«Toc, toc, ¿es­tá Ne­fer­ti­ti?»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE - Por Je­sús Flores

SO­LO CLEO­PA­TRA COM­PAR­TE CON ELLA LA FAS­CI­NA­CIÓN QUE PRO­VO­CA EL AN­TI­GUO EGIPTO. SU NOM­BRE, NE­FER­TI­TI, SIG­NI­FI­CA «LA BE­LLA HA LLE­GA­DO». EN 1912 LOS AR­QUEÓ­LO­GOS VIE­RON POR PRI­ME­RA VEZ SU ROS­TRO EN UNA PE­QUE­ÑA ES­TA­TUA. AHO­RA EL MUN­DO AGUAR­DA CON IM­PA­CIEN­CIA: SU TUM­BA PO­DRÍA ES­TAR DE­TRÁS DE LA DE TU­TAN­KA­MÓN

El des­cu­bri­mien­to de la tum­ba de Tu­tan­ka­món, en 1922, fue una noticia de im­pac­to mun­dial que, pe­se a los más de tres mil ob­je­tos que allí fue­ron ha­lla­dos por Ho­ward Car­ter y su equi­po, in­clui­da la mo­mia, po­dría que­dar­se en una anéc­do­ta al la­do de lo que su­pon­dría el ha­llaz­go de los res­tos de Ne­fer­ti­ti. Al fin y al ca­bo, en la his­to­ria del An­ti­guo Egipto Tu­tan­ka­món no de­ja de ser un fa­raón­ni­ño, que mu­rió a los 19 años, mien­tras que Ne­fer­ti­ti es la au­tén­ti­ca it-girl de la épo­ca. Co­mo ase­gu­ra el es­cri­tor bri­tá­ni­co Mi­chell Mo­ran, au­tor del fa­mo­so li­bro en el que fic­cio­na su vi­da, «era tan gua­pa, tan in­flu­yen­te y tan po­de­ro­sa, si no más, que Cleo­pa­tra». Por eso, Mo­ran cree que en su tum­ba po­drían en­con­trar­se gran­des ri­que­zas. En las pró­xi­mas se­ma­nas po­dría ha­ber no­ti­cias: el mi­nis­tro res­pon­sa­ble de An­ti­güe­da­des egip­cio, Mam­duch Da­ma­ti ha anun­cia­do que en ba­se a las imá­ge­nes to­ma­das con ra­da­res y otros dis­po­si­ti­vos exis­te una cer­te­za del «90 por cien­to» de que de­trás de la tum­ba del jo­ven fa­raón Tu­tan­ka­món ha­ya más cá­ma­ras, has­ta aho­ra se­cre­tas. Se­gún Jor­di Clos, uno de los egip­tó­lo­gos más re­co­no­ci­dos en Es­pa­ña y pro­pie­ta­rio de la ca­de­na de ho­te­les Derby, en la que ex­hi­be an­ti­güe­da­des egip­cias, así co­mo pre­si­den­te del Mu­seo Egip­cio de Barcelona, cuan­do ha­blan de ese 90 por cien­to «se re­fie­ren a la po­si­bi­li­dad de que en esa cá­ma­ra es­té Ne­fer­ti­ti o su familia: lo que pa­re­ce cla­ro, a es­tas al­tu­ras, es que la cá­ma­ra exis­te».

La bús­que­da de la que fue es­po­sa de Ake­na­tón, co­men­zó en agos­to. Ree­ves, que es pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, ge­ne­ró un gran re­vue­lo con un en­sa­yo so­bre las es­truc­tu­ras li­nea­les en dos pa­re­des de la cá­ma­ra de Tu­tan­ka­món. Ree­ves re­co­no­ció en es­tas es­truc­tu­ras pa­sa­di­zos ocul­tos, y su teo­ría de que allí po­dría ha­llar­se Ne­fer­ti­ti se ba­sa en la re­la­ción de es­ta con Tu­tan­ka­món, pues fue su ma­dras­tra. Jor­di Clos se en­cuen­tra fas­ci­na­do an­te es­ta in­ves­ti­ga­ción, que ca­li­fi­ca de «muy se­ria» da­do el pres­ti­gio de Ree­ves y le pa­re­ce «in­creí­ble» que aho­ra pue­da ha­llar­se es­ta cá­ma­ra ca­si cien años des­pués de que fue­ra des­cu­bier­ta la de Tu­tan­ka­mon. «La de ex­per­tos que pa­sa­ron por allí an­tes sin sos­pe­char­lo», re­cuer­da.

«EL MUN­DO SE PA­RA­LI­ZA­RÁ»

En sep­tiem­bre, una ex­pe­di­ción in­ter­na­cio­nal de ex­per­tos se pu­so a bus­car en el Va­lle de los Re­yes de Lu­xor pa­ra ver si la teo­ría te­nía sus­ten­to. Co­men­za­ron a ha­cer me­di­cio­nes y aná­li­sis sin da­ñar los fa­mo­sos res­tos ar­queo­ló­gi­cos. A fi­na­les de ese mes, Ree­ves de­cla­ró al dia­rio egip­cio Al Ah­ram que es­ta­ba se­gu­ro de su hi­pó­te­sis «en un 60 por cien­to», pe­ro que ha­bía que es­pe­rar a los re­sul­ta­dos del ra­dar, en­tre otros. «El mun­do se pa­ra­li­za­rá», pro­fe­ti­zó, aun­que a la vez sub­ra­yó, se­gu­ra­men­te pa­ra cu­rar­se en sa­lud, que «in­clu­so las me­jo­res teo­rías a ve­ces no se ven con­tras­ta­das».

