JOSÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA pe­da­go­go «Los pro­fe­so­res de­ben apren­der a en­se­ñar otras co­sas»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - LA ENTREVISTA - Por Ana Mon­tes

EL ES­CRI­TOR, PE­DA­GO­GO Y FI­LÓ­SO­FO JOSÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA HA SA­LI­DO A LA PA­LES­TRA PA­LIO PA­RA DE­FEN­DER, MÁS ALLÁ DEL DE­BA­TE SO­BRE LOS DE­BE­RES OBLI­GA­TO­RIOS, LA NE­CE­SI­DAD DE ADE­CUAR LAS TA­REAS EX­TRA­ES­CO­LA­RES A LAS NE­CE­SI­DA­DES DEL NI­ÑO. TO­DA­VÍA ES­TÁ EN EL AI­RE AÚN SI SUS PRO­PUES­TAS FOR­MA­RÁN PAR­TE DE NUES­TRO FU­TU­RO PO­LÍ­TI­CO «El cen­tro de la in­no­va­ción edu­ca­ti­va es­tá, an­te to­do, en el tra­ba­jo de los do­cen­tes» «La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal tie­ne una la­bor im­por­tan­te, pe­ro no se arre­gla to­do con ella»

Es el au­tor del Li­bro Blan­co so­bre la Pro­fe­sión Do­cen­te, cu­yas pro­pues­tas pro­ta­go­ni­zan el de­ba­te edu­ca­ti­vo de la cam­pa­ña elec­to­ral. Es­tá en po­se­sión de va­rios ga­lar­do­nes, co­mo el Pre­mio Na­cio­nal de en­sa­yo y el Pre­mio Gi­ner de los Ríos de In­no­va­ción Edu­ca­ti­va, cuen­ta con un gran ba­ga­je in­te­lec­tual y ex­pe­rien­cia in­ves­ti­ga­do­ra en la in­te­li­gen­cia y los me­ca­nis­mos de la crea­ti­vi­dad: José An­to­nio Ma­ri­na es una men­te mar­ca­da­men­te lú­ci­da pa­ra di­se­ñar con ri­gor las pau­tas más ade­cua­das pa­ra que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo su­pere su an­qui­lo­sa­mien­to.

—Us­ted ha lan­za­do un re­to a la so­cie­dad pa­ra pe­dir co­sas con­cre­tas a los po­lí­ti­cos.

—Creo que si la so­cie­dad no pre­sio­na ha­cia arri­ba, los po­lí­ti­cos van a se­guir ha­cien­do pro­me­sas bie­nin­ten­cio­na­das, va­gas y sin com­pro­me­ter­se a ob­je­ti­vos fi­jos, y creo que ya no po­de­mos es­pe­rar más. Sa­be­mos que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol se pue­de con­ver­tir en un sis­te­ma de al­to ren­di­mien­to en 5 años y que no es cues­tión de di­ne­ro. Con el que te­ne­mos no pue­de ser pe­ro con el que te­nía­mos an­tes, el 5%, sí se pue­de lo­grar. Es una cifra sos­te­ni­ble pa­ra Es­pa­ña. La edu­ca­ción siem­pre ha si­do un pro­ble­ma de ges­tión, al­go que se ha­ce día a día, mo­vi­li­zan­do a la gen­te. In­ten­tar sus­ti­tuir la ges­tión por otra nue­va ley es to­mar­nos el pelo. En la edu­ca­ción lo im­por­tan­te su­ce­de en las au­las, que es don­de hay que lle­var las ini­cia­ti­vas.

—Las au­las co­mo mo­tor del cam­bio.

—Sí, por­que en la edu­ca­ción no hay ni milagros ni enig­mas sino mo­dos de sa­ber ha­cer las co­sas y de que­rer ha­cer­las. Y es­to se pue­de con­se­guir en 5 años por­que co­no­ce­mos la hoja de ru­ta. Es cues­tión de ver lo que han he­cho las na­cio­nes que han im­ple­men­ta­do re­for­mas edu­ca­ti­vas con éxi­to y re­vi­sar los es­tu­dios que hay so­bre es­tos paí­ses. Se tra­ta de que la so­cie­dad se con­ven­za de que la edu­ca­ción es im­pres­cin­di­ble pa­ra el bie­nes­tar de to­dos.

—¿En qué paí­ses hay que fi­jar­se?

