron­ta­ción exis­te. «A ve­ces se con­vier­ten en una es­cla­vi­tud», di­ce Mar Gue­rra, ma­dre de un chi­co de 12 años en 1º de la ESO y de otro de 16, ya en Bachillerato. «El pe­que­ño aca­ba de de­jar atrás la pri­ma­ria. El cam­bio es bru­tal. Con 11 años pre­ten­den que sean adul­tos. Les exi­gen res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo si es­tu­vie­ran en la uni­ver­si­dad», co­men­ta. Mar re­co­no­ce que en más de una oca­sión he­cha una mano con las ta­reas. No es la úni­ca. La car­ta del pro­fe­sor mur­ciano Al­fon­so Gon­zá­lez Ba­lan­za ti­tu­la­da Yo con­fie­so se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno vi­ral. «Yo con­fie­so que he rea­li­za­do do­ce­nas de ejer­ci­cios y de­be­res de mi hi­ja. ¡Y no me arre­pien­to! Lo he he­cho pa­ra que tu­vie­ra una in­fan­cia fe­liz y dur­mie­ra 10 ho­ras al día», es­cri­bió Gon­zá­lez. La mi­si­va del do­cen­te no ca­yó en sa­co ro­to. La CEA­PA, la con­fe­de­ra­ción que reúne a los pa­dres de la es­cue­la pú­bli­ca, cer­ca de unas 12.000 aso­cia­cio­nes, aca­ba de pe­dir que se eli­mi­nen los de­be­res en pri­ma­ria. Se han con­ver­ti­do en una «pro­lon­ga­ción de la jor­na­da es­co­lar», de­nun­cian. Ade­más, aña­den que ge­ne­ran «de­sigual­dad» en­tre los alum­nos que pue­den cos­tear­se cla­ses de re­fuer­zo y los que no. Se­gún sus cálcu­los, los es­tu­dian­tes acu­mu­lan jor­na­das de tra­ba­jo de has­ta «60 ho­ras se­ma­na­les».

Su re­cla­ma­ción cho­ca de fren­te con otra aso­cia­ción: la Concapa, que re­pre­sen­ta a unos 2.500 co­lec­ti­vos

Se­gún la CEA­PA, los es­tu­dian­tes acu­mu­lan jor­na­das de tra­ba­jo de 60 ho­ras se­ma­na­les

vin­cu­la­dos a cen­tros con­cer­ta­dos re­li­gio­sos. «Se­ría un error tre­men­do una en­se­ñan­za sin de­be­res», man­tie­ne Luis Car­bo­nell, su pre­si­den­te. Él no ti­tu­bea. «De­be­res sí, pro­por­cio­na­les a la edad de los alum­nos», in­sis­te. «A na­die se le ocu­rre que un uni­ver­si­ta­rio no es­tu­die en ca­sa. En la es­cue­la es lo mis­mo, fi­jas lo apren­di­do y creas há­bi­tos», sub­ra­ya Car­bo­nell. En Ga­li­cia, la res­pon­sa­ble del bra­zo au­to­nó­mi­co de es­ta aso­cia­ción, María José Man­si­lla, de la Con­ga­pa, apun­ta al mis­mo ca­mino. «Pre­fie­ro no lla­mar­lo de­ber. Lle­va im­plí­ci­ta una con­no­ta­ción de cas­ti­go», re­fle­xio­na. «Di­go un sí a las ta­reas en ca­sa pe­ro con con­di­cio­nes, ya no de­ben ser en­ten­di­das co­mo esa re­tahí­la de cuen­tas que nos po­nían cuan­do éra­mos jó­ve­nes», ma­ti­za.

PRE­CE­DEN­TES

Hu­bo un cur­so es­co­lar en el que los de­be­res lle­ga­ron a es­tar prohi­bi­dos en Es­pa­ña. Fue en el año 1984 tras la cir­cu­lar, no exen­ta de po­lé­mi­ca, del mi­nis­tro so­cia­lis­ta de Edu­ca­ción José María Ma­ra­vall. El de­ba­te no es ex­clu­si­vo de nues­tro país. Es re­cu­rren­te en Es­ta­dos

