Ar­gen­ti­na pre­su­me de pri­me­ra da­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Blan­ca Her­mi­da

LA PREN­SA SE HA LAN­ZA­DO A POR LOS DE­TA­LLES DE LA HIS­TO­RIA DE AMOR EN­TRE EL PRE­SI­DEN­TE Y LA JO­VEN EM­PRE­SA­RIA, QUE YA HA SI­DO CRI­TI­CA­DA POR SUS GUS­TOS CA­ROS Y SE VIO EN­VUEL­TA EN UNA DE­NUN­CIA POR EX­PLO­TA­CIÓN

La pró­xi­ma se­ma­na, Ju­lia­na Awa­da es­ta­rá vi­vien­do en la re­si­den­cia pre­si­den­cial de Oli­vos, en Ar­gen­ti­na. Tras la vic­to­ria de su ma­ri­do, Mau­ri­cio Ma­cri, en las re­cien­tes elec­cio­nes del país, es­ta em­pre­sa­ria de 41 años se ha con­ver­ti­do en la quin­ta pri­me­ra da­ma de los úl­ti­mos trein­ta años de de­mo­cra­cia, to­man­do el tes­ti­go de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, que se con­vir­tió en pre­si­den­ta tras el fa­lle­ci­mien­to de su pri­mer ma­ri­do.

Ju­lia­na ha en­tra­do por la puer­ta gran­de. Su ima­gen ha vo­la­do por las re­des so­cia­les a la mis­ma velocidad que su his­to­ria de amor, que mu­chos me­dios di­gi­ta­les re­cu­pe­ra­ron con pe­los y se­ña­les. En Es­pa­ña, el ti­tu­lar más frívolo la de­fi­nía, en­tre co­mi­llas, co­mo una mu­jer «in­sa­cia­ble en la ca­ma», ase­gu­ran­do que eran pa­la­bras con las que la de­fi­nía su pro­pio ma­ri­do.

Pe­ro Awa­da, de 41 años, lle­ga a pri­me­ra da­ma muy le­jos de las am­bi­cio­nes de Fer­nán­dez, quien cuan­do su es­po­so, Nés­tor Kirch­ner, se con­vir­tió en pre­si­den­te en ma­yo de 2003, ya te­nía una ca­rre­ra po­lí­ti­ca pro­pia.

De sen­ci­lla ele­gan­cia y un ba­jo per­fil del que se ha des­pe­ga­do en la cam­pa­ña, Awa­da fue co­no­ci­da pri­me­ro por ser la di­se­ña­do­ra de una mar­ca de ro­pa fe­me­ni­na crea­da por su familia. Na­ci­da en Bue­nos Ai­res el 3 de abril de 1974, es hi­ja del in­mi­gran­te li­ba­nés Abraham Awa­da y de El­sa Est­her Pomy Ba­ker, des­cen­dien­te de in­mi­gran­tes si­rios que en la década de 1960 fun­da­ron una em­pre­sa tex­til.

Tie­ne cua­tro her­ma­nos, Zo­rai­da, que se en­car­ga de la co­mer­cia­li­za­ción en la em­pre­sa; Da­niel, que se in­de­pen­di­zó del ne­go­cio fa­mi­liar y tie­ne mar­cas pro­pias de moda; Lei­la, ar­tis­ta plás­ti­ca; y Ale­jan­dro, un re­co­no­ci­do ac­tor, quien pú­bli­ca­men­te ha mos­tra­do sus di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas con Ma­cri. Awa­da re­ci­bió edu­ca­ción en un co­le­gio bi­lin­güe de cla­se me­dia aco­mo­da­da y, cuan­do ter­mi­nó el se­cun­da­rio, per­fec­cio­nó su in­glés y es­tu­dió Di­se­ño en el Reino Uni­do.

Des­pués se in­cor­po­ró a la em­pre­sa fa­mi­liar que di­ri­gía su ma­dre, y, con su crea­ti­vi­dad, re­no­vó la ima­gen de la mar­ca. A los 23 años, se ca­só con Gus­ta­vo Ca­pe­llo, de quien se di­vor­ció años más tar­de. Ju­lia­na via­ja­ba fre­cuen­te­men­te con su ma­dre a las ca­pi­ta­les mun­dia­les de la moda pa­ra asis­tir a la pre­sen­ta­ción de co­lec­cio­nes. En uno de esos via­jes, en un vue­lo a Pa­rís, co­no­ció al con­de bel­ga Bruno Lau­rent Philippe Bar­bier, un mi­llo­na­rio con ne­go­cios agro­pe­cua­rios en Ar­gen­ti­na. Awa­da y Bar­bier no se ca­sa­ron, pe­ro con­vi­vie­ron du­ran­te una década y tu­vie­ron una hi­ja, Va­len­ti­na, que hoy tie­ne 12 años.

Ma­cri lle­gó a la vi­da de Awa­da en­tre má­qui­nas pa­ra ha­cer ejer­ci­cio. Se co­no­cie­ron en un gim­na­sio fre­cuen­ta­do por em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos y fi­gu­ras de la jet set lo­cal en el Ba­rrio Par­que de Bue­nos Ai­res, un dis­tri­to se­lec­to don­de la di­se­ña­do­ra y el con­de bel­ga te­nían su ca­sa, al igual que el clan de los Ma­cri. «Co­mo él es ami­go de mi her­mano ma­yor, en una ce­na an­tes de ser no­vios, él se acer­có a mi ma­má y le di­jo: ‘¡Ho­la, sue­gri­ta!», con­tó Ju­lia­na. Se­gún ella, Ma­cri le pi­dió ma­tri­mo­nio tres ve­ces.

La re­la­ción se for­ma­li­zó a fi­na­les de 2009, cuan­do Ma­cri lle­va­ba dos años co­mo al­cal­de de Bue­nos Ai­res, y se ca­sa­ron en no­viem­bre de 2010. El al­cal­de por­te­ño ve­nía de dos ma­tri­mo­nios an­te­rio­res: con Ivon­ne Bor­deu, con quien tu­vo tres hi­jos, y con Isa­bel Men­di­te­guy, de quien se se­pa­ró en 2005.

«No es que yo lo vie­se a Mau­ri­cio y me enamo­ra­ra la pri­me­ra vez. Pe­ro cuan­do em­pe­cé a sa­lir, in­me­dia­ta­men­te sen­tí que era el amor de mi vi­da. Sen­tí al­go muy fuer­te, co­mo si nos co­no­cié­ra­mos de mu­chos años»,

di­jo Awa­da en una en­tre­vis­ta en 2010. Con­fie­sa que lo que le im­pac­tó de Ma­cri, con quien en oc­tu­bre de 2011 tu­vo una hi­ja, An­to­nia, fue su mi­ra­da: «Me en­can­tan los ojos que tie­ne».

Pe­ro no son los de­ta­lles cur­sis de su re­la­ción los úni­cos que han lle­ga­do al pú­bli­co so­bre Ju­lia­na Awa­da. A pe­sar de que ella ase­gu­ra ve­nir «de una familia tra­ba­ja­do­ra», le han llo­vi­do las crí­ti­cas por sus gus­tos ca­ros, so­bre to­do en lo que a bol­sos y re­lo­jes se re­fie­re. Ade­más, la em­pre­sa­ria se vio en­vuel­ta en una de­nun­cia ju­di­cial por un ca­so de ex­plo­ta­ción de tra­ba­ja­do­res en un ta­ller clan­des­tino en el que su­pues­ta­men­te fa­bri­ca­ba ro­pa pa­ra sus pro­pias mar­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.