100 años de Si­na­tra

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ANIVERSARIO - Por Jorge Ca­sa­no­va

HA­CE CIEN AÑOS NA­CIÓ UNA ESTRELLA CU­YO FUL­GOR SE MAN­TIE­NE PE­SE A HA­BER DES­APA­RE­CI­DO. NA­DIE CAN­TÓ CO­MO ÉL. LO TU­VO TO­DO Y LO APRO­VE­CHÓ A TO­PE. UNA PAR­TE IM­POR­TAN­TE DE LA BAN­DA SO­NO­RA DEL SI­GLO XX ES SU­YA.

El pró­xi­mo día 12 se cum­pli­rán cien años jus­tos del na­ci­mien­to de uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res, sin­gu­la­res, re­le­van­tes y re­fe­ren­cia­les del si­glo XX: Fran­cis Al­bert Si­na­tra, el hi­jo de unos emi­gran­tes ita­lia­nos que atra­ve­sa­ría por el mun­do hip­no­ti­zan­do con su voz a va­rias ge­ne­ra­cio­nes, aman­do a las mu­je­res más be­llas y desea­das de su tiem­po, re­la­cio­nán­do­se con al­gu­nos de los po­lí­ti­cos más po­de­ro­sos del si­glo y con­vir­tién­do­se en un mi­to cu­ya voz ha que­da­do pa­ra la his­to­ria co­mo La Voz.

Po­cas vi­das ha­brán si­do tan in­ten­sas co­mo la de es­te neo­yor­quino que de­jó pa­ra siem­pre fra­ses co­mo: «Vi­vi­ré has­ta que me mue­ra», una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que va mu­cho más allá de lo ob­vio. El pe­que­ño Fran­kie, ya vino al mun­do ha­cien­do rui­do. Su par­to fue pro­ble­má­ti­co, ca­si aca­ba con su ma­dre y a él lo de­jó con un tím­pano per­fo­ra­do. Fue pan­di­lle­ro y pron­to de­jó de ir al co­le­gio pa­ra te­ner sus pri­me­ros en­con­tro­na­zos con la po­li­cía pe­ro tam­bién pa­ra em­pe­zar a can­tar y dar­se cuen­ta del po­der que le sa­lía de la gar­gan­ta. Cuen­tan sus bió­gra­fos que un día asis­tió a un con­cier­to de Bing Crosby y allí de­ci­dió có­mo iba a ser el res­to de su vi­da. Cla­ro que el jo­ven Frank no te­nía tan­ta voz co­mo pa­ra con­ver­tir­se en un can­tan­te de or­ques­ta, ca­ren­cia que com­pen­só do­mi­nan­do el mi­cró­fono y am­plian­do su voz por en­ci­ma del so­ni­do de la ban­da. Pe­ro a Si­na­tra no le ha­cía fal­ta mu­cha voz. Su se­cre­to re­si­día en su ca­pa­ci­dad dra­má­ti­ca. Era un can­tan­te y era un ac­tor que con­ver­tía can­cio­nes en his­to­rias. Esa for­ma de in­ter­pre­tar enamo­ró al mun­do.

I’ll ne­ver smi­le again fue, en 1940, su pri­mer nú­me­ro uno. Dos años des­pués, el mun­do em­pe­zó a ver un fe­nó­meno sin pre­ce­den­tes, cuan­do las jovencitas caían des­ma­ya­das de pu­ra his­te­ria al pa­so del can­tan­te que ya ga­na­ba un mi­llón de dó­la­res al año. Subió co­mo la le­che hir­vien­do. Fue­ron años do­ra­dos, ca­sa­do con su no­via de siem­pre, Nancy Bar­ba­to e ini­cian­do una exi­to­sa ca­rre­ra en Holly­wood. Pe­ro de Si­na­tra se ha di­cho con fre­cuen­cia que fue muy fiel a sus ami­gos y muy in­fiel a sus mu­je­res. Sus es­car­ceos amo­ro­sos fue­ron ca­da vez más so­na­dos, has­ta que Nancy le aban­do­nó cuan­do fue pal­ma­rio que el can­tan­te ha­bía per­di­do la ca­be­za por Ava Gard­ner. Per­dió al­go más que la ca­be­za. Tam­bién la voz. En ese pun­to es cuan­do le al­can­za la his­to­ria de El pa­drino. Si­na­tra, con­ver­ti­do aquí en Johnny Fon­ta­ne, le pi­de a su pa­drino que le ayu­de a con­se­guir un pa­pel que un pro­duc­tor de Holly­wood se nie­ga a con­ce­der­le.