PRO­FE­SO­RES EN EL PUN­TO DE MI­RA

Uni­dos, Ca­na­dá, Ale­ma­nia o Fran­cia, don­de es­tán prohi­bi­dos en pri­ma­ria des­de 1956, lo que no im­pi­dió que los pa­dres pro­ta­go­ni­za­ron una huel­ga de 15 días en el 2012. María José, que tam­bién es pro­fe­so­ra en Santiago y tie­ne un hi­jo en 5º de pri­ma­ria y otro en 2º de la ESO, no es aje­na al ago­bio que pue­den ex­pe­ri­men­tar des­de pe­que­ños. «A ve­ces lle­gan muy car­ga­dos de de­be­res y hay pa­dres que se que­jan por­que no pue­den dis­fru­tar de ellos el fin de se­ma­na. Siem­pre tie­ne que ha­ber un hue­co pa­ra el tiem­po li­bre», ad­mi­te. «Por un la­do ne­ce­si­tan esa obli­ga­ción, no sa­le de ellos pa­rar­se un ra­to a re­pa­sar la ma­te­ria. El pro­ble­ma es que los so­bre­car­gan de de­be­res», coin­ci­de Mar. En Bél­gi­ca, des­de el 2001 cuen­tan con un de­cre­to que fi­ja la du­ra­ción y el ti­po de de­be­res es­co­la­res. Unos 20 mi­nu­tos al día en ter­ce­ro y cuar­to de pri­ma­ria y no más de me­dia ho­ra en quin­to y sex­to. Aquí to­do de­pen­de de los tu­to­res. Des­de que em­pie­zan en la es­cue­la has­ta se­cun­da­ria. «¡Co­noz­co ni­ños de so­lo cin­co años que traen fi­chas pa­ra ca­sa!», in­ci­de Mar. «Lue­go, cuan­do lle­gan a la ESO ca­da pro­fe­sor cree que su asig­na­tu­ra es la más im­por­tan­te. Vas su­man­do ejer­ci­cios y al fi­nal han pa­sa­do tres ho­ras y tie­nes que ce­nar», con­ti­núa. «O alumno non po­de ter un­ha xor­na­da idén­ti­ca na ca­sa á que ten na au­la. É cer­to que nos de­be­mos coor­di­nar máis en­tre os mes­tres, non man­dar to­dos de gol­pe exer­ci­cios, pe­ro par­te da cul­pa ta­mén é dos pais. Sa­tú­ra­nos con ta­re­fas ex­tra­es­co­la­res, que­ren que sai­ban de to­do, e os de­be­res es­tán sen fa­cer ás oi­to da noi­te. Os ra­pa­ces ne­ce­si­tan tem­po li­bre, xo­gar, re­la­cio­nar­se con ou­tros ra­pa­ces, ¡pe­ro non no con­ser­va­to­rio!», ex­cla­ma Ju­lio Díaz Es­co­lan­te, del sin­di­ca­to de pro­fe­so­res ANPE. «Si tú de pe­que­ña no tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de ha­cer esgrima, apren­der in­glés… quie­res que ellos sí la ten­gan, y nos po­de­mos vol­ver un po­co lo­cos», asien­te Mar. «Pa­ra mi hi­jo ir a fút­bol es esen­cial pa­ra desaho­gar­se. Pe­ro mu­chas ve­ces sí que abu­sa­mos de es­tas ac­ti­vi­da­des, hay pa­dres a los que no les que­da otra por sus jor­na­das la­bo­ra­les», aña­de María José. El abul­ta­do y pro­ba­ble­men­te des­fa­sa­do cu­rrícu­lo es­co­lar, su­ma­do a las eva­lua­cio­nes ex­ter­nas im­pues­tas por el Mi­nis­te­rio y las po­lí­ti­cas cam­bian­tes en ma­te­ria edu­ca­ti­va son pa­ra Ju­lio Díaz el fon­do del pro­ble­ma. «Os ra­pa­ces des­co­nec­tan do que en­si­na­mos», acep­ta. Aquí pue­de es­tar una de las claves pa­ra que en de vez de ru­ti­na, o peor aún, con­de­na, apren­der de for­ma au­tó­no­ma o de­lan­te de una pi­za­rra los mo­ti­ve a pe­dir más.

«A cul­pa ta­mén é dos pais. Sa­tú­ra­nos con ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res e os de­be­res es­tán sen fa­cer ás oi­to da noi­te»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.