—La con­sul­to­ra McKin­sey fue la pri­me­ra que se fi­jó en el pro­ce­so de re­for­mas que ha­bían he­cho paí­ses co­mo Fin­lan­dia que era un país atra­sa­dí­si­mo. Tam­bién lo ha he­cho muy bien Co­rea, Sin­ga­pur y Po­lo­nia en muy po­co tiem­po. ¿Han te­ni­do una va­ri­ta má­gi­ca? No, han sa­bi­do que don­de es­tá el cen­tro de la in­no­va­ción edu­ca­ti­va es, pri­me­ro, en los do­cen­tes y, lue­go, en los di­rec­to­res de los cen­tros.

—Us­ted de­fien­de con pro­fu­sión la ca­li­dad de nues­tros do­cen­tes.

—En Es­pa­ña te­ne­mos muy bue­nos do­cen­tes pe­ro to­dos son au­to­di­dac­tas por­que na­die se preo­cu­pa de for­mar­los. Se­gún un es­tu­dio de la OCDE so­bre los pro­fe­so­res de se­cun­da­ria en 21 paí­ses, el 40% de los pro­fe­so­res es­pa­ño­les di­cen que nun­ca les ha di­cho na­die si es­tán dan­do bien las cla­ses o no. Es­to no se pue­de so­por­tar. El cam­bio de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo sig­ni­fi­ca me­jo­rar la ca­li­dad del pro­fe­so­ra­do.

—¿Qué pien­sa so­bre el de­ba­te de­be­res sí, de­be­res no? ¿Con­si­de­ra los de­be­res ne­ce­sa­rios y cons­tan es­tos den­tro

del li­bro blan­co?

—Las con­clu­sio­nes a las que he­mos lle­ga­do en la Uni­ver­si­dad de Pa­dres son que el lu­gar de apren­der las dis­ci­pli­nas aca­dé­mi­cas es la es­cue­la. Los pa­dres no pue­den ser maes­tros de sus hi­jos. Las ac­ti­vi­da­des de re­pa­so son ne­ce­sa­rias, y si se ha­cen tres o cua­tro ho­ras des­pués de ha­ber apren­di­do al­go, son ex­tre­ma­da­men­te efi­ca­ces. Tam­bién es muy efi­caz de­di­car 10 mi­nu­tos al día al re­pa­so, co­mo pro­po­ne el pro­fe­sor Ha­rris Coo­per, de la Uni­ver­si­dad de Du­ke. Hay ac­ti­vi­da­des que ne­ce­si­tan un en­tre­na­mien­to re­pe­ti­ti­vo, co­mo la lec­tu­ra, que pue­de exi­gir más tiem­po del que se le pue­de de­di­car en la es­cue­la. En eso, la ayu­da de los pa­dres pue­de ser ne­ce­sa­ria y el in­te­rés que mues­tren por lo que han apren­di­do.

—Los co­le­gios es­tán en gran com­pe­ten­cia en­tre ellos pa­ra aca­pa­rar alum­nos, adop­tan­do a su vez fór­mu­las in­no­va­do­ras co­mo el em­pren­di­mien­to o las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples. ¿Con­sis­te en es­to la in­no­va­ción?

—No, es­tos son mo­das edu­ca­ti­vas por­que hay cen­tros que quie­ren adop­tar un ti­po de in­no­va­ción y en­ton­ces es­co­gen uno del mer­ca­do edu­ca­ti­vo. Lo ha­cen mo­vi­dos por una bue­na in­ten­ción de pro­gre­sar y cam­biar. Lo que ne­ce­si­ta­mos es eva­luar to­das es­tas co­sas pa­ra ver si va­len. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal tie­ne una la­bor y no to­do se arre­gla con ella aun­que cual­quier pe­da­go­go tie­ne que sa­ber que el au­la no es so­lo pa­ra trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos sino que es tam­bién un lu­gar emo­cio­nal que fa­vo­re­ce u obs­ta­cu­li­za el co­no­ci­mien­to. Mu­chos ni­ños no apren­den por­que se blo­quean por dis­tin­tos mo­ti­vos y por eso hay que co­no­cer los com­po­nen­tes emo­cio­na­les. Las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples ven­den el ta­len­to en el que des­ta­ca ca­da alumno pe­ro es una in­ge­nui­dad pen­sar que to­do se arre­gla con in­te­li­gen­cias múl­ti­ples.

—¿Có­mo pro­po­ne us­ted fo­men­tar la in­te­li­gen­cia?