Con ca­be­za de ca­ba­llo o sin ella (se di­ce que el can­tan­te de My way tu­vo un en­cuen­tro con Ma­rio Pu­zo cuan­do se en­te­ró del con­te­ni­do de su no­ve­la y que lo que hoy co­no­ce­mos es una ver­sión edul­co­ra­da de la ver­dad), Si­na­tra con­si­guió el pa­pel y un óscar por De aquí a la eter­ni­dad, una pe­lí­cu­la que re­lan­za­ría pa­ra siem­pre su ca­rre­ra que pro­lon­ga­ría ya has­ta prác­ti­ca­men­te el fin de sus días. Por el me­dio de­jó gra­ba­das más de 1.300 can­cio­nes y me­dio cen­te­nar de pe­lí­cu­las que le con­vir­tie­ron en la le­yen­da que es. Y un re­gue­ro de mu­je­res —con las que se ca­só y con las que no— que van des­de Ma­rilyn Mon­roe a Mia Fa­rrow, Jac­kie Ken­nedy o Lau­ren Ba­call. Aun­que pro­ba­ble­men­te, la pa­re­ja con la que más se aso­cia a Si­na­tra es Ava Gard­ner, con quien aca­bó ca­sán­do­se des­pués de que el ani­mal más be­llo del mun­do de­ci­die­ra vi­vir en Es­pa­ña la vi­da lo­ca. Se­ría por las cor­na­das que re­ci­bía en nues­tro país o por la ato­rran­te pre­sen­cia de Fran­co, lo cier­to es que a

Si­na­tra no le gus­ta­ba Es­pa­ña, don­de via­jó va­rias ve­ces, a ro­dar o sim­ple­men­te de­trás de Ava. Se cuen­ta que en una de sus es­tan­cias, Si­na­tra es­cri­bía de to­dos los re­mi­tes de las car­tas que en­via­ba: «Fran­co is an ass­ho­le», que pue­de tra­du­cir­se be­né­vo­la­men­te por «Fran­co es un es­tú­pi­do».

JUER­GAS LE­GEN­DA­RIAS

La pre­sen­cia de Si­na­tra en la vi­da pú­bli­ca de los Es­ta­dos Uni­dos es enor­me. Se co­deó con to­dos los pre­si­den­tes, de Ken­nedy a Rea­gan y con la ma­yo­ría hi­zo bue­nas mi­gas. Pa­ra­le­la­men­te man­tu­vo re­la­cio­nes con al­gu­nos de los ca­pos ma­fio­sos más re­le­van­tes de su épo­ca y, por su­pues­to se con­vir­tió en el je­fe de una de las ge­ne­ra­cio­nes más gol­fas de Holly­wood, los ami­gos de Bo­gart que su mu­jer, Lau­ren Ba­call, bau­ti­zó co­mo el rat pack (pan­di­lla de ra­tas) y que in­cluían a Dean Mar­tin, Sammy Da­vies Jr., Pe­ter Law­ford y com­pa­ñía. Sus juer­gas fue­ron le­gen­da­rias y le die­ron una nue­va vuel­ta al mi­to de Holly­wood Ba­bi­lo­nia, a la vez que po­nían en el ma­pa mun­dial la ciu­dad de Las Ve­gas.

Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, Frank Si­na­tra de­jó pa­ra la his­to­ria una mon­ta­ña de can­cio­nes que han for­ma­do par­te des­ta­ca­da del si­glo XX. «Fue el Mo­zart de la mú­si­ca po­pu­lar», di­jo de él Pa­va­rot­ti. Su voz cá­li­da, en­vol­ven­te, hip­nó­ti­ca es­tá ta­tua­da en la edu­ca­ción sen­ti­men­tal de mi­llo­nes de per­so­nas y sus gra­ba­cio­nes se re­edi­tan una y otra vez, siem­pre con éxi­to. So­bre­vi­vió a la re­vo­lu­ción que su­pu­so el ad­ve­ni­mien­to de los Beatles y la evo­lu­ción pos­te­rior de la mú­si­ca po­pu­lar: «La mú­si­ca rock la ha­cen de­fi­cien­tes que can­tan le­tras ma­li­cio­sas, las­ci­vas. Es la for­ma de ex­pre­sión más bru­tal, nau­sea­bun­da, de­ses­pe­ra­da y vi­cio­sa que he te­ni­do la des­gra­cia de es­cu­char», di­jo una vez. Te­nía ma­las pul­gas Si­na­tra. Era un ti­po ci­clo­tí­mi­co ca­paz de en­ga­tu­sar a cual­quie­ra por la ma­ña­na pa­ra hu­mi­llar­lo por la tar­de.

Su le­ga­do, di­cen los crí­ti­cos, es irre­gu­lar, pro­duc­to de las fa­ses que atra­ve­só el ar­tis­ta, pe­ro tam­bién de su mé­to­do. Si­na­tra era in­tui­ti­vo, no gus­ta­ba de re­pe­tir las to­mas. Gra­ba­ba una vez y pun­to. In­ter­pre­ta­ba. Can­ta­ba una his­to­ria y la lle­na­ba de ma­ti­ces una y otra vez con un ta­len­to úni­co. En los pró­xi­mos días vol­ve­re­mos a es­cu­char sus can­cio­nes y se oi­rá ha­blar mu­cho del hom­bre que lo tu­vo to­do y que sin du­da su­po dis­fru­tar­lo. ¿Sa­ben que es lo que hay es­cri­to en su tum­ba?: «Lo me­jor es­tá por ve­nir».

UN CON­CIER­TO CA­RO. La ac­tua­ción que tra­jo a Si­na­tra a Ga­li­cia es­tu­vo en­mar­ca­da en su úl­ti­ma gi­ra. El pre­cio de las en­tra­das fue un ré­cord de la épo­ca: en­tre 36 y 90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.