Lu­ces, cá­ma­ras... ¡guau!

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Mar­ta Ote­ro fo­to de Pa­co Ro­drí­guez

OC­TA­VIO VI­LLA­ZA­LA DE­DI­CA UNA PAR­TE IM­POR­TAN­TE DE SU TIEM­PO A ADIES­TRAR PE­RROS PA­RA AC­TUAR EN PU­BLI­CI­DAD, SERIES Y PE­LÍ­CU­LAS. EN SU ELEN­CO PAR­TI­CU­LAR EL 2015 HA SI­DO EL AÑO DE FUS­CO, EL CAN DE PA­LLEI­RO QUE PRO­TA­GO­NI­ZÓ LA ÚL­TI­MA CAM­PA­ÑA PU­BLI­CI­TA­RIA DE GA­DIS. SER AC­TOR ES, TAM­BIÉN PA­RA LOS ANI­MA­LES, UNA PRO­FE­SIÓN EXI­GEN­TE PE­RO GRA­TI­FI­CAN­TE

Se­gu­ro que la ca­ra de Fus­co le sue­na. Es el ac­tor de moda, aun­que ten­ga cua­tro pa­tas. Su ima­gen aca­pa­ra las va­llas pu­bli­ci­ta­rias, aso­cia­da al has­tag #pre­su­ma­mos co­mo­ga­le­gos, el le­ma de la úl­ti­ma cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de Ga­dis. Es­te ejem­plar de Can de Pa­llei­ro va rom­pien­do co­ra­zo­nes por los pla­tós en los que tra­ba­ja. «Con Ade­mar Silvoso, el ac­tor del anun­cio, fue amor a pri­me­ra vis­ta —ex­pli­ca Oc­ta­vio Vi­lla­za­la, due­ño, adies­tra­dor y di­rec­tor del cen­tro ca­nino Mon­te­gat­to—, se co­no­cie­ron y en cin­co mi­nu­tos ya era una amis­tad per­fec­ta».

Oc­ta­vio lle­va quin­ce años de­di­cán­do­se a adies­trar pe­rros pa­ra el mun­do del es­pec­tácu­lo. En la ac­tua­li­dad tie­ne unos do­ce pe­rros ac­to­res de di­fe­ren­tes ti­pos y ta­ma­ños —pas­to­res ale­ma- nes, cans de pa­llei­ro, pe­rros mes­ti­zos, al­gún pas­tor bel­ga...—, pe­ro dis­po­ne de cien­tos de ani­ma­les que pue­den tra­ba­jar co­mo fi­gu­ran­tes.

¿Có­mo se se­lec­cio­nan? Pues aquí, co­mo pa­ra los hu­ma­nos, tam­bién hay cás­tings. «Me pa­san el guion — cuen­ta Oc­ta­vio— y ahí po­de­mos ver la épo­ca, las ac­cio­nes, los ac­to­res... A ve­ces ne­ce­si­ta­mos chu­chos, otras pe­rros de ra­za, a ve­ces pe­rros muy fi­nos o de de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís- ti­cas. En oca­sio­nes pri­ma más que el pe­rro ha­ga mu­chas ac­cio­nes a que sea de una de­ter­mi­na­da ra­za, pe­ro hay que te­ner mu­cho cui­da­do por­que no va­mos a me­ter en el 1075 por ejem­plo un pe­rro de una ra­za con­cre­ta».

A la ho­ra de ele­gir se dis­tin­gue en­tre el pe­rro ac­tor y el fi­gu­ran­te, «por que no es lo mis­mo sim­ple­men­te es­tar que te­ner que rea­li­zar ac­cio­nes con­cre­tas». Pe­ro no se crean, fi­gu­rar tam­po­co es fá­cil. «Mu­chas ve­ces se tra­ba­ja en

si­tios abier­tos y hay que te­ner a los pe­rros con­tro­la­dos —re­la­ta Vi­lla­za­la—. Las co­sas no son tan sen­ci­llas co­mo la gen­te las ve, por­que el pe­rro tie­ne que es­tar en un si­tio de­ter­mi­na­do y no mo­ver­se, o re­pe­tir una to­ma mu­chas ve­ces».