—Lo que ha­ce mi gru­po en la cá­te­dra de In­te­li­gen­cia Eje­cu­ti­va y Edu­ca­ción que yo di­ri­jo en la uni­ver­si­dad de Ne­bri­ja, que es lo mis­mo mé­to­do que he­mos es­ta­ble­ci­do en la Uni­ver­si­dad de Pa­dres año por año, es que el ni­ño tie­ne que ir apren­dien­do a ma­ne­jar su in­te­li­gen­cia, su aten­ción y su in­te­rés y hay que en­se­ñar­le a ha­cer­lo. Aho­ra te­ne­mos un pro­ble­món con la can­ti­dad de ni­ños que hay con dé­fi­cit de aten­ción y con su im­pul­si­vi­dad, y eso no son en­fer­me­da­des sino que no les es­ta­mos edu­can­do a con­tro­lar su pro­pia aten­ción ni su im­pul­si­vi­dad lo cual se apren­de en los pri­me­ros años. To­do es­to le ayu­da­rá a ir con­tro­lan­do su in­te­li­gen­cia y su for­ma de apren­der. No­so­tros ya des­de pri­ma­ria acos­tum­bra­mos a los ni­ños a que se eva­lúen ellos mis­mos su tra­ba­jo y su rit­mo de apren­di­za­je. Y cuan­do los ni­ños com­prue­ban que es­tán pro­gre­san­do, avan­zan más. Por­que el ni­ño quie­re apren­der, no es va­go.

—¿Po­dría­mos lle­gar a ejer­ci­tar la in­te­li­gen­cia en gim­na­sios de in­te­li­gen­cia o de ta­len­to?

—Se­gu­ro, ya es­tán sur­gien­do los pri­me­ros. Pe­ro don­de de­be­ría ha­cer­se es en la es­cue­la. El en­tre­na­mien­to de la in­te­li­gen­cia no sir­ve ha­cer­lo en el va­cío, de­bes in­tro­du­cir­lo en el apren­di­za­je de to­do. Por eso los pro­fe­so­res tie­nen que apren­der a en­se­ñar otras co­sas. Por ejem­plo, a la vez que im­par­ten len­gua tie­nen que apren­der a en­se­ñar al ni­ño có­mo ha­blar él mis­mo ¿Y es­to es im­por­tan­te? Sí por­que la ma­ne­ra en la que el ni­ño se ha­bla de­ter­mi­na có­mo es­te va a es­tu­diar. No hay que frag­men­tar; hay que in­te­grar. Tie­ne mu­chí­si­ma efi­ca­cia pe­da­gó­gi­ca la en­se­ñan­za por pro­yec­tos, eso es in­te­gra­dor, crear un mu­seo de ani­ma­les prehis­tó­ri­cos en

«La aten­ción se apren­de a con­tro­lar en los pri­me­ros años. Aho­ra te­ne­mos un pro­ble­món»

vez de es­tu­diar so­lo es­tos ani­ma­les, ya que el con­tex­to es in­ter­ac­ti­vo.

—¿El ciu­da­dano se ve ca­paz de cam­biar el mo­de­lo edu­ca­ti­vo?

—No creo que los po­lí­ti­cos quie­ran que sea­mos bo­rre­gos sino que no tie­nen un in­te­rés es­pe­cial en ha­cer es­te cam­bio por­que re­ci­ben un mal feed­back de la so­cie­dad. En las en­cues­tas del CIS so­bre lo que le in­tere­sa a la po­bla­ción nun­ca apa­re­ce la edu­ca­ción. En­ton­ces si no re­fle­ja­mos nues­tra preo­cu­pa­ción por que fi­gu­re, ellos no lo van a lle­var a ca­bo. Por eso hay que ha­cer una cons­pi­ra­ción pa­ra pre­sio­nar al go­bierno.

—¿Es un re­to po­si­ble?

—Hay que con­ven­cer a to­do el mun­do, no so­lo a los pa­dres, de que la es­cue­la va a en se­rio. Por­que la so­cie­dad que no sea ca­paz de con­ver­tir­se en una so­cie­dad del apren­di­za­je se va a que­dar mar­gi­na­da, va a di­fi­cul­tar el em­pleo, y va a cam­biar el ni­vel de vi­da y eco­nó­mi­co. Hay mu­cha com­pe­ten­cia y hay que sa­ber apren­der ca­da día. Una vez que la so­cie­dad se ha­ya da­do cuen­ta de que la gran ge­ne­ra­do­ra de ri­que­za de las na­cio­nes es el ta­len­to y que la es­cue­la es ge­ne­ra­do­ra de ta­len­to, la es­cue­la tam­bién se con­ver­ti­rá en el gran mo­tor del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co. Y es­to se pue­de ha­cer en un pla­zo de tiem­po muy cor­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.