En las pró­xi­mas se­ma­nas, las imá­ge­nes de ra­dar se­rán ana­li­za­das por ex­per­tos ja­po­ne­ses y so­lo en­ton­ces se de­ci­di­rá cuál de­be ser el si­guien­te pa­so en la bús­que­da. El mi­nis­tro Da­ma­ti ade­lan­tó, sin em­bar­go, que las imá­ge­nes de una zo­na hue­ca de­trás del mu­ro nor­te apun­tan a que allí po­dría ha­ber otra cá­ma­ra mor­tuo­ria. Aun­que de mo­men­to no se ha en­con­tra­do na­da, ya se ha ge­ne­ra­do cier­to de­ba­te so­bre co­mo se ex­hi­bi­ría la nue­va cá­ma­ra mor­tuo­ria en el ca­so de que exis­tie­se: mien­tras Ree­ves cree que las pin­tu­ras del mu­ro po­drían cor­tar­se y ex­hi­bir­se en al­gún mu­seo, co­mo se hi­zo en Pom­pe­ya, otros egip­tó­lo­gos han pues­to el gri­to en el cie­lo an­te se­me­jan­te po­si­bi­li­dad y abo­gan por que se hi­cie­ra al­gún ro­deo la­te­ral pa­ra lle­gar a la cá­ma­ra. Jor­di Clos apun­ta una po­si­bi­li­dad: «¿Y si lo que apa­re­ce es mu­cho más lu­jo­so e im­por­tan­te que la cá­ma­ra de Tu­tan­ka­món? A lo me­jor lo real­men­te im­por­tan­te y que me­re­ce la pe­na mos­trar y con­ser­var es lo que hay aho­ra ocul­to».

La mo­der­na tec­no­lo­gía que aho­ra sus­ti­tu­ye a los sen­ci­llos me­dios con los que con­ta­ban los an­ti­guos ar­queó­lo­gos ha per­mi­ti­do dar gran­des pa­sos en el co­no­ci­mien­to del An­ti­guo Egipto. Así, en 2009, el fa­mo­so bus­to de Ne­fer­ti­ti que es­tá de­po­si­ta­do en el Mu­seo de Ber­lín fue so­me­ti­do a un es­ca­nea­do de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que re­ve­ló que el au­tén­ti­co ros­tro de la

rei­na —o al me­nos del mo­de­lo que se ha­bía to­ma­do pa­ra ha­cer­lo— no era tan per­fec­to co­mo el que se mos­tra­ba ex­te­rior­men­te: en una se­gun­da ca­pa se en­con­tra­ba la más­ca­ra so­bre la que se ha­bía he­cho el mol­de y es­te re­ve­la­ba que aque­lla mu­jer te­nía la mu­jer más cha­ta, la ca­ra más en­ve­je­ci­da y pro­fun­das arru­gas de ex­pre­sión: el es­cul­tor ha­bía idea­li­za­do la ima­gen de Ne­fer­ti­ti. ¿Quién era es­ta mu­jer que ha­bía si­do so­me­ti­da a aquel pri­mi­ti­vo Pho­tos­hop? Ne­fer­ti­ti fue la es­po­sa de Ake­na­tón, que go­ber­nó del 1351 al 1334 a. de C. Es­te fa­raón fue quien in­tro­du­jo por pri­me­ra vez una es­pe­cie de mo­no­teís­mo, en torno al dios Atón.

ELI­MI­NAN­DO DU­DAS

Ne­fer­ti­ti, cu­yo ori­gen exac­to es un mis­te­rio, le dio seis hi­jas y lue­go des­apa­re­ció, tras ha­ber te­ni­do un ra­ro pro­ta­go­nis­mo du­ran­te el rei­na­do de su ma­ri­do. Exis­ten di­ver­sas teo­rías de por qué ocu­rrió es­to. Du­ran­te mu­chos años se cre­yó que Ake­na­tón la ha­bía re­cha­za­do, aun­que más ade­lan­te los ex­per­tos lle­ga­ron a la con­clu­sión de que am­bos fa­lle­cie­ron de muer­te na­tu­ral. Pe­ro Ne­fer­ti­ti no fue en­con­tra­da en la tum­ba que se ad­ju­di­ca a Ake­na­tón. Las in­cóg­ni­tas po­drían es­tar a pun­to de des­pe­jar­se.

LAS PUER­TAS OCUL­TAS

Las úl­ti­mas imá­ge­nes tér­mi­cas y de ra­dar su­gie­ren cam­bios de tex­tu­ra y tem­pe­ra­tu­ra en las pa­re­des nor­te y oes­te que su­gie­ren la exis­ten­cia de dos puer­tas

LA MÁS­CA­RA DE ORO. El ar­queó­lo­go ale­mán Ch­ris­tian Eck­mann tra­ba­ja en la res­tau­ra­ción de la más­ca­ra de oro en el Mu­seo Egip­cio de El Cai­ro | REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.