En es­to del ci­ne pe­rruno, la co­ne­xión con el di­rec­tor es fun­da­men­tal. «A ve­ces el di­rec­tor lle­ga y pi­de: ‘el pe­rro que se suba allí y que ha­ga tal co­sa’, y no pac­ta con­ti­go. Yo ha­ce tiem­po que exi­jo un guion ce­rra­do, con luz y ta­quí­gra­fos, por­que hay que en­sa­yar y pre­pa­rar las co­sas un po­co». El adies­tra­dor es­tá en el me­dio de un pro­ce­so que, con fre­cuen­cia, es com­pli­ca­do. «por­que el di­rec­tor nos pi­de a no­so­tros y no­so­tros le pe­di­mos al pe­rro; pe­ro te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que el ani­mal no pue­de ac­tuar más de un lí­mi­te de tiem­po, por de­cen­cia y por hon­ra­dez. El pe­rro ca­si es co­mo un ni­ño, ne­ce­si­ta­mos que ha­ga unas pa­ra­das y que ten­ga sus des­can­sos, por­que él no te di­ce si es­tá can­sa­do, no po­de­mos for­zar la má­qui­na».

Su for­ma de tra­ba­jar es siem­pre con adies­tra­mien­to en positivo y dan­do se­ña­les, no ór­de­nes. Se busca la in­ter­ac­ción en­tre el ac­tor, el adies­tra­dor y el pe­rro, «y si al pe­rro no le sa­le una ac­ción y ve­mos que se com­pli­ca lo de­ja­mos pa­ra otro mo­men­to, aun­que hay que te­ner en cuen­ta que pa­ra el equi­po de ro­da­je de­jar­lo pa­ra otro mo­men­to pue­den ser cien­tos de mi­les de eu­ros, por eso hay que lle­var­lo to­do muy en­sa­ya­do».

¿CÓ­MO LOS ADIES­TRAN?

De­trás de una sen­ci­lla to­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en la que in­ter­vie­ne un pe­rro hay un du­ro tra­ba­jo. Los ac­to­res pe­lu­dos de Oc­ta­vio es­tán muy adies­tra­dos en ha­bi­li­da­des ca­ni­nas: son ex­per­tos en rea­li­zar ac­cio­nes con­cre­tas. Se adies­tran con se­ña­les acús­ti­cas que le mar­can al pe­rro la ac­ción, que pri­me­ro apren­den des­de cer­ca pe­ro des­pués se rea­li­za tam­bién en la dis­tan­cia, «de tal ma­ne­ra que yo me pue­do ale­jar has­ta diez me­tros y le in­di­co la ac­ción que de­be rea­li­zar», ex­pli­ca Oc­ta­vio. El sis­te­ma es fá­cil de en­ten­der: «En­sa­ya­mos una ac­ción mu­chas ve­ces y lue­go va­mos en­ca­de­nan­do las ac­cio­nes, su­man­do de una en una y vol­vien­do ca­da vez des­de el prin­ci­pio, mu­chas ve­ces. Es un adies­tra­mien­to en­ca­de­na­do, en el que tra­ba­ja­mos tam­bién con el ac­tor y con el es­ce­na­rio. Ade­más, el pe­rro tam­bién pue­de ha­cer se­gui­mien­tos con lá­ser, yo le mar­co el ca­mino y el lo va si­guien­do».

Tal vez al­guien pue­da pen­sar que es de­ma­sia­do pa­ra un pe­rro. Na­da más le­jos de la reali­dad. «El tra­ba­jo pa­ra el pe­rro siem­pre es co­mo un jue­go, y si no es así no van bien las co­sas. La­drar es co­mo un jue­go, ir al la­do del ac­tor es co­mo un jue­go que tie­ne su re­com­pen­sa. Es­ta no tie­ne que ser siem­pre co­mi­da: pue­den ser ca­ri­cias, pue­de ser vol­ver al si­tio don­de es­toy yo, o pue­de ser el he­cho de es­tar en ese mis­mo am­bien­te don­de es­tá, que le gus­te es­tar en com­pa­ñía...». Lo cier­to es que, ase­gu­ra el ex­per­to, los pe­rros ac­to­res dis­fru­tan con es­te tra­ba­jo, y es­tán fe­li­ces. «To­do es­to pa­ra los pe­rros ac­to­res es muy bueno. Los ani­ma­les no es­tán abu­rri­dos, to­do lo con­tra­rio. Lo que es real­men­te abu­rri­do pa­ra el pe­rro es es­tar en ca­sa to­do el día sin ha­cer na­da. De es­ta ma­ne­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do y sa­can­do lo me­jor del ani­mal».

EL «FEE­LING», MUY IM­POR­TAN­TE

La com­bi­na­ción de pe­rros y hu­ma­nos en un pla­tó es de­li­ca­da. Pa­ra que el ro­da­je va­ya bien es im­pres­cin­di­ble que ha­ya buen fee­ling en­tre los ac­to­res y los ca­nes. Oc­ta­vio ase­gu­ra que, en ge­ne­ral, sue­len lle­var­se bien. «Un buen ac­tor se adap­ta bien al pe­rro por­que es su tra­ba­jo. Des­pués hay gen­te que co­nec­ta muy bien con los ani­ma­les, te po­dría de­cir mu­chos nom­bres. Mar­ta La­rral­de, por po­ner un ejem­plo, es uno de esos ca­sos. Tra­ba­ja­mos jun­tos en León y Ol­vi­do y fue una bue­na ex­pe­rien­cia. Tam­bién Lo­la Due­ñas, que se que­dó pren­da­da de nues­tros pe­rros, y Go­ya To­le­do, que di­rec­ta­men­te ado­ra a los pe­rros. Con To­sar tam­bién se lle­van muy bien. Des­pués, en­tre los di­rec­to­res hay de to­do, te­ne­mos que co­mu­ni­car­nos mu­cho pa­ra sa­ber lo que quie­re ca­da uno».

CUI­DA­DOS DE ESTRELLA

Le­jos de las ex­cen­tri­ci­da­des de los ac­to­res de car­ne y hue­so, los pe­rros que se de­di­can a la pro­fe­sión tam­bién tie­nen sus cui­da­dos es­pe­cia­les. «Ne­ce­si­ta­mos que cuan­do va­yan al set va­yan per­fec­tos. Eso quie­re de­cir que lle­van una die­ta ab­so­lu­ta­men­te con­tro­la­da, que hay un ve­te­ri­na­rio en to­do mo­men­to allí pa­ra ellos, que mi­de las cons­tan­tes vi­ta­les, la ten­sión, la tem­pe­ra­tu­ra... Hay tam­bién una pe­lu­que­ra y un equi­po es­pe­cial de­di­ca­do al pe­rro». To­do es­to pa­ra co­brar «bas­tan­te me­nos que un ac­tor», aun­que el tra­ba­jo de adies­tra­do­res co­mo Oc­ta­vio ca­da vez se va­lo­ra más y tam­bién sube su ca­ché.

EL ANUN­CIO Y LA RA­ZA

El tra­ba­jo de pe­rros co­mo Fus­co es­tá al al­can­ce de to­do el mun­do con anun­cios co­mo el de Ga­dis, que se co­ló en to­dos los ho­ga­res ga­lle­gos a tra­vés de la te­le­vi­sión. ¿Có­mo sur­gió la idea? «Pues Fus­co ya ha­bía par­ti­ci­pa­do en el anun­cio de la Na­vi­dad, con una es­ce­na en la que lle­va­ba una bol­sa del sú­per en la bo­ca. Que­da­ron en­can­ta­dos y, des­pués, en es­ta nue­va cam­pa­ña a al­guien se le ocu­rrió que po­dría ser una bue­na idea ha­cer un gui­ño a la ra­za ga­lle­ga con el can de pa­llei­ro». Vi­lla­za­la ase­gu­ra que «es un pe­rro pas­tor tan lis­to o más que un pas­tor ale­mán», pe­ro ade­más, es muy ga­lle­go: «a pri­me­ra vis­ta te di­ce ‘¿e lo­go ti de quen es?’, pe­ro lue­go en­tras en su ca­sa y te lo en­tre­ga to­do».

El anun­cio lle­gó en el mo­men­to ade­cua­do, jus­to cuan­do el Club Can de Pa­llei­ro lle­va­ba un tiem­po pe­lean­do por recuperar la ra­za. De re­pen­te, es­te pas­tor de pelo cla­ro se ha con­ver­ti­do en el pe­rro de moda. «Aho­ra hay lis­ta de es­pe­ra —cuen­ta Oc­ta­vio— mu­cho más des­de el anun­cio de Ga­dis. Te­ne­mos que te­ner mu­cho sen­ti­do co­mún, por­que si no es­to se nos va de las ma­nos». El ex­per­to es­tá de acuer­do en que, en ma­te­ria ca­ni­na, las mo­das son pe­li­gro­sas. «Aho­ra hay que hi­lar muy fino. Yo, que soy el due­ño de Fus­co, no voy a ven­der ni un so­lo ca­cho­rro. No voy a co­brar ni una so­la pe­se­ta, me pa­re­ce des­ho­nes­to. Si ten­go al­gu­na vez ca­cho­rros los re­ga­la­ré, eso sí, a gen­te que los va­ya a cui­dar, que los va­ya a tra­tar bien. Lo que no se pue­de ha­cer aho­ra es su­mar­se to­do el mun­do al ca­rro, co­ger diez pe­rras y em­pe­zar a criar en se­rie. Así po­dría­mos lle­gar a pros­ti­tuir la ra­za co­mo se pros­ti­tu­ye­ron otras».

«El tra­ba­jo de ac­tor pa­ra un pe­rro siem­pre es co­mo un jue­go, y si no es así no van bien las co­sas»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.